Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Leucemia en niños y adolescentes

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es un cáncer en la sangre y la médula ósea. Es el cáncer más común en niños y adolescentes. Anualmente, se diagnostican alrededor de 3,500-4,000 casos de leucemia infantil en Estados Unidos.

La leucemia se produce cuando la médula ósea no funciona correctamente. La médula ósea es la parte interna blanda del hueso. Trabaja como una fábrica de células sanguíneas. Todas las células sanguíneas se producen aquí. Comienzan como células precursoras de la sangre (células hematopoyéticas). Si la médula ósea funciona correctamente, estas células precursoras de la sangre se convierten en células que eventualmente se transforman en glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

El gráfico muestra el proceso de formación de la sangre y cómo origina blastocitos. El gráfico comienza con una célula madre sanguínea. Hacia la izquierda, deriva en una célula madre mieloide, de la que a su vez derivan plaquetas, glóbulos rojos, mieloblastos y monoblastos. El mieloblasto se transforma en glóbulo blanco (también llamado granulocito) y el monoblasto se transforma en monocito. La rama derecha de la célula madre sanguínea origina una célula madre linfoide, de la que se derivan linfoblastos (que se transforman en glóbulos blancos).

Proceso normal de formación de la sangre.

En un paciente con leucemia, las células precursoras de la sangre no maduran correctamente. La sangre produce demasiadas células sanguíneas inmaduras o células de leucemia.

Cuando esto ocurre, la sangre no puede hacer bien su trabajo. No tiene cantidades suficientes de los siguientes componentes:

  • Glóbulos rojos: – su función es transportar oxígeno a los órganos del cuerpo. La persona se siente muy cansada debido a la anemia.
  • Glóbulos blancos: – su función es combatir la infección y la enfermedad. La persona se enferma.
  • Plaquetas – su función es formar coágulos sanguíneos. La persona sangra y se le forman moretones fácilmente.

Las leucemias pueden ser agudas o crónicas. Aguda significa que los síntomas se desarrollan rápido. La enfermedad progresará rápidamente sin tratamiento. Crónica significa que la enfermedad y los síntomas se desarrollan lentamente.

Las leucemias agudas son más comunes en los niños.

El gráfico muestra el proceso de formación de la sangre y cómo origina blastocitos. El gráfico comienza con una célula madre sanguínea. Hacia la izquierda, deriva en una célula madre mieloide, de la que a su vez derivan plaquetas, glóbulos rojos, mieloblastos y monoblastos. El mieloblasto se transforma en glóbulo blanco (también llamado granulocito) y el monoblasto se transforma en monocito. La rama derecha de la célula madre sanguínea origina una célula madre linfoide, de la que se derivan linfoblastos (que se transforman en glóbulos blancos) y blastocitos.

Proceso de formación de la sangre que genera blastos.

Signos y síntomas de la leucemia

Entre los signos y síntomas se incluyen: 

  • Fiebre
  • Infecciones frecuentes
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Sangrado y formación rápida de moretones
  • Dolor en los huesos y las articulaciones

Diagnóstico de la leucemia

Tratamiento de la leucemia

El tratamiento depende del tipo de leucemia y su categoría de riesgo. El tratamiento más común es la quimioterapia.

Otros tratamientos pueden ser los siguientes:

Pronóstico de la leucemia (perspectiva de tratamiento)

Al analizar las estadísticas de supervivencia al cáncer, los médicos generalmente usan una cantidad denominada la tasa de supervivencia a cinco años, el porcentaje de pacientes que viven, al menos, cinco años después del diagnóstico de cáncer. En los casos de leucemia aguda, es muy probable que los niños que no presentan la enfermedad luego de cinco años estén curados. Esto se debe a que es poco frecuente que estos casos de cáncer retornen después de tanto tiempo. Las tasas de supervivencia son solamente estimaciones. El médico de su hijo es la mejor fuente de información sobre la tasa de supervivencia en el caso particular de su hijo. 

Leucemias agudas

La tasa general de supervivencia a cinco años para una leucemia linfoblástica aguda (LLA) en niños es de aproximadamente el 90 por ciento.  

La tasa general de supervivencia a cinco años para niños con leucemia mieloide aguda (LMA) es del 65 al 75 por ciento. Sin embargo, las tasas de supervivencia varían de acuerdo con el subtipo de LMA y otros factores. Por ejemplo, la tasa de cura para la leucemia promielocítica aguda (LPA), un subtipo de LMA, actualmente es mayor del 90 %, pero las tasas son más bajas para otros subtipos de LMA.

Tipos crónicos de leucemia

En los tipos crónicos de leucemia, las tasas de supervivencia a cinco años son menos útiles porque los niños pueden vivir durante un período de tiempo prolongado con la leucemia sin estar realmente curados. En el pasado, las tasas de supervivencia a cinco años para la leucemia mielogéna crónica (LMC) se encontraban entre el 60 y el 80 %, pero ahora son mucho más altas.


Revisado: Junio de 2018