Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Leucemia mieloide aguda (LMA)

¿Qué es la leucemia mieloide aguda?

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un cáncer en la sangre y la médula ósea. Cuando una persona tiene leucemia, las células cancerosas desplazan las células sanguíneas sanas, lo cual puede causar fiebre, fatiga, formación de moretones con facilidad, sangrado, infecciones y otros problemas. Leucemia aguda significa que los síntomas habitualmente empeoran en un breve período de tiempo. Los niños pueden enfermarse muy rápidamente y necesitan recibir atención médica de inmediato.

  • Anualmente, se descubren alrededor de 500 casos de niños con LMA en Estados Unidos. (Es mucho más común en los adultos). 
  • La LMA es la segunda leucemia infantil más común después de la leucemia linfoblástica aguda (LLA). 
  • La LMA en los niños es más común durante los primeros 2 años de vida y durante la adolescencia.
  • La cantidad de niños con LMA es aproximadamente equivalente entre niños y niñas y entre las personas de origen europeo y africano.
Imagen de microscopio que muestra una médula ósea normal

Esta imagen muestra el aspecto de una médula ósea normal y sana a través del microscopio.

Imagen de microscopio que muestra una médula ósea de un paciente con leucemia mieloide aguda

Esta es la médula ósea de un paciente pediátrico con leucemia mieloide aguda.

La LMA afecta las células sanguíneas denominadas células madre. Normalmente, la médula ósea fabrica células madre precursoras de la sangre que se convierten en células madre mieloides o en células madre linfoides. Una célula madre mieloide se convierte en uno de los tres tipos de células sanguíneas maduras: 

  • Glóbulos rojos:
  • Glóbulos blancos denominados granulocitos
  • Plaquetas

Existen varios subtipos de LMA. Esto es importante porque el tipo de LMA determina el pronóstico y el tratamiento.

Conocer el subtipo de LMA permite que los médicos clasifiquen los casos de LMA en casos de bajo o alto riesgo, lo cual los ayuda a seleccionar el tratamiento más adecuado. El tratamiento para la LMA es generalmente la quimioterapia y a veces el trasplante de médula ósea. Recetar un tratamiento según la categoría de riesgo (terapia adaptada al riesgo) ha generado un aumento de las tasas de supervivencia al cáncer. Los pacientes con formas de cáncer de alto riesgo pueden recibir la terapia más agresiva mientras que los pacientes con un caso de menor riesgo pueden recibir un tratamiento de menor intensidad que tiene menos efectos secundarios. Para obtener más información acerca de la LMA, consulte a su médico.

Subtipos de leucemia mieloide aguda (LMA) y tumores relacionados observados en niños (Organización mundial de la salud, 2016):

  • LMA con anormalidades genéticas recurrentes
  • LMA con translocación entre los cromosomas 8 y 21
  • LMA con translocación o inversión en el cromosoma 16
  • LPA (leucemia promielocítica aguda) con PML-RARA
  • LMA con translocación entre los cromosomas 9 y 11
  • LMA con translocación entre los cromosomas 6 y 9
  • LMA con translocación o inversión del cromosoma 3
  • LMA (megacarioblástica) con translocación entre los cromosomas 1 y 22
  • LMA con NPM1 mutado
  • LMA con mutaciones bialélicas de CEBPA
  • Entidad temporal: LMA con RUNX1 mutado
  • LMA con cambios relacionados con la mielodisplasia
  • Neoplasias mieloides relacionadas con la terapia
  • LMA, no especificada de otro modo 
  • LMA con una diferenciación mínima 
  • LMA sin maduración 
  • LMA con maduración 
  • Leucemia mielomonocítica aguda 
  • Leucemia monoblástica/monocítica aguda 
  • Leucemia eritroide pura 
  • Leucemia megacarioblástica aguda 
  • Sarcoma mieloide 
  • Proliferaciones mieloides asociada con el síndrome de Down 
  • Mielopoyesis anormal transitoria (MAT) 
  • Leucemia mieloide asociada con el síndrome de Down

Signos y síntomas de la leucemia mieloide aguda

En casos de LMA, los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Sensación de mucho cansancio
  • Infecciones
  • Formación de moretones con facilidad y sangrado
  • Sangrado nasal frecuente
  • Sangrado difícil de detener, incluso en cortes pequeños
  • Dolor en los huesos o en las articulaciones.
  • Dolor o sensación de opresión debajo de la caja torácica
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Falta de apetito 

Diagnóstico de leucemia mieloide aguda

Generalmente, se requieren análisis de médula ósea para diagnosticar la leucemia. Los médicos pueden comenzar a sospechar que se trata de leucemia luego de realizar un examen físico, ver los antecedentes médicos y observar los resultados de los análisis de sangre. Los niños con leucemia generalmente tienen un gran número de glóbulos blancos inmaduros en la sangre.

