Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Efectos secundarios

Los efectos secundarios son problemas de salud generados por los tratamientos contra el cáncer. Algunos tratamientos locales, como la radioterapia, tienden a afectar al área del cuerpo que se está tratando. Los medicamentos que recorren todo el cuerpo, como la quimioterapia, provocan efectos secundarios de mayor extensión. Los médicos planifican tratamientos para reducir los efectos secundarios tanto como sea posible mientras todavía se está tratando de manera efectiva el cáncer.

Paciente de cáncer pediátrico abrazando a su mamá

Los efectos secundarios son difíciles de predecir. Puede que algunos pacientes tengan efectos secundarios leves, mientras que otros pacientes pueden llegar a tener problemas más graves. El mismo paciente puede tener efectos secundarios diferentes por los distintos ciclos de tratamiento que va pasando.

La mayoría de los efectos secundarios para el tratamiento contra el cáncer mejoran una vez finalizada la terapia. Sin embargo, vivir experimentando efectos secundarios puede ser difícil, tanto física como emocionalmente. El equipo médico puede ayudar a los pacientes a prepararse para los efectos secundarios y a tratarlos si aparecen.

Otros efectos secundarios frecuentes de los tratamientos de cáncer infantil

Ciertos efectos secundarios son más comunes. Afrontar estos problemas suele implicar un proceso y las familias tienen que descubrir cuál es el que mejor les funciona. Sin embargo, existen estrategias que pueden ayudar.

  1. Los pacientes suelen sentirse cansados y débiles durante el tratamiento del cáncer. Puede que los niños no tengan energías para sus actividades diarias regulares y que se muestren menos interesados en hacer cosas que normalmente disfrutaban. A menudo, los niños duermen más y necesitan descansar más tiempo luego de una actividad. La fatiga suele ser muy acentuada en los días inmediatamente posteriores a un tratamiento con quimio. Los niveles de energía pueden aumentar gradualmente hasta el próximo tratamiento. Además, los médicos monitorean los recuentos de glóbulos rojos para controlar si hay anemia, que puede ser una de las causas de la fatiga. También puede ayudar saber que el sentimiento de “falta de energía” es normal y mejorará.

    Algunas maneras de ayudar con la fatiga son:

    • Llevar una dieta saludable.
    • Mantener una rutina de sueño regular.
    • Mantenerse activo y hacer ejercicio cuando sea posible.
    • Planificar tiempo de descanso adicional en los días posteriores a los tratamientos.
  2. Los tratamientos contra el cáncer pueden repercutir en el pensamiento, la concentración y la memoria. Los pacientes tal vez manifiesten dificultades para pensar de manera clara, encontrar palabras y procesar información. En los pacientes que se someten a quimioterapia, se suele llamar “quimiocerebro” a esta neblina mental. Este efecto secundario suele mejorar una vez que termina el tratamiento. Sin embargo, algunos pacientes sufren efectos tardíos y a largo plazo asociados con la memoria y la cognición, particularmente luego de una radiación en la cabeza y el cuello.

    Existen algunas cuestiones que las familias pueden tener en cuenta para ayudar a los niños a abordar los problemas de memoria y concentración. Estas incluyen las siguientes:

    • Mantener horarios o rutinas uniformes.
    • Descansar lo suficiente.
    • Mantenerse físicamente activo.
    • Armar rompecabezas y jugar a otros juegos para ejercitar la mente.
    • Anotar cosas y usar recordatorios para ayudar a la memoria.
  3. Es posible que los tratamientos contra el cáncer causen evacuaciones intestinales blandas, flojas y acuosas. Esto es común en pacientes que reciben algunos tipos de quimioterapia o terapia dirigida.

    Los medicamentos antidiarreicos pueden ayudar con los síntomas. Muchos pacientes también consideran que ingerir comidas en porciones más pequeñas y seguir una dieta especial reduce la diarrea y el malestar estomacal. Algunos problemas que puede provocar la diarrea son: deshidratación e irritación de la piel. Los pacientes deben beber una gran cantidad de líquido y mantener la zona anal seca y limpia.

  4. Muchos niños pierden el apetito cuando están recibiendo un tratamiento contra el cáncer. Puede que algunos medicamentos también cambien el gusto y el aroma de los alimentos. Mantener una buena alimentación y un peso saludable resulta esencial para combatir el cáncer.

