Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Efectos cognitivos tardíos

Algunos tratamientos para el cáncer infantil aumentan el riesgo de presentar problemas en la función cognitiva a largo plazo. Estos problemas se conocen como efectos cognitivos tardíos Estos problemas pueden hacerse visibles meses o hasta años después del tratamiento y pueden cambiar con el tiempo.

Los niños que recibieron tratamiento para tumores cerebrales o leucemia linfoblástica aguda (LLA) son más propensos a sufrir estos efectos, debido a las terapias que se utilizan para tratar estos tipos de cáncer. Sin embargo, también se han identificado problemas cognitivos en sobrevivientes de otros tipos de cáncer.

Los sobrevivientes de cáncer infantil participan en una evaluación neuropsicológica con un psicólogo. Inclinado sobre una mesa tratando de balancear un bloque de madera sobre un pasador.

Los sobrevivientes de cáncer infantil participan en una evaluación neuropsicológica con un psicólogo.

El deterioro cognitivo puede tener un impacto significativo en la calidad de vida. Los niños con efectos cognitivos tardíos son más propensos a tener problemas en la escuela y a tener un menor rendimiento académico. También son más propensos a tener problemas con el empleo, la vida independiente y el desarrollo de relaciones sociales.

Comprender los riesgos posibles para la función cognitiva puede ayudar a las familias a planificar evaluaciones regulares para detectar problemas, desarrollar un plan para abordar los problemas que surjan y brindar un mejor apoyo a los pacientes a medida que toman decisiones de vida.

Signos de problemas cognitivos en niños

  • Problemas para organizar el trabajo
  • Problemas para completar las tareas
  • Dificultad para permanecer concentrado
  • Ausencia de concentración a largo plazo
  • Problemas de memoria
  • Frustración en la escuela
  • Dificultad para planificar y llevar a cabo proyectos
  • Comportamiento impulsivo
  • Rendimiento insuficiente en la escuela, en particular, en comparación con el desempeño anterior
  • Aprendizaje más lento que el de sus compañeros
  • Falta de interés en la escuela o en actividades que requieran tareas mentales o concentración
  • Aumento de ansiedad relacionada con la escuela
  • Retraso para lograr los objetivos de desarrollo que implican habilidades cognitivas, como mantener un horario, realizar el trabajo escolar de forma independiente y seguir una serie de instrucciones.

Factores de riesgo para los efectos cognitivos tardíos

Los factores de riesgo para los efectos cognitivos tardíos incluyen los siguientes:

  • Radiación en la cabeza, cuello o en la parte superior de la columna vertebral o la terapia de irradiación corporal total (ICT), en particular a una edad temprana
  • Determinados medicamentos para quimioterapia, en especial, el metotrexato intravenoso (IV) en dosis altas, la citarabina y los tratamientos intratecales
  • Cirugías cerebrales y factores relacionados, entre ellos el alcance de la cirugía y las regiones del cerebro afectadas
  • El uso de medicamentos con corticoesteroides

Otros factores que aumentan el riesgo incluyen la edad temprana en el momento del tratamiento, la intensidad (dosis y duración) del tratamiento y las complicaciones médicas, como un accidente cerebrovascular, hidrocefalia, infección o crisis convulsivas. Las mujeres que reciben tratamiento con radiación craneal tienen un mayor riesgo de sufrir efectos cognitivos tardíos en comparación con los hombres. Los sobrevivientes que desarrollan enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, pulmonares o endocrinas, también tienen un riesgo mayor de sufrir problemas cognitivos.

Cambios en el cerebro debido a los tratamientos

Se cree que el deterioro cognitivo relacionado con los tratamientos del cáncer comienza con cambios en la sustancia blanca del cerebro. La sustancia blanca está compuesta por la mielina, que brinda una especie de aislamiento a las fibras nerviosas y permite que las señales viajen rápidamente entre las neuronas. La mielinización y el desarrollo de la sustancia blanca continúa durante la adultez.

Con el tiempo, también se observan diferencias en la sustancia gris del cerebro. La sustancia gris está compuesta por las neuronas, o células nerviosas, que son responsables del procesamiento de la información y la comunicación en el cerebro.

La maduración de las sustancias blanca y gris del cerebro corresponde a un aumento en la función cognitiva, entre ellas la atención, el razonamiento y la resolución de problemas.

Determinados tratamientos de quimio y radioterapia craneal pueden interferir con el desarrollo de la sustancia blanca en el lóbulo frontal del cerebro. Esto puede provocar un deterioro cognitivo que se vuelve más notable con el tiempo. El tratamiento también puede afectar la sustancia gris en determinadas regiones del cerebro, como el hipocampo, una estructura involucrada en la formación de la memoria, que es particularmente sensible a la radiación craneal.

