Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Radioterapia para el cáncer infantil

La radioterapia es un tratamiento que se utiliza para muchos tipos de cáncer infantil.

Esta terapia utiliza haces de radiación, que pueden ser rayos X o protones, para encoger los tumores y eliminar las células cancerosas. La radiación daña el ADN dentro de las células cancerosas.

El oncólogo radiólogo es el médico a cargo de la radioterapia. El oncólogo radiólogo trabaja con el equipo de radioterapia para desarrollar un plan de tratamiento para el caso de cada niño.

En ocasiones, la radiación puede ser el único tratamiento. En otros casos, el plan de tratamiento puede combinar la radioterapia con otros tratamientos, como la cirugía y la quimioterapia.

La radiación actúa sobre el cáncer, pero puede dañar el tejido sano alrededor. Este daño puede causar efectos secundarios. Algunos efectos secundarios pueden afectar el crecimiento y el desarrollo de los niños y adolescentes. El equipo médico diseña los tratamientos para proteger la mayor cantidad de tejido sano posible.

Recibir radioterapia

Consulta

El paciente y la familia tendrán una reunión con los miembros del equipo de tratamiento. El equipo les explicará el proceso del tratamiento y responderá sus preguntas. Las familias pueden anotar sus preguntas antes de la cita y deben sentirse cómodos preguntándole al equipo de tratamiento si hay algo que no les ha quedado claro. A veces es útil llevar a un familiar o un amigo para que ayude a tomar notas. Si a las familias les surgen más preguntas luego de la cita, deben ponerse en contacto con el equipo para pedirles respuestas.

Es posible que el médico hable con los padres sobre si el paciente debe recibir sedación. Es posible que los médicos recomienden la sedación en el caso de niños pequeños y otros pacientes que pueden tener dificultades para quedarse quietos.

El equipo de tratamiento hablará con los padres sobre el objetivo y los efectos secundarios del tratamiento de radiación. Este proceso se denomina consentimiento informado. Es cuando un paciente y su familia dan su permiso antes de que el tratamiento pueda comenzar.

Un radioterapeuta prepara la computadora para un tratamiento oncológico pediátrico con radiación junto con otro radioterapeuta y un paciente en el fondo.

Se requiere mucha preparación y planificación para diseñar tratamientos que eliminen el cáncer, limiten el daño a las células sanas y disminuyan los efectos tardíos de la manera más efectiva.

Simulación

La simulación es el primer paso en la planificación del tratamiento de radiación del paciente. El paciente recibirá una exploración por TC y, en ocasiones, una IRM para mostrar exactamente dónde se encuentra el tumor (o dónde se encontraba, si se realizó una cirugía).

Antes de la simulación, se realizará una máscara o un molde del cuerpo a medida para ayudar a los pacientes a recostarse en la posición adecuada para el tratamiento.

Agente de contraste para una TC o una IRM

En la mayoría de los casos, los pacientes recibirán un agente de contraste para una simulación de TC o IRM. El cronograma del paciente contendrá indicaciones de no comer ni beber antes de recibir el contraste. Es muy importante seguir las indicaciones al pie de la letra. Notifique al equipo de terapia sobre cualquier antecedente de alergias a los agentes de contraste.

Si se utiliza un material de contraste, el paciente necesitará una IV. Si el paciente no tiene un puerto, una vía central u algún otro dispositivo IV, un enfermero deberá colocar uno.

La exploración por TC es un estudio de rayos X necesario para ayudar a determinar el plan de tratamiento de radiación. El paciente se recuesta con la máscara o molde del cuerpo sobre una mesa lisa (llamada camilla) que se desliza (o se mueve) de manera automática a través del escáner que se ve como un anillo o dona gigante. Las imágenes se producen mediante este proceso. Lleva cerca de una hora.

Cuando se utiliza una IRM para ayudar con la planificación del tratamiento de radiación, el paciente se recuesta con la máscara o molde del cuerpo y el área de la que se tomará la imagen se coloca dentro del imán (dentro de la abertura redonda del dispositivo de IRM). El dispositivo de IRM hace ruidos fuertes, por lo que se utilizan tapones o auriculares para proteger los oídos. Generalmente, la IRM toma entre 30 minutos y una hora.