  1. En primer lugar, un médico realizará un examen físico y observará los antecedentes médicos del paciente. Durante el examen físico, el médico revisará los signos generales de salud, que incluyen signos de enfermedad, como bultos o cualquier cosa que parezca inusual. Revisará cuidadosamente los ojos, la boca, la piel y las orejas. Se puede realizar un examen del sistema nervioso. El médico palpará el abdomen del paciente para detectar signos de agrandamiento del bazo o del hígado.  

    Al observar los antecedentes médicos del paciente, el médico revisará si existen afecciones médicas o patrones de cáncer en la familia que podrían indicar que tal vez el cáncer es heredado. Solo entre el 8 y el 10 % de los casos de cáncer infantil son heredados. 

    Los factores de riesgo para la LMA en los niños incluyen los siguientes:

    • Tener un hermano o una hermana, especialmente un gemelo, con leucemia.
    • Un tratamiento anterior con quimioterapia o radioterapia.
    • Tener síndrome mielodisplásico.
    • Tener ciertos trastornos heredados, como:
      • Síndrome de Diamond-Blackfan
      • Síndrome de Down
      • Anemia de Fanconi
      • Síndrome de Li-Fraumeni
      • Síndromes de reparación de errores de emparejamiento
      • Neurofibromatosis tipo 1
      • Síndrome de Noonan
      • Síndrome de Schwachman-Diamond
  2. Hemograma completo

    Los médicos solicitarán un análisis de sangre denominado hemograma completo. Se extrae una muestra de sangre y se examina lo siguiente:

    • Cantidad de glóbulos rojos y plaquetas
    • Cantidad y tipo de glóbulos blancos
    • Cantidad de hemoglobina en los glóbulos rojos
    • La parte de la muestra de sangre compuesta por glóbulos rojos

    En la leucemia, es posible que la sangre tenga una gran cantidad de glóbulos blancos. Muchas de estas células pueden ser blastos, una forma inmadura de la célula que se encuentra normalmente solo en la médula ósea en los niños sanos.

    Estudios de análisis bioquímicos de la sangre

    Se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas en la sangre por los órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad inusual (mayor o menor de lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad.

    Una paciente pequeña se ubica en una mesa de exploración con sus padres cerca mientras un enfermero extrae una muestra de sangre.

    Los médicos pueden comenzar a sospechar que se trata de leucemia luego de realizar un examen físico, ver los antecedentes médicos y observar los resultados de los análisis de sangre.

  3. Los análisis de la médula ósea, como la aspiración de médula ósea y biopsia, confirmarán un diagnóstico de cáncer y precisarán el tipo de cáncer. La mayoría de los niños están dormidos (sedados) durante el procedimiento. Si los pacientes están despiertos durante el procedimiento, se les da un medicamento adecuado para el dolor.

    Aspiración de médula ósea: los médicos obtendrán una muestra de médula ósea insertando una aguja delgada y hueca en el hueso de la cadera. Un patólogo observará la médula ósea en un microscopio para buscar signos de cáncer.

    Biopsia de la médula ósea:  los médicos extraerán una pequeña parte de tejido óseo para determinar cuánto se ha diseminado el cáncer en la médula ósea. Por lo general, la biopsia se realiza inmediatamente antes o después de la aspiración.  

    ¿Cómo se realizan la aspiración de médula ósea y la biopsia?

