Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Actividad física después del cáncer

La mayoría de las personas saben que la actividad física es buena para la salud. Sin embargo, para los sobrevivientes de cáncer, estar activo es aún más importante. Muchos de los problemas de salud que experimentan los sobrevivientes de cáncer como resultado de su enfermedad o de los efectos tardíos de la terapia pueden aliviarse con actividad física habitual.

Beneficios de la actividad física

  • Mejora la aptitud física, la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, la presión arterial alta y determinados tipos de cáncer.
  • Reduce el riesgo de obesidad y ayuda a las personas a mantener un peso saludable.
  • Favorece la salud ósea.
  • Mejora la salud mental y reduce el riesgo de padecer ansiedad y depresión.
  • Mejora la función cognitiva y la salud mental. 
  • Aumenta la confianza y la sensación de bienestar.
  • Brinda oportunidades para la interacción social.

La actividad física es importante para las personas de todas las edades, capacidades y aptitudes físicas. Generalmente, los beneficios de la actividad física aumentan en función de la cantidad de actividad. No obstante, algo de actividad es mejor que nada y existen muchas formas de incorporar actividad física a la vida diaria.

La actividad física de la vida diaria es actividad física realizada como parte de la vida diaria, como caminar, subir escaleras, hacer tareas domésticas y de jardinería. Para los niños, la actividad de la vida diaria podría incluir ir a la escuela caminando o en bicicleta, jugar en los recreos o hacer tareas domésticas.

El ejercicio estructurado es actividad física planificada que se realiza para mejorar o mantener un aspecto de aptitud física o salud.

  • Ejercicio aeróbico: actividad física continua que implica movimientos repetidos que provocan un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria y mejora la resistencia y el estado cardiorrespiratorio. Los ejemplos incluyen caminatas a paso ligero, saltar la soga, correr, bailar, jugar al tenis, el ciclismo, la natación y realizar deportes como básquetbol o fútbol.
  • Entrenamiento de fuerza o resistencia: ejercicios de fortalecimiento muscular con pesas, cintas de resistencia o con el peso corporal que proporcionan fuerza y resistencia muscular. Los ejemplos incluyen el levantamiento de pesas y ejercicios como flexiones de brazos, dominadas, flexiones con salto y sentadillas. Los niños también pueden mejorar la fuerza mediante el juego activo, como escalar en los juegos del parque o participar en competencias de “tira y afloja” con una cuerda.
  • Entrenamiento del equilibrio: ejercicios basados en movimientos o fijos diseñados para mejorar la estabilidad y la capacidad para mantener la postura. Los ejemplos incluyen pararse sobre una pierna, usar una pelota de estabilidad y practicar tai chi o yoga.

Recomendaciones para la actividad física

La investigación estableció recomendaciones sobre cuánta actividad física deben realizar las personas para mejorar la salud y disminuir el riesgo de enfermedad.

Estatua de niños corriendo y jugando

Para los sobrevivientes del cáncer, la actividad física puede ayudar con algunos problemas de salud y efectos tardíos de la terapia.

Niños y adolescentes

Todos los jóvenes necesitan realizar 60 minutos o más de actividad física por día. La actividad física debería ser al menos de una intensidad moderada. Tres días a la semana, la actividad física debería incluir ejercicios de alta intensidad y actividades de fortalecimiento óseo y muscular. Esto se puede lograr mediante la actividad física de la vida diaria, los ejercicios estructurados, el juego activo o los deportes. Las actividades deben ser adecuadas a la edad y deben poder disfrutarse.

Adultos

Todos los adultos deben evitar la inactividad. Algo de actividad física es mejor que nada. Para obtener importantes beneficios de salud, los adultos deben proponerse realizar 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física de alta intensidad por semana. La actividad física se puede realizar en tandas breves de 10 minutos o más y se pueden acumular a lo largo de la semana. Se observan mayores beneficios de salud con actividad física adicional. 

Al menos 2 días a la semana, los adultos deben realizar actividades de fortalecimiento muscular que trabajen los principales grupos musculares. Esto puede incluir entrenamiento de resistencia usando pesas o ejercicios con el peso corporal. Los ejercicios de equilibrio son importantes para las personas que tienen riesgo de caerse. 

