Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Tumores del cerebro y la médula espinal

¿Qué son los tumores del cerebro y la médula espinal?

El cerebro y la médula espinal forman el sistema nervioso central (SNC). Los tumores del SNC pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Sin embargo, incluso los tumores benignos en el SNC pueden causar problemas graves y hasta provocar la muerte.

Los tumores que comienzan en el cerebro se llaman tumores cerebrales primarios. Pueden diseminarse a otras áreas del cerebro o la médula espinal, pero generalmente no se diseminan a otras partes del cuerpo. Los tumores cerebrales también pueden provenir de células tumorales que se han diseminado de otras partes del cuerpo. Se los denomina tumores metastásicos o tumores cerebrales secundarios. Estos tumores reciben su nombre de la parte del cuerpo donde comienzan y son poco frecuentes en niños.

Los tumores del cerebro y la médula espinal son el segundo tipo de cáncer más común en niños después de la leucemia. Aproximadamente el 20 % de los cánceres infantiles comienzan en el cerebro o la médula espinal. Hay aproximadamente 4,100 casos nuevos de tumores del SNC todos los años en los Estados Unidos. Los tumores del cerebro y la médula espinal son la principal causa de muerte por cáncer pediátrico.

De los tumores cerebrales pediátricos, alrededor de la mitad son tumores llamados gliomas o astrocitomas. Se forman a partir de células gliales, que forman el tejido de apoyo del cerebro. Los gliomas pueden ser benignos o malignos y se producen en diferentes áreas del cerebro y la médula espinal.

El tumor cerebral maligno más común en niños es el meduloblastoma. Este cáncer se forma en el cerebelo, en la parte posterior del cerebro en una región conocida como fosa posterior.

Paciente ubicado para realizarse una IRM de la pierna con un especialista en vida infantil y dos técnicos de IRM.

Una IRM típica tomará entre 20 y 90 minutos según la parte del cuerpo que se analiza.

El sistema nervioso central (SNC)

El cerebro y la médula espinal forman el sistema nervioso central (SNC).  El sistema nervioso central controla las funciones principales del cuerpo, entre ellas, pensar, el aprendizaje, las emociones, el habla, la visión, el movimiento, el dolor, la respiración y la frecuencia cardíaca.

El cerebro tiene 3 partes principales: el cerebro, el cerebelo y el tronco encefálico.

  • El cerebro es el área más grande.  El cerebro es responsable del pensamiento, el aprendizaje, el habla, la memoria y las emociones.
  • El cerebelo se encuentra en la parte posterior del cerebro y controla las funciones motrices, como el movimiento, el equilibrio y la coordinación.
  • El tronco encefálico es el área que conecta el cerebro con la médula espinal.  Controla las funciones vitales como la respiración, el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Los mensajes viajan de ida y vuelta desde el cerebro hasta el resto del cuerpo a través de la médula espinal y los nervios.

Las neuronas se comunican a través de impulsos nerviosos, o señales eléctricas, que pasan de una neurona a otra.

Neurons communicate through nerve impulses, or electrical signals, that pass from one neuron to another.

Signos y síntomas de los tumores del cerebro y la médula espinal

Existen muchos tipos de tumores que se forman en el cerebro y la médula espinal, y los síntomas pueden variar ampliamente.  Los síntomas dependen de dónde esté ubicado el tumor, el tamaño, qué tan rápido crece, la edad del niño y el estadio de desarrollo. 

Muchos tumores del SNC en niños crecen lentamente.  Los síntomas pueden ser sutiles o pueden aparecer y desaparecer.  Es posible que no sigan un patrón típico o predecible.   

Algunos síntomas de los tumores cerebrales son los siguientes:

  • Dolores de cabeza, especialmente por la mañana* 
  • Náuseas y vómitos, especialmente por la mañana*  

* Muchos tumores infantiles son de grado bajo. Es posible que no se detecte la manifestación típica del dolor de cabeza y las náuseas/vómitos.

