Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Nutrición enteral (alimentación por sonda)

¿Qué es la nutrición enteral?

Durante el tratamiento y la recuperación del cáncer, es posible que los pacientes no puedan obtener todas las calorías y los nutrientes que necesitan por boca. La alimentación por sonda, o nutrición enteral, proporciona nutrición en forma de líquido o fórmula mediante una sonda colocada en el estómago o intestino. También se pueden administrar algunos medicamentos a través de la sonda de alimentación.

Generalmente, hay dos formas de colocar las sondas de alimentación:

  1. A través de la nariz (no quirúrgica)
  2. A través de un pequeño corte o incisión en el abdomen (quirúrgica)

Las sondas de alimentación más comunes incluyen las sondas nasogástricas (sondas NG) y sondas de gastrostomía (sondas G). Sin embargo, existen varios tipos de sondas de alimentación en función de cómo y dónde se colocan en el sistema digestivo.

A veces, un paciente simplemente no puede absorber suficientes calorías y proteínas por boca. Esto no es culpa de nadie. Es importante ayudar a los niños a entender que el apoyo nutricional no es un castigo. La mayoría de los niños se adapta bien a tener una sonda de alimentación. Es importante evitar que el niño toque la sonda o tire de ella. Siga las instrucciones de cuidado de la piel que rodea el sitio de la sonda para prevenir irritación o infección.

Niño con cáncer sonríe con una sonda NG visible

La sonda nasogástrica se inserta en el estómago o intestino delgado a través de la nariz y por la garganta. 

Tipos de sondas de alimentación

La sonda de alimentación se conecta con el estómago o intestino delgado. La ubicación dependerá de la capacidad del paciente para tolerar la fórmula y digerir los nutrientes. De ser posible, la sonda se coloca en el estómago para una digestión más normal.

Hay 5 tipos de sondas de alimentación:

Sonda nasogástrica (sonda NG). La sonda NG se inserta en el estómago a través de la nariz. La sonda baja por la garganta, a través del esófago y hacia el estómago.

Sonda nasoyeyunal (sonda NJ). La sonda NJ es similar a una sonda NG, pero continúa a través del estómago hacia el intestino delgado.

Sonda de gastrostomía (sonda G). La sonda G se inserta a través de un pequeño corte en la piel. La sonda pasa a través de la pared abdominal directamente al estómago.

Sonda de gastrostomía-yeyunostomía (sonda GJ). La sonda GY se inserta en el estómago como una sonda G, pero continúa a través del estómago hacia el intestino delgado.

Sonda de yeyunostomía (sonda J). La sonda J utiliza una pequeña incisión para colocar la sonda de alimentación a través de la pared intestinal directamente en el intestino delgado.

Las sondas de alimentación nasales, incluidas las sondas NG y NY, a menudo se usan cuando se requiere alimentación por sonda por un período de tiempo relativamente corto, generalmente menos de 6 semanas. La sonda se extiende desde una fosa nasal y se asegura en la piel con cinta adhesiva médica. Las sondas NG y NY tienen varias ventajas, incluidos el menor riesgo de infección y la facilidad de la colocación. Sin embargo, la sonda debe estar pegada con cinta adhesiva a la cara, y esto puede molestar a algunos niños. Otros niños pueden tener problemas con las sondas nasales por la irritación de la piel y las membranas mucosas debido a la quimioterapia.

Las sondas colocadas quirúrgicamente (sonda de gastrostomía, sonda de yeyunostomía, sonda GY) se utilizan por más tiempo o si el niño no puede tener una sonda nasal. La abertura en el abdomen donde se coloca la sonda se llama estoma. En el exterior del cuerpo, los pacientes tienen una sonda larga o un “botón”, o sonda de bajo perfil. Una vez que sana, el estoma no debería causar dolor y los niños deberían poder hacer la mayoría de las actividades regulares.

El estoma no debería doler una vez que sana. Los niños deberían poder hacer la mayoría de las actividades regulares. En esta foto, un niño con una sonda de gastrostomía camina en un sendero con su madre buscando insectos.

El estoma no debería doler una vez que sana. Los niños deberían poder hacer la mayoría de las actividades regulares.