Para las personas con discapacidades o enfermedades crónicas, la actividad física se puede adaptar a su grado de aptitud y capacidad. Un profesional en entrenamiento o rehabilitación, con certificación o licencia, puede ayudar con los planes de actividades personalizados para satisfacer las necesidades individuales.

La actividad aeróbica de intensidad moderada es la actividad física que causa un aumento en la frecuencia cardíaca y la respiración. Esto significa un esfuerzo equivalente al de una caminata a paso ligero, como si estuviera caminando apurado. Para los adultos, el ritmo de una caminata a paso ligero es de 15 a 20 minutos por milla. Los ejemplos de otras actividades de intensidad moderada incluyen el senderismo, los aeróbicos en el agua, el tenis en parejas, la jardinería, pasar la aspiradora y empujar una cortadora de césped. Para los niños, las actividades de intensidad moderada incluyen andar en bicicleta, pasear el perro, andar en patineta, andar en patines y otros tipos de juegos activos.

La prueba de habla es otra forma de saber si la actividad es de intensidad moderada: una persona debe poder hablar mientras realiza la actividad de intensidad moderada, pero no debe ser capaz de cantar una canción.

La actividad física aeróbica debe ser al menos de una intensidad moderada y se debe realizar en tandas que duren al menos 10 minutos por vez.

La jardinería es algo que los sobrevivientes del cáncer pediátrico podrían elegir para realizar una actividad física más agradable.

Ya que es más probable que usted se mantenga activo físicamente si lo disfruta, intente encontrar pasatiempos u otras actividades que sean divertidas.

Mantenerse activo: consejos para los sobrevivientes

Hable con su médico. La actividad física moderada es segura para la mayoría de las personas. Sin embargo, hable con su médico de atención primaria antes de comenzar un programa de ejercicios. Pregunte qué tipos de modificaciones o controles pueden llegar a ser necesarios. 

Comience lento . Su cuerpo se adaptará a la actividad física, pero lleva tiempo. Comenzar lento reduce el riesgo de lesionarse y evita que se frustre. Está bien proponerse desafíos, pero persiga un objetivo razonable. Aumente la cantidad de actividad física o la intensidad del ejercicio a medida que su rendimiento aumente. 

Encuentre actividades que disfrute. Es más probable que continúe realizando una actividad física si es entretenida. Existen muchas formas de mantenerse activo. Bailar, trabajar en el jardín, pasear al perro o practicar un deporte. Si realiza un ejercicio estructurado, busque la forma para disfrutarlo. Consiga un compañero de entrenamiento, mire un programa de televisión o escuche música. Descubra lo que le resulta mejor.

Realice actividad física variada. Realizar diferentes tipos de actividad tiene varios beneficios. Incluso una variedad de actividades en su rutina de actividad física reduce el riesgo de aburrimiento y agotamiento, se orienta a diferentes áreas del aptitud, reduce el riesgo de lesiones por sobrecarga y brinda opciones cuando un tipo de actividad no está disponible. 

Establezca objetivos y haga un seguimiento de su progreso. Organice un plan de actividad física con un objetivo en mente. Los objetivos deben ser algo desafiantes, pero realistas. Haga un seguimiento de su progreso y ajuste sus objetivos para una exigencia mayor o menor según sea necesario. Los registros de actividad, las aplicaciones móviles y los rastreadores de actividad son todos excelentes formas de monitorear su ejercicio.

Obtenga ayuda de un proveedor de rehabilitación autorizado o un entrenador profesional certificado. Un fisioterapeuta o un entrenador especializado pueden apoyar a los sobrevivientes para que alcancen sus objetivos de actividad física. Algunos profesionales de la salud tienen capacitación adicional o certificaciones para trabajar con personas con enfermedades y limitaciones físicas. Estos profesionales pueden ayudar a los sobrevivientes al monitorear sus respuestas a la actividad física, asegurarse de que los ejercicios se realicen de manera segura y adaptar la actividad para satisfacer las necesidades de salud específicas.

Para obtener más información sobre las recomendaciones de actividad física, consulte Aspectos básicos de la actividad física para niños, adultos, adultos mayores y mujeres durante el embarazo y posparto.


Revisado: Junio de 2018