Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Biopsia

El primer paso en el tratamiento del cáncer es el diagnóstico. El diagnóstico del cáncer generalmente implica una biopsia. Una biopsia es un procedimiento quirúrgico para extirpar una pequeña muestra de tejido de un tumor. Un patólogo analiza el tejido con un microscopio. La histología del tejido, o cómo se ven las células, brinda información para identificar el tipo específico de cáncer.

Un patólogo trabaja con un microscopio para observar la histología del tejido para identificar un tipo específico de cáncer pediátrico.

La mayoría de los pacientes no conoce a su patólogo, pero estos médicos tienen un rol fundamental en el diagnóstico y tratamiento.

Un corte histológico muestra la médula ósea de un paciente con leucemia linfoblástica aguda pediátrica bajo el microscopio.

Este corte histológico muestra la médula ósea de un paciente con leucemia linfoblástica aguda pediátrica bajo el microscopio.

Los métodos usados para la biopsia dependen de la ubicación del tumor, la cantidad de tejido necesario y otros procedimientos planificados. Los tipos de biopsias incluyen biopsia con aguja y biopsia quirúrgica.

  • Biopsia con aguja – Se puede realizar una biopsia con aguja a través de la piel o durante un procedimiento quirúrgico. Según la ubicación del tumor, la exploración por imágenes puede ayudar a los médicos a ver el tumor y la posición de la aguja. Algunas biopsias con aguja solo usan anestesia local para adormecer el área de donde se realizará la biopsia.
  • Biopsia quirúrgica: los médicos pueden necesitar cortar la piel para realizar una biopsia. Generalmente, esto se debe a la ubicación del tumor. El cirujano utilizará una IRM, TC, u otra exploración para ayudar a localizar el tumor. A veces, se puede usar una pequeña cámara de video para ver dentro del cuerpo. Algunas biopsias solo necesitan incisiones pequeñas. Otras, requieren incisiones más grandes. En determinados casos, los médicos pueden extirpar el tumor en el momento de la biopsia. Se pueden examinar ganglios linfáticos locales y otras muestras de tejido para controlar si el cáncer se ha diseminado.

El patólogo observa las células bajo el microscopio. Si hay células cancerosas presentes, el tumor es maligno. Si no hay células cancerosas presentes, el tumor es benigno. Los tumores se evalúan según el aspecto de las células, la rapidez con la que crecen y el grado de diseminación.

  • El estadio hace referencia al lugar donde se encuentra el cáncer en el cuerpo, incluyendo dónde comenzó y a dónde se ha diseminado.
  • El grado describe cómo se ven las células diferentes con respecto a las células normales, qué tan rápido crecen y qué tan probable es que se diseminen.

Los médicos usarán la información de la biopsia para planificar el tratamiento. Se consideran diversos factores, entre ellos:

  • El tipo de cáncer
  • El tamaño del tumor
  • Si las células cancerosas se han diseminado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo

Obtenga más información sobre el diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Examen bajo anestesia (EUA)

En algunos casos, los médicos pueden realizar un examen de un paciente bajo anestesia general. Este procedimiento se llama examen bajo anestesia (exam under anesthesia, EUA). Debido a que se debe monitorear a los pacientes durante la anestesia, los EUA se realizan en un quirófano con el cuidado de un anestesiólogo. En el cáncer infantil, este procedimiento se usa generalmente para diagnosticar el retinoblastoma, un cáncer de ojo. A veces, se usan los EUA en otros exámenes, como los exámenes pélvicos. Los médicos intentan limitar el uso de anestesia siempre que sea posible. Sin embargo, determinados exámenes requieren que el niño permanezca totalmente quieto. Se puede usar la sedación según el tipo de examen, la edad del niño o el posible malestar físico o emocional.


Revisado: Junio de 2018