Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Síndrome de lisis tumoral

¿Qué es el síndrome de lisis tumoral?

El síndrome de lisis tumoral (SLT) es una complicación grave que puede ocurrir durante los primeros estadios del tratamiento del cáncer. Cuando las células cancerosas mueren y se descomponen, liberan sustancias en la sangre, incluidos potasio, fósforo y ácidos nucleicos. Los niveles altos de estas sustancias causan cambios en el metabolismo que pueden dañar el corazón, los riñones, el hígado y otros órganos. El síndrome de lisis tumoral puede poner en peligro la vida y se considera una emergencia relacionada con el cáncer.

El síndrome de lisis tumoral es más común en pacientes con linfoma no Hodgkin o leucemia. Sin embargo, puede ocurrir con el tratamiento de cualquier cáncer de crecimiento rápido. Si el síndrome de lisis tumoral ocurre luego de comenzar una terapia contra el cáncer, por lo general se desarrolla en un período de entre 1 y 3 días. Algunos pacientes pueden tener estos cambios en el metabolismo incluso antes de que comience el tratamiento debido a la rápida renovación de las células cancerosas. El síndrome de lisis tumoral puede progresar rápidamente y se necesita atención médica inmediata. Se realizan análisis de sangre frecuentes para monitorear y tratar los cambios en el metabolismo antes de que se conviertan en un problema o causen síntomas físicos.

Los pacientes que padecen determinados tipos de cáncer como linfoma de Burkitt, leucemia linfoblástica aguda (LLA), leucemia mielógena aguda (LMA) u otros factores de riesgo se monitorean atentamente en la primera fase del tratamiento. La terapia preventiva puede incluir la administración de líquidos por vía intravenosa para la hidratación y de medicamentos como el rasburicase o el alopurinol para controlar los aumentos del ácido úrico, y el lantano o hidróxido de aluminio (Amphojel®) para controlar los aumentos del fósforo.

Diagnóstico del síndrome de lisis tumoral

El síndrome de lisis tumoral puede causar daño permanente a los órganos o incluso la muerte súbita. Se monitoreará atentamente a los niños con mayor riesgo.

El diagnóstico del síndrome de lisis tumoral se realiza por medio de análisis de sangre. Los médicos buscan un conjunto de cambios que incluyen los siguientes:

  • Niveles altos de potasio
  • Niveles altos de ácido úrico
  • Niveles altos de fósforo
  • Niveles bajos de calcio

Síntomas del síndrome de lisis tumoral

Los síntomas del síndrome de lisis tumoral son causados por desequilibrios metabólicos en el cuerpo. Se monitorea atentamente a los niños con riesgo de padecer el síndrome de lisis tumoral. En la mayoría de los casos, los desequilibrios metabólicos se tratan antes de que aparezcan los síntomas. Sin embargo, los síntomas asociados con el síndrome de lisis tumoral pueden incluir los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Crisis convulsivas
  • Cambios en el ritmo cardíaco
  • Calambres o espasmos musculares
  • Desmayos
  • Debilidad
  • Fatiga o letargo
  • Dolor en el abdomen o la espalda
  • Retención de líquidos, hinchazón o edema

Muchos de estos síntomas pueden ser efectos secundarios de la quimioterapia o tener otras causas.

El síndrome de lisis tumoral es causado por la liberación repentina de contenidos celulares en la sangre que provocan desequilibrios metabólicos en el cuerpo. En condiciones normales, las sustancias que el cuerpo no puede usar se filtran de la sangre a través de los riñones. Luego, los desechos se eliminan a través de la orina. Esto ayuda al cuerpo a mantener su equilibrio químico. Si muchas células cancerosas mueren al mismo tiempo, el cuerpo no puede eliminar todas las sustancias necesarias y estas empiezan a acumularse en el cuerpo. Los cambios en el metabolismo pueden causar problemas en todo el cuerpo.

Cambio en el metabolismo Efectos en el cuerpo
Potasio alto (hiperpotasemia) Cambios en la función cardíaca, problemas musculares, fatiga, paro cardíaco, muerte súbita
Ácido úrico alto (hiperuricemia) Lesión en los riñones, insuficiencia renal
Fosfato alto (hiperfosfatemia) Lesión en los riñones, calambres musculares, crisis convulsivas, problemas cardíacos
Calcio bajo (hipocalcemia) Náuseas, vómitos, calambres musculares, crisis convulsivas, problemas cardíacos, confusión

Factores de riesgo del síndrome de lisis tumoral

Los tipos de cáncer más frecuentemente asociados con el síndrome de lisis tumoral en niños incluyen la leucemia o linfoma de Burkitt, la leucemia linfoblástica aguda (LLA) y la leucemia mieloide crónica (LMC).

