Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Pérdida del pelo

La pérdida del pelo (alopecia) es un efecto secundario de algunos tratamientos contra el cáncer, que incluyen la quimioterapia y radioterapia. Las células que controlan el crecimiento del pelo son células de rápido crecimiento y pueden dañarse con los tratamientos que atacan las células cancerosas. Esto se debe a que muchos tratamientos contra el cáncer atacan las células que se dividen y crecen rápidamente, como las células cancerosas y las del folículo capilar.

El riesgo de pérdida del pelo y la forma y el momento en que ocurre pueden ser distintos con cada tratamiento y paciente. Generalmente, la pérdida del pelo que se produce con la quimioterapia y otros medicamentos oncológicos es temporal, y el pelo crece nuevamente después de que termina el tratamiento. Sin embargo, algunos pacientes tienen cambios duraderos en el crecimiento, la textura o la apariencia del pelo, especialmente después de la radioterapia.

La pérdida del pelo puede provocar gran preocupación y angustia en los niños y adolescentes que enfrentan el cáncer. El equipo de atención puede informar a las familias respecto de si un tratamiento específico puede provocar pérdida del pelo y cuáles son las expectativas.

Pérdida del pelo después de la quimioterapia

No todos los medicamentos de quimioterapia causan pérdida del pelo. Algunos medicamentos tienen un riesgo muy alto de causar pérdida del pelo. Otros medicamentos provocan una pérdida del pelo menos frecuente, o quizás esta sea menos notoria. El momento y el grado de pérdida del pelo dependen del tipo, la dosis y el cronograma de quimioterapia.

A menudo, la pérdida del pelo es más visible en la parte frontal del cuero cabelludo, donde el pelo no es tan grueso. Algunos pacientes presentan una calvicie completa. Otros pacientes pueden tener adelgazamiento del pelo o pérdida por partes. Debido a que la quimioterapia viaja por todo el cuerpo, la pérdida del pelo también puede incluir las cejas, las pestañas y el vello del cuerpo.

Para muchos pacientes, la pérdida del pelo comienza entre 2 y 4 semanas después del comienzo de la quimioterapia. El pelo puede comenzar a caerse en mechones o hacerse más fino gradualmente. Después de terminada la quimioterapia, el cabello comenzará a crecer nuevamente. Puede que pasen entre 2 y 3 meses antes de ver el nuevo crecimiento del pelo. Puede que tenga una textura distinta, sobre todo al principio. Algunos pacientes pueden tener “rulos de quimio”, ya que el cabello les crece más ondulado que antes.

¿Por qué la quimioterapia provoca pérdida del pelo?

El crecimiento del pelo se produce debajo de la superficie de la piel. Cada hebra de cabello pasa por las etapas de un ciclo, desde el crecimiento activo hasta la caída. La quimioterapia puede dañar las células que controlan el crecimiento del pelo y sostienen el folículo capilar donde crece el cabello. Esto puede hacer que el pelo se caiga y evitar el crecimiento de nuevo cabello.

¿Qué medicamentos oncológicos provocan pérdida del pelo?

La pérdida del pelo es un efecto secundario habitual de algunos medicamentos contra el cáncer, incluidos algunos tipos de quimioterapia y medicamentos de terapias dirigidas. La probabilidad y gravedad de la pérdida del pelo es diferente con cada medicamento. Las familias deben hablar con su médico o farmacéutico para comprender el riesgo de pérdida de cabello para el régimen específico del medicamento recetado.

