Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Tomografía computarizada (TC)

La tomografía computarizada (TC), también conocida como escaneo por tomografía computarizada o tomografía axial computarizada (TAC), es una prueba que genera imágenes detalladas del interior del cuerpo por medio de computadoras y rayos X. En el cáncer pediátrico, las TC pueden usarse para ayudar a diagnosticar un tumor, proporcionar información acerca del estadio de un cáncer, analizar la respuesta a un tratamiento, guiar los procedimientos, como las biopsias, y ayudar a planificar tratamientos de radiación.

Durante una TC, se toman múltiples imágenes desde diferentes ángulos, generalmente en un lapso muy corto, mientras se examina la parte del cuerpo (como la cabeza, el pecho, el abdomen o el cuerpo entero). Las imágenes transversales pueden verse en un monitor de una computadora, imprimirse en una lámina, o transferirse a un CD o DVD. Pueden reformatearse en planos múltiples y generar imágenes en tres dimensiones.

¿Qué pueden esperar los pacientes durante una cita para una TC?

Paciente con cáncer pediátrico ingresa en la TC mientras el especialista en vida infantil le da las explicaciones y la madre se encuentra cerca.

Una TC suele tomar unos segundos, pero es posible que haya que repetirla si se administra un medio de contraste por IV.

Cada centro pediátrico tiene su propia forma de llevar a cabo sus procedimientos, pero generalmente el paciente puede esperar que ocurra lo siguiente: 

  • Registro/admisión: Primero, el paciente y su padre o madre se registrarán en admisión y luego esperarán en la sala de espera hasta que llamen su nombre. Es importante llegar con unos minutos de anticipación para registrarse, para que que el paciente esté listo para la TC a la hora de la cita.
  • Reunión con el técnico en TC: Cuando sea el momento del examen, un técnico en TC acompañará al paciente y a los padres a un área especial donde se encuentra el escáner para TC. Es posible que también haya un especialista en vida infantil allí, quien ayudará a explicarle al paciente acerca del procedimiento y responderá preguntas. Por lo general, el padre o la madre permanecerán con el paciente durante el examen, pero debe usar un delantal de plomo para protegerse de la radiación.
  • Preparación para la TC: Si los pacientes están usando ropa o accesorios que contienen metal, como cinturones, cierres, broches, botones, accesorios para el cabello, relojes, joyas o un retenedor removible, se les pedirá que se los quiten. Es mejor usar ropa suelta y cómoda que no contenga metal y dejar los accesorios metálicos en casa. A veces se les pedirá a los pacientes que usen una bata de hospital.
Un técnico en TC administra un contraste a un paciente con cáncer pediátrico, quien está acompañada por su madre.

En ocasiones, se necesita un agente de contraste para que las imágenes sean aún más claras y detalladas.

  • Agente de contraste: En ocasiones se necesita un agente de contraste para que las imágenes sean aún más claras y detalladas. Estos agentes son líquidos claros que se pueden ingerir o inyectar en una vena a través de una IV. Si se ingiere, el líquido puede tener un aroma o sabor raro. Si se inyecta a través de una IV, puede sentirse tibio a medida que ingresa en la vena. 
  • Duración del examen: El escaneo suele tomar solo unos segundos, pero es posible que haya que repetirlo si se administra un contraste por IV. El examen completo, dependiendo de su complejidad, puede tomar de 10 a 20 minutos.  
  • Sedación: La sedación se administrará únicamente si el paciente la necesita para mantenerse quieto durante la exploración. Es muy importante permanecer quieto para que las imágenes sean claras. Si el paciente se mueve o habla durante el escaneo, la imagen puede salir borrosa y se tendrá que repetir el escaneo. Puede ser de ayuda si el paciente imagina que duerme o que es una estatua. Es posible que a los pacientes de más edad se les pida que contengan la respiración durante unos segundos.
  • ¿Qué sucede durante el escaneo? La máquina tiene la forma de una dona grande y en el medio tiene una cama especial, también llamada mesa. El técnico en TC ubicará al paciente en la mesa. La mesa se puede subir o bajar, o mover hacia adelante o hacia atrás, para que el paciente quede en la posición correcta para realizar el escaneo. Habrá una almohada para la cabeza y un cinturón de seguridad ancho y suave que ayudará al paciente a mantenerse quieto en la posición correcta.  En algunos casos, es posible que el técnico coloque toallas alrededor de la cabeza del paciente y un cinturón pequeño y suave en la frente para ayudar al paciente a mantenerse quieto. La mayoría de los centros pediátricos permiten que los pacientes lleven un objeto favorito que les brinde una sensación de seguridad, como un oso de peluche o una manta. El técnico en TC se dirigirá a un área cercana y podrá ver, escuchar y hablar con el paciente durante el procedimiento.  
  • Lo qué el paciente verá y escuchará: Cuando el escaneo empiece, el paciente verá las líneas rojas de la cámara, y la máquina para TC hará un sonido fuerte, similar a un “golpe metálico” cuando el escáner inicie , y similar al sonido de un “ventilador” o un “sonido silbante” cuando la cámara se mueva alrededor del cuerpo del paciente. La cámara no toca al paciente, y el paciente no sentirá nada mientras los detectores recopilan los datos para generar las imágenes. Generalmente, el padre o la madre pueden tomar de la mano al paciente o quedarse parados a su lado mientras el escaneo se está llevando a cabo. 
  • Luego de la prueba: Al terminar la prueba, el técnico desabrochará los cinturones de seguridad y quitará la IV si se ha usado una. Luego, el paciente podrá bajarse de la mesa y retirarse de la sala. 
  • Resultados de la prueba: Un médico conocido como radiólogo evaluará las imágenes y le enviará un informe oficial al médico que remitió al paciente para el examen.  
  • Reunión con el médicoEl médico analizará los resultados de la TC junto con el paciente y su familia. Puede ser un día o varios días después de la TC. 
  • Seguimiento: Es posible que sea necesario realizar exámenes de seguimiento. Su médico le explicará de manera específica por qué es necesario realizar otro examen. Por ejemplo, algunas veces, los exámenes de seguimiento son la mejor manera de ver si el tratamiento está funcionando. 
TC de tórax que muestra que no hay evidencia de osteosarcoma metastásico en un paciente pediátrico

