Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Cuidado dental

Lavarse los dientes dos veces por día siempre es una buena idea. Esto es incluso más importante para los pacientes con cáncer infantil.

Algunos tratamientos de quimioterapia y radiación pueden provocar afecciones que se desarrollan en los dientes, las encías y la boca.

Factores de riesgo para los problemas bucales

  • La quimioterapia en pacientes administrada antes de que se formen los dientes permanentes por completo, en especial si tienen menos de 5 años
  • La quimioterapia durante un período largo de tiempo
  • La radioterapia en la cabeza o el área del cuello

El cuidado diario de los dientes, las encías y la boca puede prevenir determinados problemas. También puede aliviar algunos efectos secundarios dolorosos. Los hábitos dentales deficientes pueden empeorar los problemas.

Algunas condiciones posibles son las siguientes:

  • Mayor riesgo de sufrir caries
  • Acortamiento o adelgazamiento de las raíces de los dientes, o ausencia de dientes o raíces
  • Problemas con el desarrollo de los dientes, como dientes pequeños, pérdida temprana de los dientes o dientes de leche que no se caen
  • Problemas con el desarrollo del esmalte dental que pueden provocar manchas, surcos y fosas blancas o con cambio de la coloración, y manchas en los dientes que se producen con facilidad
  • Anomalías faciales, incluidas la sobremordida, la submordida o la asimetría facial
  • Enfermedad de las encías
  • Boca seca
  • Úlceras de la boca y la garganta (mucositis)
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para masticar o abrir la boca
  • Cicatrización o endurecimiento de los músculos de la mandíbula
  • Hinchazón o dolor en el recubrimiento de la boca y la lengua

Cuidado de los dientes y las encías

El cuidado dental adecuado es importante antes, durante y después del tratamiento contra el cáncer.

  • Deben lavarse los dientes y la lengua, al menos, dos veces por día con un cepillo de dientes de nailon con cerdas suaves. Los pacientes deben reemplazar el cepillo de dientes cada 2 meses.
  • Use un dentífrico con flúor y el sello de aprobación de la Asociación Dental Americana. En el caso de los niños menores de 3 años, use solo una mancha o una cantidad de dentífrico del tamaño de un grano de arroz. En los niños de 3 a 6 años, se debe usar una cantidad del tamaño de un frijol.
  • Utilice el hilo dental, a menos que su equipo de atención le diga lo contrario. En general, se recomienda el uso del hilo dental mientras los pacientes reciben tratamiento, a menos que sus hemogramas sean bajos. Si tiene alguna pregunta, consulte a su equipo de atención. A veces, el uso del hilo dental puede provocar sangrado y podría liberar gérmenes al torrente sanguíneo que podrían provocar una infección.
  • Evite los alimentos que sequen la boca y provoquen caries, como las gaseosas, los jugos de fruta y las golosinas.

Además, el equipo de atención puede recomendar un enjuague bucal.

Otros consejos de salud bucal

Beber agua, chupar cubitos de hielo y consumir golosinas endulzadas con xilitol puede ayudar a controlar la boca seca.

Si vomita, enjuáguese la boca con agua. De ser posible, lávese los dientes. El ácido del estómago puede erosionar los dientes.

Hable con su equipo de atención acerca de las formas de obtener vitamina D y calcio para promover la buena salud ósea. No tome suplementos a menos que se lo recomiende el equipo de atención.

Consultas regulares al dentista

Los pacientes deben consultar al dentista regularmente antes, durante y después de completar la terapia.

Antes del tratamiento

De ser posible, se recomienda a los pacientes a que se realicen un examen dental antes de comenzar el tratamiento. Pero puede que no sea posible realizar un examen o procedimientos dentales después de comenzada la terapia contra el cáncer.

Es posible que deban retirarse los frenos y otros dispositivos de ortodoncia antes del tratamiento para evitar que se produzcan complicaciones bucales, como la gingivitis, la mucositis y las caries dentales.

Durante el tratamiento

Las familias deben consultar al equipo de atención de su hijo acerca del momento adecuado para realizar las consultas al dentista después de iniciado el tratamiento contra el cáncer. También deben informar al equipo si se produce cualquier problema dental.

El dentista trabajará con otros miembros del equipo de atención médica. Tomarán decisiones sobre el cuidado dental en función de la salud dental actual del paciente y del impacto que puede tener el tratamiento contra el cáncer. Por ejemplo, el equipo puede retrasar los procedimientos dentales cuando los pacientes tienen un mayor riesgo de infección o sangrado excesivo.

Después del tratamiento

Los pacientes pueden presentar algunas afecciones dentales años después de la finalización de la terapia.

De ser posible, los sobrevivientes deben buscar a un dentista que conozca los efectos que tiene el tratamiento contra el cáncer infantil en la salud bucal. El equipo de atención del centro pediátrico puede tener algunas recomendaciones.

Los sobrevivientes deben informar a su dentista sobre el tratamiento contra el cáncer y deben compartir una copia de su plan de atención del sobreviviente.

Consecuencias de la higiene dental deficiente

La higiene dental deficiente puede provocar caries. Una carie puede convertirse rápidamente en una infección grave en un niño que está recibiendo tratamiento. Si no se trata la infección, podría extenderse y ser potencialmente mortal.

La higiene dental deficiente también puede provocar enfermedad de las encías.

Tratamientos para problemas bucales

Si ocurren problemas, existen distintos tipos de cuidado bucal y trabajo dental que pueden ser útiles:

  • Dientes permanentes que no se desarrollan con normalidad o dientes faltantes: los pacientes pueden necesitar procedimientos que mejoren el funcionamiento de los dientes. Estos procedimientos pueden incluir las coronas permanentes, la extirpación de los dientes, los implantes o, posiblemente, un dispositivo protésico.
  • Crecimiento deficiente de los huesos de la cara o la mandíbula: a veces, la cirugía reconstructiva puede ayudar.
  • Dificultad para mover los músculos de la mandíbula: el equipo dental puede recomendar la terapia-ocupacional o ejercicios de estiramiento.


Revisado: Marzo de 2019