  • Problemas de la vista
  • Problemas en el habla o la audición
  • Pérdida del equilibrio, problemas de coordinación o dificultad para caminar
  • Debilidad en los brazos o las piernas
  • Crisis convulsivas
  • Cansancio o cambios en los niveles de actividad
  • Cambio inexplicable en el peso (aumento o pérdida)
  • Síntomas relacionados con problemas endocrinos o cambios en las hormonas como aumento de la sed o pubertad precoz
  • Cambios en la personalidad
  • Cambios en el rendimiento escolar
  • Problemas con el pensamiento o la memoria  
  • Debilidad, entumecimiento, hormigueo o cambios en la sensibilidad de un lado del cuerpo (brazo o pierna, o ambos)
  • Dolor de espalda crónico (tumores de la médula espinal)
  • Escoliosis (tumores de la médula espinal)
  • Inclinación de la cabeza hacia un lado
  • Aumento del tamaño de la cabeza en bebés

Los síntomas de los tumores de la médula espinal incluyen dolor de espalda o de cuello, debilidad en los brazos o las piernas, dificultad para caminar y problemas para ir al baño.

Diagnóstico de los tumores del cerebro y la médula espinal

Los síntomas de los tumores del cerebro y la médula espinal pueden ser leves y difíciles de reconocer al principio. Por lo general, los síntomas tempranos son similares a otras enfermedades infantiles. Según el tipo de tumor y la rapidez con la que crece, a veces puede pasar un tiempo hasta que se diagnostica un tumor. El diagnóstico generalmente incluye la historia clínica y un examen físico, un examen neurológico, análisis de sangre y pruebas por imágenes.

  • La historia clínica y un examen físico ayudan a los médicos a obtener información acerca de los síntomas, la salud en general, enfermedades anteriores y factores de riesgo.
  • Un examen neurológico mide los diferentes aspectos del funcionamiento del cerebro, entre ellos, la memoria, la visión, la audición, la fuerza muscular, el equilibrio, la coordinación y los reflejos.
  • Las pruebas por imágenes, como imágenes por resonancia magnética (IRM) y tomografía computarizada (TC) crean imágenes detalladas del cerebro y la médula espinal. Los médicos pueden ver el tamaño y la ubicación del tumor y determinar mejor qué áreas del cerebro podrían verse afectadas.
  • Por lo general, los médicos realizan una biopsia para diagnosticar el tumor. En una biopsia, se extirpa una pequeña muestra del tumor durante una cirugía. Un patólogo analiza la muestra de tejido con un microscopio para identificar el tipo específico de tumor.
  • Puede realizarse una punción lumbar para ver si hay células cancerosas en el líquido cefalorraquídeo.
Una IRM del plano axial de la columna vertebral muestra un tumor en un paciente pediátrico
Una IRM del plano axial de la columna vertebral muestra un tumor en un paciente pediátrico
Una IRM muestra un tumor de la médula espinal en el cuello de un paciente pediátrico
Una IRM muestra un tumor de la médula espinal en la región lumbar de un paciente pediátrico

En las pruebas por imágenes, como las IRM, los médicos pueden ver imágenes detalladas que también revelan el tamaño y la ubicación del tumor.

Tratamiento de los tumores del cerebro y la médula espinal

La cirugía es el tratamiento principal para los tumores del cerebro y la médula espinal. Los tratamientos adicionales para los tumores del cerebro y la médula espinal incluyen quimioterapia, radioterapia y terapia dirigida.

Los tratamientos dependen del tipo de tumor, dónde está ubicado, la edad del niño y cuánto tumor puede extirparse con una cirugía.

La mayoría de los pacientes que tienen cirugía en el cerebro recibirán medicamentos corticoides para disminuir la inflamación del cerebro. Algunos pacientes pueden recibir medicamentos anticonvulsivos.

En algunos casos, se coloca una derivación en el cerebro para evitar que se acumule líquido (hidrocefalia). Una derivación es un pequeño tubo que drena el líquido cefalorraquídeo para quitarlo del cerebro. La derivación puede ser temporal o permanente.