Medicamentos con alto riesgo de pérdida del pelo Medicamentos con riesgo moderado de pérdida del pelo
Bleomicina (Blenoxane®)
Ciclofosfamida (Cytoxan®)
Daunorrubicina (Cerubidine®)
Docetaxel (Docefrez®, Taxotere®) 
Doxorrubicina (Adriamycin®)
Epirrubicina (Ellence®)
Etopósido (Toposar®)
Idarrubicina (Idamycin PFS)
Ifosfamida (Ifex®)
Irinotecán (Camptosar®)
Paclitaxel (Abraxane®, Taxol®)
Temozolomida (Temodar®)
Vismodegib (Erivedge®)
Vemurafenib (Zelboraf®)|
Vorinostat (Zolinza®)
Carboplatino (Paraplatin®)
Cisplatino (Platinol®)
Citarabina (Cytosar-U®, Depocyt®)
Dabrafenib (Tefinalar®)
Dactinomicina (Cosmegen®)
Fluorouracilo (Adrucil®)
Gemcitabina (Gemzar®)
Hidroxiurea
Lomustina (Gleostine®)
Melfalán (Alkeran®, Evomela®)
Metotrexato (Rasuvo®, Trexall®)
Mitoxantrona (Novantrone®)
Sorafenib (Nexavar®)
Tiotepa (Tepadina®)
Topotecán (Hycamtin®)
Vinblastina (Velban®)
Vincristina (Vincasar PFS®)

Visite la Lista de medicamentos para ver los posibles efectos secundarios de los distintos medicamentos.

El riesgo de pérdida del pelo durante la quimioterapia depende de factores como los siguientes:

  • Dosis de quimioterapia: las dosis más altas de quimioterapia aumentan el riesgo de pérdida del pelo.
  • Método o vía de administración: la quimioterapia IV puede tener un mayor riesgo en comparación con los medicamentos administrados por vía oral.
  • Frecuencia de la quimioterapia los pacientes que reciben quimioterapia cada 2 a 3 semanas pueden presentar mayor pérdida del pelo que con el régimen de quimioterapia semanal.
  • Si la quimioterapia se administra como medicamento único o en combinación: a menudo, la quimioterapia de combinación aumenta el riesgo de pérdida del pelo.
  • Otros factores que pueden aumentar el riesgo de pérdida del pelo durante la quimioterapia incluyen los siguientes:

Pérdida del pelo después de la radioterapia

En general, los pacientes que reciben radioterapia tienen pérdida del pelo en el área de tratamiento. La cantidad de pérdida del pelo después de la radiación depende del tamaño del área tratada y la dosis de radiación. Algunos pacientes presentan pérdida total del cabello en el área, mientras que otros pueden tener adelgazamiento del pelo. A veces, la pérdida del pelo debido a la radiación puede ser permanente, en especial si se usaron altas dosis de radiación. El pelo que vuelve a crecer quizás no sea tan grueso o puede que tenga otra textura. El pelo suele crecer nuevamente de 3 a 6 semanas después de la finalización del tratamiento con radiación.

Cómo afrontar la pérdida del pelo: Consejos para las familias

La pérdida del pelo puede ser uno de los efectos secundarios más angustiantes del tratamiento contra el cáncer. Es un recordatorio visible de la enfermedad. Para los niños y adolescentes que tratan de ser “normales” y de encajar con sus compañeros, esto puede tener un gran impacto en su bienestar y calidad de vida. El equipo de atención, incluidos los especialistas en vida infantil, trabajadores sociales y psicólogos, pueden ayudar a preparar a las familias y brindarles recursos. También puede resultar útil escuchar a otras familias y sus experiencias.