TC clara de tórax que muestra que no hay evidencia de osteosarcoma metastásico en un paciente pediátrico

TC de tórax que muestra que no hay evidencia de neuroblastoma en un paciente pediátrico

TC de tórax de paciente con neuroblastoma luego del curso de terpia 1

TC abdominal de un paciente pediátrico con evidencia de linfoma no Hodgkin

TC abdominal de un paciente pediátrico con linfoma no Hodgkin

¿Qué deben hacer los pacientes y sus padres para asegurarse de que no haya problemas durante la cita?

  • Los pacientes deben usar ropa suelta y cómoda que no tenga broches o cierres metálicos. No usar relojes, joyas o accesorios para el cabello metálicos. El metal se visualiza en las TC y puede bloquear lo que el médico necesita ver. Evitar usar lentes, especialmente para TC de la cabeza. 
  • Llegue unos minutos antes de su cita para tener tiempo de registrarse.
  • Los padres deben informar a las persoans a cargo del cuidado de su hijo(a) si:  
    • Es alérgico(a) a los agentes de contraste o al yodo.
    • Podría estar embarazada.
    • Se siente incómodo(a) en espacios pequeños.
    • Tiene necesidades especiales de comportamiento. 
    • Tiene problemas de diabetes o renales.

¿Cuáles son los beneficios/riesgos de una TC o TAC?

Beneficios

Las TC de los órganos internos, los huesos, los tejidos blandos y los vasos sanguíneos proporcionan imágenes más detalladas que los rayos X tradicionales, especialmente de los tejidos blandos y los vasos sanguíneos. Las imágenes transversales generadas durante una TC pueden reformatearse en múltiples planos y generar imágenes en tres dimensiones. Los escaneos brindan a los médicos una gran cantidad de información que ayuda en el diagnóstico y tratamiento contra cáncer en los niños.

Riesgos

Las TC usan una pequeña cantidad de radiación que se ajusta según la edad y la contextura del niño. La mayoría de los centros cuentan con estrategias complejas para reducir la dosis de radiación, que están diseñadas especificamente para el caso de cada niño.  

La exposición a la radiación de la TC afecta a los niños y a los adultos de maneras diferentes. Los niños son más sensibles a la radiación debido a que sus cuerpos están en crecimiento y a la rapidez con que sus células se dividen. Además, tienen una mayor esperanza de vida que los adultos, por lo tanto los efectos secundarios relacionados con la radiación tienen más tiempo para desarrollarse, incluyendo una pequeña probabilidad de que aparezca un cáncer. El riesgo de por vida de que aparezca un cáncer por someterse una sola vez a una TC es bajo: alrededor de 1 caso de cada 10.000 exámenes en niños, según los Institutos Nacionales de Salud. El riesgo es mayor cuando se llevan a cabo múltiples TC.

Tres preguntas clave que los padres pueden hacer a los proveedores de atención médica respecto a la seguridad radiológica:

  1. ¿Por qué es necesaria la prueba?
  2. ¿Los resultados cambiarán las decisiones sobre el tratamiento?
  3. ¿Existe alguna prueba alternativa que no utilice radiación?

Según los expertos, si la TC es médicamente necesaria, los beneficios superan la exposición mínima a la radiación que suponga un riesgo a largo plazo.

Si tiene preguntas acerca de la seguridad de la TC, consulte a su médico.


Revisado: Junio de 2018