Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Síndrome de liberación de citocinas (SLC) después de la inmunoterapia

¿Qué es el síndrome de liberación de citocinas?

El síndrome de liberación de citocinas (SLC) es un conjunto de síntomas que pueden desarrollarse como efecto secundario de determinados tipos de inmunoterapia, en particular aquellas que involucran células T. El síndrome ocurre cuando las células del sistema inmunitario se activan y liberan grandes cantidades de citocinas en el cuerpo. Las citocinas son pequeñas proteínas que actúan como mensajeras celulares para ayudar a dirigir la respuesta inmunitaria del cuerpo. Sin embargo, los niveles altos de citocinas pueden causar un aumento de la inflamación en todo el cuerpo. Esto puede ser perjudicial y también interferir con varias funciones corporales. En los casos graves, el SLC puede provocar la falla de los órganos y hasta provocar la muerte.

Por lo general, el SLC se desarrolla entre 3 y 14 días después de la inmunoterapia basada en células T. Generalmente, comienza con fiebre y síntomas similares a los de la gripe, pero puede empeorar con rapidez y causar enfermedades graves.

El abordaje del SLC incluye monitoreo y cuidado médico de apoyo para controlar los síntomas. Algunos pacientes pueden necesitar cuidados intensivos y medicamentos para disminuir la respuesta inmunitaria (medicamentos inmunodepresores).

Se monitoreará a los pacientes en riesgo aproximadamente durante un mes después de una infusión de inmunoterapia. Los pacientes que presentan síntomas por lo general mejoran en un plazo de 1 a 2 semanas. La mayoría de los pacientes no presentan problemas a largo plazo a causa del síndrome de liberación de citocinas.

Síntomas del síndrome de liberación de citocinas

Los síntomas del SLC son provocados por una respuesta generalizada del sistema inmunitario en el cuerpo. Los diferentes sistemas de órganos pueden verse afectados con una variedad de síntomas. En algunos casos, el SLC puede provocar cambios potencialmente mortales en el corazón, los pulmones, los riñones, el hígado y la función cerebral.

Muchos de los síntomas del SLC pueden tener otras causas. La neurotoxicidad y otros efectos secundarios de las terapias inmunitarias pueden ocurrir con o sin los síntomas del SLC. El equipo de atención realizará pruebas y monitoreará los síntomas para planificar el mejor tratamiento.

Sistemas del cuerpo afectados Posibles síntomas
Generales Fiebre, escalofríos, fatiga, debilidad, pérdida del apetito, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, dolores articulares o musculares, sarpullido
Corazón y vasos sanguíneos Presión arterial baja, aumento de la frecuencia cardíaca, latidos irregulares, disminución de la función cardíaca, hinchazón y acumulación de líquido (edema)
Cerebro y sistema nervioso Dolor de cabeza, confusión, mareos, crisis convulsivas, alucinaciones, disminución de la coordinación, problemas para hablar o tragar, temblores, problemas para controlar los movimientos
Pulmones Tos, dificultad para respirar, disminución de la función pulmonar, reducción de los niveles de oxígeno
Otros cambios y marcadores de laboratorio Disminución de la función de los riñones o el hígado, aumento de los niveles de citocinas en la sangre, cambio en los electrolitos, cambio en la coagulación de la sangre

Causas del síndrome de liberación de citocinas

El síndrome de liberación de citocinas ocurre después del tratamiento con inmunoterapia que activa las células T para combatir el cáncer. Estas terapias provocan una respuesta inmunológica inflamatoria generalizada debido a la liberación de citocinas.

En el cáncer infantil, las inmunoterapias más frecuentemente asociadas con el SLC incluyen el blinatumomab y el tisagenlecleucel.

  • El blinatumomab (Blincyto®) es un anticuerpo monoclonal captador de células T biespecíficas (bispecific T-cell engager, BITE). Este medicamento funciona al hacer que las células T se dirijan a una proteína denominada CD19 que se encuentra en algunos tipos de células de la leucemia.
  • El tisagenlecleucel (Kymriah®) es una inmunoterapia de células T con CAR. Funciona al modificar las células T de manera que tengan receptores especiales llamados receptores de antígeno quimérico (chimeric antigen receptors, CAR). Estos receptores ayudan a las células T a reconocer y atacar las células cancerosas.

Actualmente, la inmunoterapia de células T con CAR en el cáncer pediátrico se utiliza con mayor frecuencia en niños con leucemia linfoblástica aguda (LLA) con recaída o resistente.