Antes de comenzar el tratamiento/antes de la pérdida del pelo

  • Analice los efectos secundarios con el equipo de atención. Prepárese para los efectos secundarios, incluidos la pérdida del pelo, hablando con el equipo de atención. La pérdida del pelo no siempre es previsible, pero el equipo de atención puede ayudar a las familias a comprender si es probable que esto ocurra con un tratamiento en particular.
  • Prepárese con antelación. La pérdida del pelo puede ser repentina o gradual. Puede ser sorprendente y alarmante cuando ocurre, incluso si ya la esperaba. El cabello puede caerse en la ducha, o puede observarlo en la almohada o en el cepillo. Un especialista en vida infantil puede ayudar a las familias a preparar a los niños con información adecuada para la edad.
  • Planifique para el momento en que se caiga el cabello. Algunos pacientes se cortan el pelo corto o se rasuran la cabeza antes de que el cabello se caiga. Otros pacientes esperan y ven qué pasa. Puede ser una oportunidad para probar un corte de pelo arriesgado u otro color. Asegúrese de consultar con el equipo de atención antes de utilizar cualquier tintura o producto químico. Además, tenga en cuenta que la tintura para el pelo puede dañar el cabello y contribuir a la pérdida del pelo.
  • Considere algunas opciones para cubrirse la cabeza. Puede ser útil pensar en sombreros, pañuelos para la cabeza y pelucas antes de que se caiga el cabello. Comprar artículos para cubrir la cabeza puede brindar a los pacientes una sensación de control y elección personal. Anime a los pacientes a pensar en su estilo personal y en la comodidad. Se encuentran disponibles muchas opciones, y estas pueden ser una manera de expresar la personalidad, comunicar el género y promover la interacción social. Hay sombreros y pelucas de tamaños y estilos diseñados especialmente para niños.

Cómo elegir una peluca o un sombrero

Algunos pacientes eligen usar sombreros, pañuelos para la cabeza, bandanas o pelucas. A otros les resulta incómodo cubrirse la cabeza. Es una elección personal de los pacientes y las familias. Estos son algunos factores que deben tenerse en cuenta:

  • Comodidad
  • Expresión personal
  • Calor/protección solar
  • Costo
  • Facilidad de uso
  • Facilidad de mantenimiento

Muchos hospitales de niños se asocian con organizaciones que ayudan a entregar sombreros, pañuelos y pelucas a pacientes que los necesitan. Un trabajador social también puede ayudar a las familias a explorar opciones y a comprender qué es lo que cubre y lo que no cubre el seguro.

 

Durante el tratamiento/la pérdida del pelo

  • Trate el pelo con suavidad. Use un champú suave, como el champú de bebés, para lavar el pelo y el cuero cabelludo. Lávese con suavidad y evite frotar muy fuerte. Séquese la cabeza dando toques con una toalla. No se lave el pelo todos los días. Cepille el cabello suavemente con un cepillo suave o un peine ancho. Tenga cuidado con los accesorios para el cabello que puedan enredarse o tirar el pelo.
  • Proteja la piel. La piel recién expuesta es extremadamente sensible. El cuero cabelludo puede enrojecerse, descamarse y estar sensible. Siga las instrucciones para el cuidado y la protección de la piel que le brinde el equipo de atención, en especial después de la radioterapia. Proteja la piel del sol limitando el tiempo al aire libre, usando un sombrero y poniéndose un protector solar.
  • Hable con los niños acerca de cómo manejar las preguntas y las situaciones difíciles. La pérdida del pelo puede ser especialmente difícil cuando los niños regresan a la escuela y a sus actividades sociales. Ayúdelos a pensar en cómo pueden responder a las preguntas, a las miradas e incluso al bullying. En la mayoría de los casos, las personas solo tienen curiosidad. Prepare y practique respuestas con antelación de modo que las interacciones sean menos incómodas. Anime a los niños y adolescentes a que sean ellos mismos y a no dejar que la apariencia evite que hagan cosas que disfrutan.

Muchos niños y adolescentes tienen dificultades con la imagen corporal durante y después del cáncer. Algunos pacientes pueden presentar síntomas de ansiedad o depresión, o quizás evitan a sus amistades y rechazan las actividades sociales. Si las inquietudes acerca de la imagen corporal empeoran o afectan las actividades diarias, hable con un profesional de salud mental.

 

Después del tratamiento/crecimiento del nuevo cabello

  • Siga tratando el pelo y el cuero cabelludo con suavidad. Proteja el cuero cabelludo del sol mientras crece el pelo.
  • Espere hasta que haya crecido el cabello antes de teñírselo o utilizar productos químicos.
  • No consuma vitaminas, suplementos ni use productos tópicos para el crecimiento del cabello sin antes consultar al médico.
  • Encuentre un peluquero profesional que haya trabajado con pacientes con cáncer y que pueda darle consejos durante el proceso de crecimiento.