El paciente debe usar ropa cómoda y suelta, que no contenga metal como broches, botones o cierres. Entre las opciones más apropiadas se encuentran las camisetas con pantalones deportivos, los pantalones de pijama u otros pantalones de cintura elastizada. Con frecuencia, el equipo de tratamiento le pedirá al paciente que se coloque una bata de hospital.

Durante la simulación se seguirán varios pasos para asegurarse de que la radiación se aplique en el lugar exacto del tratamiento cada vez.

Medición y marcado

  • Un radioterapeuta o un enfermero colocará un pequeño tatuaje (del tamaño de una peca) en la piel del paciente con una aguja esterilizada muy pequeña. Solo se utiliza la punta de la aguja. En algunos centros pediátricos se utilizan marcadores permanentes o de pintura. 
  • Esta marca ayuda a dirigir la radiación de manera segura y precisa al área del tratamiento.

Planificación del tratamiento

Luego de la simulación, el oncólogo radiólogo trabajará con los dosimetristas y los físicos médicos para desarrollar un plan de tratamiento.

El equipo planeará la cantidad y la frecuencia de la radiación y hará un mapeo de los haces de radiación.

El oncólogo radiólogo escribirá la receta en la que detallará exactamente cuánta radiación se aplicará, con qué frecuencia y en dónde. No todos los cánceres se tratan con la misma cantidad de radiación. El plan de tratamiento depende de varios factores, incluidos el tipo de tumor y la edad del niño

Antes de comenzar el primer tratamiento, el equipo de radioterapia tomará imágenes de rayos X del paciente con la máquina de tratamiento y verificará que todos los ajustes de la máquina de tratamiento sean correctos. Estas imágenes confirman que el área sobre la que se aplica el tratamiento sea la ubicación exacta indicada por el médico. El médico dará su aprobación de las imágenes antes de que comience el tratamiento de radiación.

Trabajo en conjunto con la familia del paciente

Antes de comenzar con las sesiones de tratamiento, el oncólogo radiólogo le explicará a la familia el plan de tratamiento del paciente. Este es un momento excelente para que las familias hagan preguntas. Es posible que un especialista en vida infantil trabaje con los pacientes para explicarles el proceso del tratamiento con juego médico y un lenguaje fácil de comprender para los niños.

El oncólogo radiólogo explicará lo siguiente:

  • Cuánto se estima que durará cada sesión de tratamiento de radiación.
  • El número total de tratamientos (el cronograma normal es de 5 días a la semana, durante 1 a 7 semanas).
  • Cuántos días de “descanso” habrá entre los tratamientos del paciente. Este tiempo de descanso le da a la radiación tiempo de eliminar las células cancerosas y ayuda a las células sanas a recuperarse. Por lo general, el paciente no recibirá tratamientos los fines de semana.
  • El oncólogo radiólogo también hablará con los pacientes y las familias sobre la importancia de que el paciente permanezca quieto durante las sesiones de tratamiento. Los especialistas en vida infantil pueden trabajar con los pacientes sobre técnicas de relajación.
  • Si los pacientes no pueden quedarse quietos, podrá aplicarse sedación, por lo que es posible que un anestesiólogo también forme parte del equipo de tratamiento.
Radioterapeuta colocando al paciente en un molde de su cuerpo, también llamado sillón moldeable, con otro radioterapeuta en el fondo.

Se acomodará a los pacientes de radioterapia en un dispositivo adaptado para asegurarse de que se mantengan en la misma posición durante cada tratamiento. Estos dispositivos pueden ser una máscara o un molde del cuerpo, también llamado sillón moldeable.

Una cita típica de radioterapia

La mayoría de los pacientes que reciben tratamiento de radiación lo hacen como pacientes ambulatorios. El encargado del cronograma trabajará con las familias para organizar las citas de radiación. Si el paciente recibe sedación, se hará una cita aparte para este procedimiento.

Los pacientes y las familias deben seguir en todo momento el procedimiento de registro del centro pediátrico.