El receptor de antígeno quimérico, o terapia de células T con CAR, es un tratamiento asociado con el síndrome de liberación de citocinas o la tormenta de citocinas. Los médicos de la terapia de células T con CAR devuelven las células T modificadas a los pacientes para que reconozcan y ataquen las células cancerosas.

El receptor de antígeno quimérico, o terapia de células T con CAR, es un tratamiento asociado con el síndrome de liberación de citocinas. Los médicos de la terapia de células T con CAR devuelven las células T modificadas a los pacientes para que reconozcan y ataquen las células cancerosas.

Tratamiento del síndrome de liberación de citocinas

El abordaje del SLC incluye monitoreo y análisis de laboratorio, el tratamiento de síntomas específicos y medicamentos para disminuir la respuesta inmunitaria. El equipo de atención estará atento para detectar si los síntomas empeoran y si hay signos de falla en los órganos. Los tratamientos se basan en la gravedad o el grado del síndrome de liberación de citocinas. Los niños con enfermedades más extensas relacionadas con su cáncer tienen mayor riesgo de sufrir un SLC más grave.

Análisis de laboratorio y monitoreo de síntomas

Los pacientes con riesgo de sufrir SLC deben ser monitoreados con atención, especialmente durante las primeras semanas después de la inmunoterapia. 

El monitoreo del SLC incluye lo siguiente:

  • Temperatura corporal
  • Frecuencia respiratoria
  • Presión arterial
  • Frecuencia cardíaca
  • Niveles de oxígeno
  • Examen neurológico para controlar cambios en la función del cerebro y el sistema nervioso
  • Análisis de laboratorio, tales como el hemograma, electrolitos, indicadores de las funciones de los riñones y el hígado, citocinas y otros marcadores de la función inmunitaria, y exámenes para detectar infecciones

Cuidado médico de apoyo y abordaje de los síntomas

La atención médica para el SLC se centra en el manejo de los síntomas específicos del paciente. Algunos pacientes pueden necesitar atención en un entorno de cuidados intensivos.

El cuidado médico de apoyo puede incluir lo siguiente:

  • Líquidos por vía IV
  • Oxígeno o respirador artificial de apoyo
  • Medicamentos para regular la presión arterial
  • Medicamentos para apoyar la función cardíaca
  • Transfusión de productos sanguíneos
  • Medicamentos o diálisis para apoyar la función de los riñones

Prevención de crisis convulsivas

A los pacientes en riesgo de sufrir efectos en el cerebro y el sistema nervioso se les puede administrar un medicamento como el levetiracetam (Keppra®) para ayudar a prevenir las crisis convulsivas que puede provocar la inmunoterapia.

Medicamentos para disminuir la respuesta inmunitaria

Los pacientes con SLC grave son tratados con medicamentos que contrarrestan la respuesta inmunitaria. Estos medicamentos incluyen terapias dirigidas para bloquear citocinas específicas, así como también medicamentos inmunodepresores más generales.

Un objetivo común de la citocina es la interleucina-6 (IL-6). Los medicamentos que se usan con más frecuencia para interferir con la IL-6 son el tocilizumab y el siltuximab.

Los corticoesteroides como la metilprednisolona o la dexametasona también se pueden usar para ayudar a reducir las respuestas inflamatorias e inmunes; no tienen como objetivo citocinas específicas, sino que brindan una inmunodepresión más amplia.

Debido a que los medicamentos inmunodepresores tienen el potencial de interferir con el efecto contra el cáncer de la inmunoterapia y también poseen otros efectos secundarios, estos medicamentos no se usan en todos los casos.

El equipo de atención evaluará los posibles beneficios y riesgos al momento de decidir el mejor plan de tratamiento.

El síndrome de liberación de citocinas es una complicación grave que puede ocurrir con la inmunoterapia. Se monitorea atentamente a los pacientes en riesgo. Los tratamientos se centran en el manejo de los síntomas y el apoyo de la función de los órganos.

Su médico puede ayudarlo a entender el síndrome de liberación de citocinas y saber si su hijo está en riesgo. Siempre consulte a su equipo de atención cuando tenga inquietudes sobre la salud e informe los cambios en los síntomas que ocurren durante o después del tratamiento.

 


Together
no avala ningún producto de marca mencionado en este artículo.


Revisado: Marzo de 2019