    Cómo abordar la alimentación:

    • Elija alimentos saludables siempre que sea posible.
    • Ingiera comidas y tentempiés o snacks en porciones más pequeñas y con más frecuencia.
    • Beba gran cantidad de líquido.
    • Haga actividad física con regularidad.
    • Pruebe con diferentes horarios para ingerir alimentos o comidas/tentempiés o snacks y descubra cuál le funciona mejor.
    • Tenga un diario para anotar datos sobre el apetito, las comidas y la actividad física.
  5. Es común perder el pelo por causa de un tratamiento contra el cáncer. Las células que se encargan del crecimiento del cabello son células de rápido crecimiento, como las células cancerosas, y suelen resultar dañadas durante el tratamiento. Durante la quimioterapia, suele experimentarse la pérdida de pelo en todo el cuerpo, lo que incluye el vello corporal e incluso las pestañas. Muchas personas comienzan a experimentar la pérdida de pelo entre 2 y 3 semanas luego del comienzo de la quimio. Por lo general, el pelo comienza a crecer de 2 a 3 meses después de la finalización de la quimioterapia. Puede que la radioterapia también cause pérdida de pelo en el área que está siendo tratada. El pelo suele crecer nuevamente de 3 a 6 semanas después de la finalización del tratamiento con radiación.

    Para manejar la pérdida del cabello, manipúlelo con cuidado con un cepillo de cerdas blandas o con un peine de dientes anchos. Use un champú suave para lavar el cabello y el cuero cabelludo. Puede ser útil cortarse el cabello bien corto o rasurarse antes de que empiece a caerse. Los pacientes suelen usar sombreros o pañuelos y eligen un estilo que se adapte a su personalidad. Existen pelucas de tamaños pequeños y especialmente diseñadas para que las usen los niños. Puede que una parte del costo esté cubierta por el seguro.

  6. Los tratamientos contra el cáncer pueden causar diferentes problemas en la piel. La radioterapia puede causar sequedad o cambios de color en el área tratada. También pueden aparecer sarpullidos, descamación y ampollas. La quimioterapia puede también dañar las células de la piel, lo que provoca cambios en la piel, como sarpullidos, enrojecimiento y comezón o sequedad de la piel.

    Para tratar la sensibilidad y la irritación de la piel, use jabones, lociones y cremas suaves. Evite productos que causen mayor irritación. Mantenga la piel hidratada y trate de no rascarse cuando le da comezón. Preste atención a heridas en la piel que puedan causar una infección. Proteja la piel del sol usando un sombrero, prendas de mangas largas y protector solar.

Cómo afrontar los efectos secundarios

Manejar los efectos secundarios puede ser muy difícil. Los pacientes y sus familias suelen sentirse abrumados física y emocionalmente. Puede ser difícil hablar de algunos efectos secundarios. Es normal sentirse frustrado, triste, enojado, avergonzado o acomplejado. Pero, debido a que cada tratamiento y experiencia es diferente, es importante informarles a los equipos de atención acerca de los síntomas.

Existen medicamentos para tratar muchas cuestiones, como el dolor, las náuseas, el estreñimiento y la diarrea. Muchos pacientes encuentran beneficiosa la consulta con especialistas en cuidados paliativos o en el dolor, que trabajan con los equipos médicos de atención primaria para abordar los efectos secundarios y brindar bienestar.

Los pacientes y sus padres también descubren cosas que hacen que los síntomas mejoren o empeoren, y maneras de ayudar a sobrellevar el día. Trate de hacer lo siguiente siempre que sea posible:

  • Comer alimentos saludables.
  • Hacer actividad física.
  • Mantener una buena rutina de sueño.

Los padres y los niños más grandes podrán considerar llevar un registro de los efectos secundarios. Pueden usar un diario o una aplicación móvil para registrar lo siguiente:

  • Síntomas y su gravedad
  • Cuándo ocurren
  • Qué parece ayudar

Además de tomar medicamentos, muchos pacientes consideran útil usar estrategias de afrontamiento, como las siguientes:

  • Relajación
  • Respiración profunda
  • Masajes
  • Biorretroalimentación
  • Juegos terapéuticos
  • Terapia de música y del arte

Hablar con otros niños y familias puede proporcionar ideas y apoyo adicionales para abordar los efectos secundarios. Puede ayudar saber que otras personas están experimentando (o han experimentado) lo mismo. Aunque puede resultar un poco problemático de resolver y planificar, es posible tener un mejor control sobre los efectos secundarios.


Revisado: Junio de 2018