En la mayoría de los casos, el cronograma será similar al siguiente:

  • Antes de cada visita, los pacientes y los padres se registrarán en admisión. Luego irán al área de espera de radiación oncológica. Las salas de espera pediátricas usualmente cuentan con un área de juegos.
  • Cuando sea el momento del tratamiento, algún miembro del equipo de atención, generalmente el radioterapeuta o un enfermero de radiación oncológica, acompañará al paciente y quizás a uno de los padres hasta el área de tratamiento.
  • Si se requiere sedación, un miembro del equipo de anestesia se encontrará con el paciente y el padre o la madre. En algunos centros de tratamiento, uno de los padres puede quedarse con el paciente hasta que sea hora de comenzar el tratamiento de radiación. Algunos centros les pedirán a los padres que permanezcan en el área de espera.
  • En la sala de tratamiento, el radioterapeuta o el enfermero colocará al paciente en posición sobre la mesa de radiación con la máscara o molde del cuerpo del paciente. El equipo tratará de que el paciente esté lo más cómodo posible, quizás con una manta o un almohadón especial debajo de las piernas del paciente. (En ocasiones, el posicionamiento lleva más tiempo que la sesión de radiación en sí).
  • El radioterapeuta se irá a una habitación contigua o cercana para comenzar con el tratamiento de radiación. El paciente estará solo en la habitación de tratamiento de radiación. Pero el radiólogo podrá ver, escuchar y hablar con el paciente en todo momento.
  • La máquina se alineará para apuntar la radiación a la ubicación precisa del tratamiento, y a veces hará esto mediante la toma de una imagen de rayos X del paciente. El paciente verá los haces de láser que se utilizan para posicionar la radiación pero no los sentirá.
  • El paciente no puede ver ni sentir el tratamiento de radiación mientras este se lleva a cabo, pero la máquina hará ruido.
  • Una vez finalizada la sesión de tratamiento, el equipo de atención ayudará al paciente a bajarse de la cama. En general, si no se ha utilizado sedación, los pacientes pueden regresar a sus actividades normales. Si se administró un sedante, el paciente debe recuperarse de los efectos primero antes de poder abandonar el área de radiación oncológica.

Consultas de seguimiento

El paciente tendrá consultas de seguimiento frecuentes con el oncólogo radiólogo. Durante una consulta de seguimiento, los pacientes reciben pruebas de diagnóstico por imágenes, generalmente una exploración por TC, TEP o IRM para monitorear la manera en la que el cáncer responde al tratamiento.

Consejos útiles

  • Llegue con tiempo a las citas de radioterapia, incluso algunos minutos antes, para dejar tiempo para registrarse. Cuando un paciente llega tarde, esto puede complicar el cronograma de radiación oncológica de otros pacientes. Es posible que los pacientes que lleguen tarde deban esperar a que otros pacientes reciban su tratamiento.
  • Si se utiliza una máscara durante el tratamiento de radiación, el peinado del paciente debe ser el mismo que tenía cuando se moldeó la máscara. Si existe la posibilidad de que el paciente pierda el cabello, es probable que el paciente deba cortarse el pelo antes de la simulación.
  • Lo mejor es usar ropa cómoda y suelta como camisetas con pantalones deportivos, pantalones de pijama u otros pantalones de cintura elastizada.
  • Los centros pediátricos tienen distintas políticas en relación con la posibilidad de que los padres observen las sesiones de terapia. Algunos permiten que uno o ambos padres observen. Otros les pedirán a los padres que permanezcan en el área de espera. Lo más probable es que no se les permita a los hermanos observar las sesiones, y deberán permanecer en el área de espera bajo la supervisión de un adulto. Las familias deben tenerlo en cuenta al planificar, para que haya un adulto cuidando a los hermanos en todo momento.
Dos radioterapeutas preparando a un paciente de cáncer pediátrico para un tratamiento de radiación.

En general, la radioterapia trata un área localizada y pequeña del cuerpo como una parte del cerebro, la columna vertebral, el tejido blando o los huesos. 


Revisado: Junio de 2018