    • Los pacientes se recostarán de costado sobre la cama o, lo que es menos común, se sentarán con las piernas flexionadas y cruzadas en los tobillos. 
    • El médico o el enfermero especializado palparán la parte inferior de la espalda del paciente para encontrar el lugar correcto para realizar el procedimiento. 
    • Luego, el proveedor de atención médica se colocará guantes y limpiará la espalda del paciente con un jabón antibacteriano. Posteriormente, el proveedor de atención médica podría colocar paños plásticos sobre la espalda, dejando visible solo una pequeña parte de la piel. 
    • Si el paciente va a estar despierto durante el aspirado o la biopsia, alrededor de una hora antes del procedimiento se colocará una crema que adormecerá la zona en el lugar donde se llevarán a cabo el aspirado de médula ósea o la biopsia. El medicamento líquido para adormecer la zona se inyectará en el lugar donde se realizará el procedimiento. 
    • El proveedor de atención médica introducirá una aguja a través de la piel en la médula ósea. Si se realizan tanto la aspiración como la biopsia, se utilizarán distintas agujas para cada procedimiento.
    • El proveedor de atención médica retirará la aguja, limpiará la zona con alcohol y colocará una venda.
    Una paciente pediátrica con cáncer está ubicada para una biopsia de la médula ósea con las manos de un profesional clínico realizando el procedimiento.

    Generalmente, se requieren análisis de médula ósea para diagnosticar la leucemia.

Si se determina que hay cáncer, se realizarán más análisis para precisar el subtipo de cáncer. Estas pruebas incluyen lo siguiente:

  1. Se utiliza la inmunofenotipificación para diagnosticar los tipos específicos de leucemia comparando las células cancerosas con las células normales del sistema inmune.

    Las pruebas de laboratorio que se realizan son la inmunohistoquímica y la citometría de flujo.

    • La inmunohistoquímica es una prueba que utiliza anticuerpos para mostrar proteínas específicas en una muestra de tejido. Los complejos de proteínas y anticuerpos se tiñen de marrón o rojo y pueden observarse en el microscopio.
    • En la citometría de flujo, las células se tiñen con un colorante sensible a la luz, se colocan en un líquido y se pasan en forma de flujo ante un láser u otro tipo de luz. El análisis mide la cantidad de células, el porcentaje de células vivas y ciertas características de las células, como el tamaño, la forma y la presencia de marcadores tumorales sobre la superficie de la célula.
  2. El análisis citogenético consiste en pruebas de laboratorio en las que los patólogos buscan ciertos cambios en los cromosomas.

    Una de esas pruebas es la hibridación in situ con fluorescencia (HISF). Esta prueba analiza los genes o los cromosomas en las células y en los tejidos. En el laboratorio se generan partes de ADN que contienen un tinte fluorescente y se agregan a las células o a los tejidos en un portaobjeto. Cuando estas partes del ADN se unen a ciertos genes o áreas de los cromosomas en el portaobjeto, se iluminan.

  3. El médico puede recomendar que se realicen pruebas de laboratorio para identificar genes específicos, proteínas y otros factores involucrados en la leucemia. Este examen es importante porque el cáncer se produce por defectos (mutaciones) en los genes de la célula. Identificar estos errores ayuda a diagnosticar el subtipo específico de leucemia. Según esa información, los médicos pueden elegir opciones de tratamiento personalizadas para cada caso individual. A los niños cuya leucemia muestra mutaciones asociadas con un buen resultado se les pueden recetar tratamientos menos tóxicos. Por otro lado, los médicos pueden recetar tratamientos más intensivos para los pacientes con una leucemia con mutaciones asociadas con resultados más deficientes. Se pueden identificar mutaciones para las cuales esté disponible un tratamiento dirigido a dicha mutación

Las pruebas para determinar si el cáncer se ha diseminado incluyen las siguientes:

  1. Una punción lumbar se realiza para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral para determinar si el cáncer se ha diseminado al sistema nervioso central. Este procedimiento también se denomina punción lumbar o PL. 

    Se coloca una aguja entre dos huesos en la columna vertebral y dentro del líquido alrededor de la médula espinal. Se extrae una muestra del líquido. Se examina en el microscopio para detectar signos de que las células de la leucemia se han diseminado hacia el cerebro y la médula espinal. El cuerpo fabrica líquido cefalorraquídeo constantemente, de tal forma que reemplaza con rapidez  la pequeña cantidad que requiere la PL. 

  2. Un rayo X es un tipo de rayo de energía que puede pasar a través del cuerpo hasta una placa fotográfica, y producir una imagen de las áreas dentro del cuerpo en una pantalla de computadora o placa especial. La radiografía de tórax se realiza para ver si las células de la leucemia han formado una masa en el medio del tórax. 

Tratamiento para la leucemia mieloide aguda

El tratamiento depende del tipo de LMA. Existen tres formas de LMA, leucemia promielocítica aguda (LPA), LMA en niños con síndrome de Down y LMA con mutación en el gen FLT3, que se tratan de manera diferente de las demás formas de LMA. La quimioterapiaes el tratamiento principal para la LMA. El trasplante de médula ósea también puede ser una opción.

