Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

La salud mental en el recorrido del cáncer

¿Qué es la salud mental?

Una buena salud mental y las relaciones de apoyo son una parte importante de transitar el recorrido del cáncer. La Salud mental se refiere al bienestar psicológico, emocional y social. Incluye cómo nos sentimos, pensamos, actuamos y nos relacionamos con otras personas.

Tener una buena salud mental puede mejorar los resultados médicos y la calidad de vida tanto del paciente como de la familia.

Formas en que una mejor salud mental respalda los resultados médicos:

  • Sobrellevar los procedimientos y las necesidades médicas diarias
  • Cumplir el medicamento y otras terapias
  • Controlar el estrés
  • Comprender la información y tomar decisiones
  • Respaldar hábitos saludables como el sueño, la nutrición y la actividad física

Para las familias que enfrentan el cáncer infantil, existen muchos desafíos que pueden afectar negativamente la salud mental. Estos desafíos incluyen los siguientes:

  • Sobrellevar los síntomas físicos
  • Preocuparse sobre el futuro
  • Estrés de las decisiones de atención
  • Cambios en la rutina diaria
  • Preocupaciones financieras
  • Separación de amigos y familia
  • El control de la vida fuera del cáncer

Los altibajos en la salud mental durante el cáncer son esperados. Durante una enfermedad grave, habrá emociones y pensamientos negativos. Los sentimientos de estrés, preocupación y tristeza son respuestas normales a una situación muy anormal. 

Los bajos pueden sentirse en momentos diferentes en personas diferentes, y las batallas pueden continuar incluso después de recuperarse del cáncer. A veces, estos sentimientos son síntomas de un problema más grave, como la ansiedad o la depresión. Sin embargo, con mayor frecuencia, estas son reacciones normales a un momento difícil.

La adaptación saludable es un proceso. Sobrellevar la situación implica esforzarse y encontrar formas de reagruparse y seguir adelante. Puede ser fácil olvidarse de la salud mental cuando el foco está en las necesidades médicas inmediatas. Sin embargo, incluso los pacientes y las familias que lo están sobrellevando bien pueden beneficiarse de los recursos para apoyar la salud mental cuando enfrentan los desafíos del cáncer.

El apoyo de la salud mental puede venir de una variedad de recursos, entre ellos:

  1. Los miembros de su equipo de atención le pueden contar sobre los servicios específicos disponibles. El cuidado médico de apoyo incluye psicología, vida infantil, arteterapia, musicoterapia, y trabajo social. Sus médicos y enfermeros pueden ayudarlo a saber qué es normal y cuándo los sentimientos o comportamientos pueden indicar una cuestión de salud mental más grave, como ansiedad o depresión. También pueden ayudar a identificar cuándo las preocupaciones de salud mental pueden deberse a un problema físico o medicamento.

  2. Puede ser de ayuda saber que alguien más está viviendo, o ha vivido, lo mismo. El apoyo entre pares puede encontrarse en las interacciones diarias o a través de grupos de apoyo más estructurados y programas de mentores.

  3. Mantener conexiones con el hogar puede ser difícil durante el tratamiento, pero seguir en contacto con amigos y familia es importante. Estas relaciones ayudan a dar una sensación de normalidad. Ofrecen una red de apoyo que continuará después de que termine el tratamiento. Hay recursos disponibles para ayudar a las familias a encontrar formas de seguir conectadas. También puede ser de ayuda hablar con un profesional de la salud mental sobre las relaciones y la comunicación.

  4. Los recursos basados en la fe son una fuente de apoyo importante para muchas familias. Pueden ofrecer esperanza y fortaleza, lo que promueve la resiliencia y resistencia. La atención espiritual también puede ayudar a los pacientes y las familias mientras se enfrentan a preguntas que no tienen una respuesta simple.

  5. Los profesionales de salud mental incluyen psicólogos, psiquiatras, consejeros y trabajadores sociales. Estos proveedores están capacitados para ayudar a las personas con una amplia gama de preocupaciones de salud mental. Los trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión no son poco comunes en pacientes y cuidadores. Y, hay ayuda disponible. Sin embargo, un profesional de salud mental también puede ayudar cuando no hay preocupaciones graves.

    Un profesional de salud mental puede ser:

    • Un lugar seguro para hablar sobre cuestiones que lo asustan, enojan o avergüenzan.
    • Alguien que lo escuche sin juzgarlo; alguien que no se sorprenderá o entristecerá cuando hable sobre cuestiones incómodas.
    • Un recurso para ayudar a los familiares a comunicarse y comprenderse mejor entre ellos.
    • Una perspectiva diferente para ayudarlo a lidiar con los problemas.
    • Una persona que lo alienta para ayudarlo a atravesar los momentos difíciles.

Puede haber días en que siente que lleva la situación bastante bien. Puede haber días en que siente que no puede soportar ni una cosa más. Buscar ayudar para la salud mental no significa que algo está mal con usted. El apoyo para la salud mental le proporciona fortaleza para ayudarlo a pelear su batalla contra el cáncer y lograr sus metas.


Revisado: Junio de 2018