La rehabilitación y el cuidado médico de apoyo después de la cirugía, que incluye asistencia con la visión, el habla, la audición, la fuerza y el movimiento, pueden facilitar la recuperación. La psicología y los servicios de apoyo en la escuela pueden ayudar con las necesidades emocionales, sociales, del desarrollo y el aprendizaje.

Estas imágenes muestran a una niña con una derivación. Las diferentes versiones muestran el aspecto de una derivación cuando se coloca hacia la parte delantera del cuerpo y hacia la parte posterior de este. La imagen está etiquetada para identificar las partes del dispositivo: válvula, catéter y entubado. También están etiquetados un ventrículo en el cerebro y el espacio peritoneal donde drena la derivación.

Una derivación es un pequeño tubo que drena el líquido cefalorraquídeo para evitar la acumulación de líquido.

Pronóstico de los tumores del cerebro y la médula espinal

El pronóstico de los tumores del cerebro y la médula espinal se basa en muchos factores diferentes. Estos incluyen el tipo y grado del tumor, las características moleculares del tumor, la edad del niño, si el tumor es nuevo o ha regresado, si el cáncer se ha diseminado a otras áreas, si el tumor puede extirparse con cirugía y qué tan bien responde a los tratamientos. La tasa de supervivencia promedio para los cánceres pediátricos del cerebro y la médula espinal es aproximadamente del 75 %. Sin embargo, el pronóstico puede ser muy diferente en función del tipo de cáncer.

La vida después de los tumores del cerebro y la médula espinal

El impacto de un tumor cerebral en la calidad de vida de un niño varía ampliamente. Algunos niños con tumores cerebrales muestran efectos duraderos mínimos en la salud y el funcionamiento después del tratamiento. Otros niños pueden experimentar problemas a largo plazo en diversas áreas del funcionamiento físico, cognitivo y emocional.

A veces, los problemas son el resultado de una lesión en el cerebro a causa del tumor o la cirugía. Otros cambios pueden deberse a los efectos tardíos o a largo plazo de la quimioterapia o la radiación.

Terapia de rehabilitación y cuidado médico de apoyo

La terapia de rehabilitación puede ayudar a tratar problemas temporales o permanentes en el funcionamiento físico después de un tumor cerebral. La terapia puede incluir fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla, asistencia con la visión y audífonos.

Se debe monitorear a los pacientes tratados por tumores cerebrales para detectar cambios o problemas en el funcionamiento, entre ellos, los siguientes:

  • Función física como debilidad, equilibrio, coordinación
  • Función cognitiva como pensamiento, aprendizaje, memoria, atención, procesamiento de información
  • Comportamiento, emociones y función social
  • Problemas de habla, audición y vista
  • Crisis convulsivas
  • Hormonas y función endocrina

Los servicios psicológicos pueden ayudar con las necesidades emocionales, sociales, del desarrollo y cognitivas. Con frecuencia se requiere apoyo adicional para volver a la escuela después del tratamiento de un tumor cerebral. La evaluación neuropsicológica antes y después del tratamiento puede ayudar a las familias a identificar las necesidades educativas. El equipo de atención del niño puede ayudar a los padres a planificar las pruebas y adaptaciones académicas.

Comportamientos saludables

Los hábitos simples en el estilo de vida pueden ayudar a la salud del cerebro y a mejorar la salud en general.

  • Coma alimentos saludables.
  • Manténgase físicamente activo.
  • Duerma lo suficiente.
  • Controle el estrés.

Efectos tardíos de la terapia

Por su salud en general y para prevenir enfermedades, todos los sobrevivientes del cáncer deberían adoptar estilos de vida y hábitos alimenticios saludables, así como también continuar realizándose los controles y exámenes físicos regulares con un médico de atención primaria. Se debe monitorear a los sobrevivientes de cáncer infantil que han sido tratados con quimioterapia sistémica o radiación para detectar efectos agudos y tardíos de la terapia.


Revisado: Junio de 2018