Los tratamientos también dañan al cerebro al causar inflamación y daño en las células y los vasos sanguíneos. El daño en los vasos sanguíneos del cerebro puede provocar diversos efectos, entre ellos, hemorragias y accidentes cerebrovasculares. Los accidentes cerebrovasculares pueden ser de gran magnitud con cambios repentinos y notorios, o pequeños con cambios sutiles que se acumulan con el tiempo. Estos efectos pueden ocurrir meses o años después del tratamiento.

Otros factores relacionados con el tratamiento pueden afectar la función cognitiva indirectamente. Estos incluyen problemas de audición o vista, falta de escolarización y problemas emocionales o sociales.

Evaluación de la función cognitiva

La especialidad médica que se centra en el aprendizaje, comportamiento y desarrollo cerebral se denomina neuropsicología. Una evaluación neuropsicológica mide los diferentes aspectos del funcionamiento, entre ellos:

  • Logros en habilidades, como lectura y matemáticas
  • Atención y concentración
  • Aprendizaje y memoria
  • Organización, planificación y resolución de problemas
  • Lenguaje
  • Habilidades visoespaciales
  • Coordinación motriz
  • Función conductual, emocional y social

Para la evaluación cognitiva también es importante medir la inteligencia general y el rendimiento académico. Las observaciones de los padres y maestros también se utilizan para evaluar las fortalezas y debilidades del niño en los procesos cognitivos, emociones, habilidades sociales y comportamiento.

Inicio de los problemas cognitivos

Las dificultades cognitivas relacionadas con el cáncer infantil y sus tratamientos pueden tener los siguientes resultados:

  • Una pérdida funcional en comparación con las habilidades previas o
  • Una disminución en la función en comparación con lo que se consideraría normal para la edad y el desarrollo.

Para la mayoría de los sobrevivientes del cáncer infantil, los problemas cognitivos no se deben a una pérdida de las habilidades. Generalmente, los problemas son causados por un ritmo más lento de aprendizaje. Los niños aún pueden aprender habilidades nuevas y desarrollarlas, pero no a la misma velocidad que sus pares.

Los efectos cognitivos tardíos en los sobrevivientes del cáncer infantil suelen estar relacionados con problemas en la función ejecutiva. Esto incluye la memoria de trabajo, el pensamiento flexible y el autocontrol. Estas habilidades le permiten a la persona planificar, organizarse y resolver problemas. Por lo general, el déficit se observa en la atención, velocidad de procesamiento y la capacidad para organizar y completar tareas.

Los problemas se pueden volver más visibles durante tiempos clave de la transición académica. A medida que el niño madura, los padres y maestros esperan una mayor independencia en la organización y el aprendizaje aplicado. Para los niños con deficiencia cognitiva, las demandas en aumento se vuelven difíciles de controlar. Las habilidades y destrezas no cumplen con las expectativas, y los pares progresan más rápido.

Las deficiencias cognitivas suelen tener un impacto en el potencial educativo y profesional. Estas dificultades también pueden tener un efecto negativo en las funciones sociales y emocionales, así como en la calidad de vida general.

Una intervención temprana y un monitoreo continuo pueden ayudar a los sobrevivientes a controlar los efectos cognitivos tardíos.

Dos pacientes adolescentes con cáncer juegan al billar.

Encontrar oportunidades para realizar actividades sociales y desarrollar relaciones cercanas puede ayudar a proteger la función cognitiva a lo largo de la vida.

Maneras de controlar los efectos cognitivos tardíos

Generalmente, los tratamientos para el cáncer causan algo de daño en las estructuras del cerebro que pueden, o no, ser permanentes y tener diversos efectos, desde muy leves a graves. Es importante comprender las limitaciones individuales para proporcionar las intervenciones y los recursos adecuados que satisfagan las necesidades de los pacientes. Los cambios saludables en el estilo de vida también ayudan a mejorar y proteger la salud cognitiva.

  1. Algunos pacientes se benefician con los medicamentos, en especial para ayudar con la atención y concentración. Ejemplo de esto son los medicamentos estimulantes que se usan para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Se están estudiando medicamentos para la función cognitiva, entre ellos, el metilfenidato, el donepezilo y el modafinilo en los sobrevivientes de cáncer. Las familias pueden trabajar junto a un pediatra o médico de atención primaria para controlar los medicamentos y monitorear los posibles efectos secundarios.

