Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Bienestar emocional

Para los sobrevivientes de cáncer infantil, la clave es la resiliencia.

La mayoría de los sobrevivientes se adaptan mental y emocionalmente bien a los cambios de vida provocados por el cáncer infantil. Si bien nadie elegiría tener cáncer, muchos de los sobrevivientes y sus familias identifican los aspectos positivos de sus experiencias. Por lo general, tienen una apreciación más profunda de la vida y sus posibilidades, relaciones más significativas y conexiones espirituales más fuertes que antes de enfrentarse al cáncer.

Sin embargo, los sobrevivientes de cáncer infantil suelen enfrentar desafíos relacionados con su bienestar emocional.

Un paciente con una camiseta roja mirando su reflejo en una ventana.

Los sobrevivientes de cáncer infantil suelen enfrentar desafíos relacionados con su bienestar emocional, entre ellos sentimientos de ansiedad o preocupación.

Los desafíos y las dificultades pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • Temor a que el cáncer vuelva
  • Preocupación de que ocurra un nuevo cáncer u otras afecciones relacionadas con el tratamiento
  • Sensación de ansiedad o preocupación al esperar los resultados de exploraciones de seguimiento y exámenes de detección
  • Cambios en la imagen corporal, en especial si el tratamiento contra el cáncer ha provocado un cambio en la apariencia física
  • Cambios en la autoestima (el grado con el que las personas ven sus propias cualidades y características como positivas)
  • Dolor crónico
  • Sentimientos de rencor por haber tenido cáncer o haber tenido que someterse a un tratamiento cuando los demás no tuvieron que hacerlo
  • Preocupaciones por recibir un trato diferente de amigos, compañeros de clase y compañeros de trabajo
  • Preocupación por la posibilidad de sufrir discriminación por parte de los empleadores
  • Preocupaciones sobre tener citas, casarse y formar una familia

Es normal experimentar altibajos emocionales al ser un sobreviviente de cáncer infantil. Es natural preocuparse y sentirse triste en ocasiones.

Cuando se sienta preocupado o triste, haga lo siguiente:

  • Reconozca cuándo ocurren estas emociones.
  • Use estrategias que lo ayuden a controlarlas. Muchos centros de cáncer pediátrico cuentan con psicólogos, trabajadores sociales y capellanes que pueden ayudar a los sobrevivientes y referirlos a los recursos de la comunidad.
  • Busque ayuda médica si estas emociones persisten durante algún tiempo (por ejemplo, más de 2 semanas) o si afectan partes importantes de la vida como las relaciones, la escuela y el trabajo.

Afrontamiento saludable contra afrontamiento nocivo

Todos reaccionan diferente ante los desafíos y problemas. En el afrontamiento saludable, una persona puede tomar medidas para identificar el problema en cuestión, generar soluciones potenciales y tomar medidas activas para probar estas soluciones.

Entre los signos de afrontamiento nocivo se incluyen los hábitos perjudiciales, como el consumo excesivo de alcohol, tabaco, drogas y comer en exceso. Las personas que tienen problemas para adaptarse pueden aislarse de relaciones y situaciones.

Estas elecciones de estilo de vida pueden causar problemas físicos y angustia emocional que posiblemente necesiten atención médica.

Cuándo buscar ayuda

Se recomienda a los sobrevivientes a que hablen con su proveedor de atención médica primaria si los sentimientos de preocupación y tristeza duran 2 semanas o más, o si interfieren con la capacidad de cuidar de sus responsabilidades en el hogar, la escuela o el trabajo. Pueden explorar juntos las posibles causas y tratamientos para estos síntomas. De ser necesario, el proveedor puede ayudarlo con una derivación a un profesional de salud mental.

Otros posibles signos y síntomas de que necesita ayuda incluyen los siguientes:

  • Cambios en el apetito y el peso
  • Llorar con facilidad o no poder llorar
  • Cansancio constante y bajo nivel de energía
  • Dormir mucho
  • No dormir bien
  • Sentirse desesperanzado; pensamientos de muerte, escape, suicidio
  • Aumento de la irritabilidad
  • Disminución del interés en las actividades que eran placenteras en el pasado
  • Recuerdos no deseados de aspectos dolorosos del cáncer
  • Sentirse muy asustado, perturbado o enojado cuando piensa en el cáncer
  • Reacciones físicas (frecuencia cardíaca rápida, dificultad para respirar, náuseas) al pensar en el cáncer
  • Evitar las consultas de atención médica

Se recomienda a los sobrevivientes de cáncer a que presten atención a cómo están manejando y sobrellevando los diferentes cambios durante la vida después del cáncer. Si tienen problemas, una buena opción es acercarse a su red de apoyo y los profesionales de atención médica.


Revisado: junio de 2018