Efectos secundarios de la alimentación por sonda

Los efectos secundarios de la alimentación por sonda más comunes son las náuseas, vómitos, calambres estomacales, diarrea, estreñimiento e hinchazón.

Otros efectos secundarios posibles incluyen los siguientes:

  • Que se genere infección o irritación donde está colocada la sonda.
  • Que la sonda se mueva fuera de lugar o se desprenda.
  • Que la fórmula ingrese a los pulmones.

La mayoría de los efectos secundarios pueden prevenirse siguiendo las instrucciones de cuidado y alimentación.

Nutrición en niños con sondas de alimentación

Un dietista o nutricionista registrado se asegura de que se satisfagan las necesidades específicas del niño. En los pacientes de cáncer pediátrico, la sonda de alimentación generalmente se usa para suplementar lo que el niño puede comer por boca. Otros pacientes pueden obtener todos los nutrientes con una sonda de alimentación.

Se recetará una fórmula que considere lo siguiente:

  • Calorías
  • Hidratación
  • Carbohidratos
  • Grasas
  • Proteína
  • Vitaminas y minerales

Muchos pacientes pueden alimentarse con fórmulas estándar. Para los niños pequeños, generalmente se prefiere la leche materna. Otros niños pueden necesitar una fórmula especial por afecciones médicas como alergias, diabetes o problemas digestivos.

Es importante que las familias trabajen estrechamente con su profesional de la nutrición. Las necesidades de nutrición pueden cambiar de acuerdo con los factores de salud y efectos secundarios como vómitos o diarrea.

Formas de administrar la alimentación enteral

Existen 3 formas principales de administrar alimentación por sonda: alimentación por bolos, alimentación continua y alimentación por gravedad.

Alimentación por bolos: en la alimentación por bolos, se administran dosis grandes de fórmula varias veces al día por la sonda de alimentación. Esto es muy similar a la rutina de alimentación normal.

Alimentación continua: en la alimentación continua, se usa una bomba electrónica para administrar pequeñas cantidades de fórmula a lo largo de un período de horas. Algunos niños pueden necesitar alimentación continua para ayudar a reducir las náuseas y los vómitos.

Alimentación por gravedad: en la alimentación por gravedad, se coloca una bolsa de alimentación en un soporte de IV y una cantidad definida de fórmula gotea lentamente a través de la sonda. La cantidad de tiempo varía según el paciente.

Alimentación enteral en el hogar

Los niños pueden irse a casa con una sonda de alimentación. El equipo de atención se asegurará de que las familias sepan cómo administrar la alimentación y cuidar la sonda de alimentación. Las familias deberían estar atentas a problemas como los siguientes:

  • Aumento o pérdida de peso
  • Vómitos o diarrea
  • Deshidratación
  • Infección

Los equipos y suministros que las familias pueden necesitar incluyen lo siguiente:

  • Fórmula: la mayoría de las fórmulas viene lista para usar. Algunas vienen en polvo o líquido que debe mezclar con agua. 
  • Jeringa.
  • Adaptador de sonda de alimentación (si el niño tiene un botón para nutrición enteral a largo plazo).
  • Bomba de alimentación (si recibe alimentación continua).
  • Bolsa de fórmula con sonda (si recibe alimentación continua).
  • Soporte de IV (si recibe alimentación por gravedad).

Recordatorios generales para la alimentación enteral en el hogar:

  • Siempre lávese las manos con agua y jabón antes de administrar una alimentación.
  • Asegúrese de que la cabeza del niño esté en una posición más alta que el estómago.
  • Deseche cualquier fórmula lista para consumir o preparada que haya estado abierta y almacenada en el refrigerador por más de 24 horas.
  • Refrigere la fórmula compuesta y deséchela después de 24 horas.
  • Las fórmulas listas para consumir no deben refrigerarse.
  • No deje que la jeringa se vacíe completamente durante la alimentación.
  • Lave la jeringa (y el adaptador si se utilizó) con agua tibia y detergente para vajilla después de cada uso.
  • Cuando administre nutrición, esté atento a los signos de náuseas, vómitos, hinchazón del estómago o irritabilidad. Si esto sucede, detenga la alimentación y llame al médico de inmediato.
  • Controle la piel alrededor del sitio de colocación en busca de signos de irritación o infección.


Revisado: Noviembre de 2018