Cada paciente sobrelleva la pérdida del pelo de distinta manera. Lo que quizás es útil para una persona tal vez no lo sea para otra. Por ejemplo, a menudo los amigos y familiares de un paciente quieren rasurarse la cabeza para apoyar al paciente. Algunos pacientes sienten que, de este modo, no están solos. Pero para otros, esto puede hacer que se sientan peor. Algunos pacientes dicen que ver a su familia o a sus amigos sin cabello es otro recordatorio de la enfermedad y reduce aún más la normalidad de la vida. La familia y los amigos pueden preguntarle directamente al paciente de qué manera se sentiría apoyado.

A menudo, los pacientes tienen altibajos durante el afrontamiento de la pérdida del pelo. Algunos acontecimientos de la vida, tener que cubrirse la cabeza o simplemente el largo proceso de la pérdida del pelo y el crecimiento del nuevo cabello pueden presentar nuevos desafíos y emociones. Frustración, ansiedad, vergüenza, tristeza y rabia son emociones frecuentes que pueden surgir en cualquier momento. Hablar con un amigo de confianza, en especial si se trata de otro paciente o sobreviviente, puede ayudar a brindar apoyo. El afrontamiento es un proceso. Si las emociones negativas empeoran o interfieren con las actividades diarias, hable con su equipo de atención. Tiene a su disposición distintos recursos y servicios de salud mental útiles.

Preguntas frecuentes sobre la pérdida del pelo y el cáncer

¿Con la quimio, perderé el cabello? Depende. La pérdida del pelo es muy frecuente con algunos medicamentos de quimioterapia. Sin embargo, la quimio no siempre causa pérdida del pelo. Algunos pacientes no pierden el pelo. Otros pueden presentar adelgazamiento del cabello. Con algunos tipos de quimioterapia, la pérdida del pelo es completa e incluye las cejas, las pestañas y el vello corporal. El tipo de quimio y la dosis que recibirá determinarán el riesgo de sufrir pérdida del pelo y el modo en que ocurra.

¿Cuándo se me caerá el pelo después de la quimio? En general, la pérdida del pelo comienza entre 2 y 3 semanas luego de empezar la quimio. Puede ser antes o después, según el cronograma de quimio.

¿Me volverá a crecer el pelo después de la quimio? Habitualmente, la pérdida del pelo después de la quimio es temporal. Pero puede que el cabello tarde un poco en volver a crecer después de concluido el tratamiento. La mayoría de los pacientes ven el crecimiento del pelo entre 2 y 3 meses después de terminar la quimio. El pelo nuevo puede parecer más una “pelusa de durazno” y luego se irá poblando a medida que el ciclo del crecimiento del pelo se normaliza. Pueden pasar entre 6 y 12 meses hasta que el cabello llegue a su grosor completo. Puede que los padres deban explicarles a los niños que tenían pelo largo que volver a tenerlo así puede llevar mucho tiempo. En promedio, el pelo crece unas 6 pulgadas por año.

¿Perderé el cabello después de la radiación? La pérdida del pelo después de la radioterapia generalmente se limita a las partes del cuerpo que reciben tratamiento. Los pacientes que reciben radiación en partes del cuerpo que no sean la cabeza no perderán en cabello, a menos que también reciban quimio u otros medicamentos que provocan pérdida del pelo.

¿Puedo evitar la pérdida del pelo durante la quimio? Actualmente, no existe un modo seguro y efectivo de prevenir la pérdida del pelo en los niños que reciben quimioterapia. El enfriamiento del cuero cabelludo con gorros refrigerantes ha demostrado algunos beneficios para la prevención de la pérdida del pelo en adultos con cáncer. Sin embargo, hay pocas investigaciones y no hay suficiente información sobre la seguridad o efectividad del método en niños. Leer más sobre los gorros refrigerantes en el cáncer a continuación.

Recursos para obtener más información sobre la pérdida del pelo