  2. Las intervenciones realizadas por un terapeuta pueden ayudar a los sobrevivientes a desarrollar estrategias para abordar la debilidad. Ejemplos de estas estrategias pueden ser descomponer problemas en tareas más pequeñas o usar estrategias de asociación para la memoria. Los terapeutas también pueden ayudar a los pacientes a usar sus fortalezas para sobrellevar cualquier limitación. Un psicólogo capacitado en rehabilitación cognitiva puede identificar y abordar las necesidades específicas para un enfoque de atención personalizado. Los especialistas en aprendizaje y programas escolares pueden brindar apoyo y adaptaciones dentro del entorno académico.

    Apoyo escolar

  3. Las tareas y actividades que son mentalmente desafiantes pueden mejorar la función cognitiva. Existen "juegos mentales" computarizados, que van desde programas de computadoras recetados por psicólogos hasta aplicaciones de juegos gratuitas. Aprender nuevas habilidades, hacer rompecabezas y participar en juegos que involucren la memoria o lógica pueden mejorar la salud del cerebro. La clave es encontrar algo que sea desafiante de forma progresiva para que las tareas se vuelvan más difíciles a medida que se perfeccionan las habilidades.

  4. Las investigaciones sugieren que los entornos sociales enriquecidos pueden mejorar la salud mental y cognitiva. Las interacciones sociales pueden modificar la química cerebral y mejorar el crecimiento de las células nerviosas. Para las personas con deficiencias cognitivas, la participación social puede ser más difícil. Las intervenciones que tienen como objetivo las habilidades sociales y comunicativas pueden ser importantes para los sobrevivientes de cáncer, en particular para los niños que atravesaron largos periodos de aislamiento debido a los tratamientos o la enfermedad. Encontrar oportunidades para realizar actividades sociales y desarrollar relaciones cercanas puede ayudar a proteger la función cognitiva a lo largo de la vida.

  5. Se ha demostrado que el ejercicio físico mejora la salud del cerebro y la función cognitiva. Estar activo promueve el crecimiento de células cerebrales en las partes del cerebro asociadas con el aprendizaje y la memoria. El ejercicio puede ayudar a los sobrevivientes a controlar el estrés, la ansiedad y la depresión. La actividad física también mejora la salud y el estado físico general. Todos estos beneficios son importantes para los sobrevivientes de cáncer.

    Actividad física

  6. Los buenos hábitos de sueño son importantes para una función cognitiva óptima. La falta de sueño y la fatiga están vinculados con una mala función cognitiva en los sobrevivientes de cáncer. El sueño inadecuado también puede causar efectos negativos en la inmunidad y la salud cardíaca. Algunos sobrevivientes del cáncer infantil pueden desarrollar trastornos del sueño, como la apnea del sueño. Es importante que el médico de atención primaria conozca sus síntomas, como fatiga excesiva, ronquidos fuertes, insomnio o sueño agitado.

    Aprenda formas de mejorar el sueño:

Elegir comidas saludables, reducir el estrés y controlar las condiciones de salud, como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas, también es importante para la salud del cerebro y la función cognitiva. La enfermedad cardíaca y los problemas pulmonares que ocurren como efectos tardíos de los tratamientos del cáncer pueden contribuir a la disminución de las funciones cognitivas. Por ello, es importante que todos los sobrevivientes de cáncer tengan un enfoque sobre la salud, incluso sobre la salud del cerebro, que sea de por vida.

Tomar el control de la salud cognitiva

Los pacientes y las familias pueden tomar medidas para promover la salud cognitiva durante la supervivencia.

  • Conozca su riesgo. Hable con su médico sobre el riesgo de sufrir efectos cognitivos tardíos relacionados con sus tratamientos.
  • Detecte la presencia de los signos de dificultades cognitivas. Debido a que los problemas cognitivos pueden desarrollarse mucho tiempo después de finalizado el tratamiento, es importante estar atento a los signos de efectos cognitivos tardíos.
  • Realícese evaluaciones regulares. Las evaluaciones de neuropsicología periódicas pueden ayudar a detectar problemas de forma temprana, prevenir la frustración y permitir una intervención rápida.
  • Pida ayuda. Los psicólogos y especialistas en educación pueden ofrecer estrategias de afrontamiento para lidiar con los efectos cognitivos tardíos. La capacitación laboral y de habilidades también puede ser beneficiosa, en especial para los adolescentes y adultos jóvenes en la transición a la vida independiente. El asesoramiento matrimonial y familiar puede ayudar a los sobrevivientes y a sus familias a comprender y controlar los efectos de las deficiencias cognitivas en las relaciones.
  • Ponga en práctica buenos hábitos de salud. Muchos hábitos que son buenos para la salud física, también son buenos para la salud cognitiva. Manténgase activo, duerma lo suficiente, controle el estrés y coma sano para un bienestar físico y mental óptimo.


Revisado: Junio de 2018