1. Inducción

El objetivo de la fase de inducción es destruir las células de la leucemia en la sangre y la médula ósea y hacer que la enfermedad entre en remisión. Debido a que los pacientes con LMA son vulnerables a contraer infecciones, también se suministra una terapia de apoyo con antibióticos. Es posible que también se administre la terapia santuario del sistema nervioso central (SNC) (también denominada profilaxis del SNC) durante este período para destruir las células de leucemia que quedan en el cerebro y la médula espinal. Estos medicamentos se inyectan en el espacio lleno de líquido que se encuentra entre las capas delgadas del tejido que recubren la médula espinal (por vía intratecal).

La terapia de inducción generalmente comprende una combinación de medicamentos como citarabina y un medicamento de tipo antraciclina, conocido más comúnmente como daunorrubicina, en combinación con etopósido o tioguanina. 

2. Consolidación/intensificación/posinducción

El objetivo de esta fase es destruir las células de la leucemia restantes que podrían crecer y causar la recaída del cáncer. Los centros oncológicos pueden realizar pruebas que pueden detectar una sola célula de LMA entre 1000 células normales. Los niños que tienen más de una célula en 1000 luego de completar la fase de inducción tienen un mayor riesgo de recaída.

Esta fase de consolidación empieza luego de que el paciente entra en remisión. Incluye de 2 a 4 ciclos de quimioterapia y dura entre 4 y 6 meses. Dicha terapia incluye algunos de los medicamentos utilizados en la inducción, mientras que también introduce medicamentos sin resistencia cruzada y generalmentecitarabina de dosis alta.

Trasplante de células hematopoyéticas 

Se puede recomendar un trasplante de células hematopoyéticas (también denominado trasplante de médula ósea o trasplante de células madre) a niños que tienen un riesgo alto de recaída o cuya LMA es resistente al tratamiento. A veces, los médicos observarán qué tan bien resultó la quimioterapia de inducción para decidir si es necesario un trasplante de médula ósea.

Los pacientes con LMA pueden recibir untrasplante alógeno.

En un trasplante alógeno de médula ósea, los niños reciben células que producen las células sanguíneas de un donante sano. Los pacientes deben contar con un donante sano que sea apto para el trasplante. Antes de recibir las células del donante, las células sanguíneas existentes en la médula ósea del paciente se destruyen mediante quimioterapia y, a veces, radiación. El paciente recibe las células sanguíneas y las células de la médula del donante sano a través de una infusión. Si es satisfactoria, estas células nuevas del donante crecerán y reemplazarán las células sanguíneas y las células de la médula del paciente. Como resultado, la médula ósea del paciente deberá comenzar a producir células sanguíneas sanas.

Pronóstico de leucemia mieloide aguda

La tasa de supervivencia a cinco años para la LMA en niños es de alrededor del 70 %.

Alrededor del 90 % de los niños con LMA no tienen células cancerosas en la sangre luego del tratamiento inicial. Alrededor del 30 % de los niños con LMA presentan recaídas o tienen una enfermedad resistente al tratamiento (resistencia).

Efectos tardíos de la leucemia mieloide aguda

Un efecto tardío es un problema de salud que ocurre meses o años después del diagnóstico de una enfermedad o después de que el tratamiento haya terminado. Los efectos tardíos pueden ser causados por el cáncer o el tratamiento del cáncer. Pueden incluir problemas físicos, mentales y sociales u otros cánceres.

Los efectos tardíos pueden incluir los siguientes:

  • Reaparición de la LMA
  • Otro cáncer, como cáncer de piel, cerebro, huesos, mama, tejidos blandos y tiroides
  • Problemas cardíacos y pulmonares
  • Problemas óseos
  • Afecciones endocrinas
  • Problemas gastrointestinales
  • Dificultades en cuanto a la flexibilidad mental, el razonamiento, la planificación y la organización
  • Depresión
  • Problemas para dormir

Enfoque de la investigación actual sobre la leucemia mieloide aguda

La investigación actual se centra en crear tratamientos más eficaces para los niños cuyo cáncer no responde a la terapia original mediante el desarrollo de más terapias dirigidas a las células cancerosas sin dañar las células sanas circundantes y el diseño de terapias eficaces con menos efectos secundarios.


Revisado: Junio de 2018