Los factores de riesgo del síndrome de lisis tumoral incluyen los siguientes:

  • Cáncer de crecimiento rápido
  • Cáncer que responde rápidamente a la quimioterapia
  • Masa cancerosa grande
  • Estadio avanzado de cáncer
  • Carga de cáncer elevada

Los médicos evalúan la carga de cáncer usando el tamaño del tumor, el conteo de glóbulos blancos, el nivel de lactato deshidrogenasa (LDH) y la implicación de la médula ósea.

Determinadas características del paciente también pueden aumentar el riesgo. Estas incluyen las siguientes:

  • Niveles altos de ácido úrico o fosfato antes del tratamiento
  • Mal funcionamiento de los riñones
  • Baja producción de orina
  • Orina ácida
  • Presión arterial baja
  • Deshidratación
  • Masa mediastinal
  • Agrandamiento del bazo

El síndrome de lisis tumoral ocurre con mayor frecuencia como respuesta a una terapia intensiva contra el cáncer. Los tratamientos asociados con el síndrome incluyen los siguientes:

  • Quimioterapia de combinación
  • Corticoesteroides
  • Radioterapia

Prevención y abordaje del síndrome de lisis tumoral

Se pueden tomar medidas para ayudar a prevenir el síndrome de lisis tumoral y tratar los desequilibrios metabólicos en caso de que ocurran. La hidratación por vía IV y los medicamentos se usan como tratamientos preventivos para los niños con mayor riesgo. A algunos pacientes se les puede administrar una quimioterapia menos intensiva durante un período corto antes de comenzar con la terapia agresiva para que la lisis tumoral ocurra más lentamente. Esto puede facilitar su control, ayudar al cuerpo a mantener su equilibrio químico y prevenir el daño a los riñones. El abordaje del síndrome de lisis tumoral incluye el monitoreo de análisis de sangre, el tratamiento de desequilibrios metabólicos específicos y el apoyo de la función de los riñones.

Análisis de laboratorio y monitoreo de síntomas

Los pacientes con mayor riesgo de sufrir síndrome de lisis tumoral deben ser monitoreados con atención, especialmente durante la primera semana de tratamiento. La atención médica inmediata puede reducir los efectos tóxicos en el cuerpo.

El monitoreo del síndrome de lisis tumoral debe incluir lo siguiente:

  • Evaluación de los síntomas
  • Medición del ingreso de orina
  • Análisis de laboratorio para controlar potasio, fosfato, calcio, ácido úrico, nitrógeno ureico en sangre (NUS), creatinina y lactato deshidrogenasa.

El cronograma de monitoreo dependerá de si se considera que el paciente es de riesgo alto, intermedio o bajo.

Líquidos por vía IV para la hidratación

Por lo general, se inicia la administración de líquidos por vía IV en el diagnóstico y se continúa durante la quimioterapia. Una hidratación adecuada es importante para prevenir los desequilibrios químicos en la sangre y apoyar la función de los riñones. Se monitoreará con atención a los pacientes que tienen una diuresis baja. Algunos pacientes pueden necesitar medicamentos que ayuden con la micción (diuréticos) o incluso diálisis para ayudar a filtrar la sangre hasta que se recupere el riñón.

Medicamentos para disminuir el ácido úrico

Los medicamentos que se usan para tratar el ácido úrico alto (hiperuricemia) en el síndrome de lisis tumoral en niños incluyen el alopurinol y el rasburicase.

El alopurinol evita la producción de ácido úrico. Por lo general, los pacientes toman alopurinol entre 2 y 3 días antes de comenzar la quimioterapia y continúan tomándolo durante 10 a 14 días. Se usa principalmente como un medicamento preventivo.

El rasburicase descompone y disminuye el ácido úrico en la sangre. Es de acción rápida y, por lo general, actúa dentro de las 4 horas. El rasburicase se puede usar para prevenir o tratar el ácido úrico alto. Sin embargo, los pacientes con una deficiencia de G-6-PD no deben tomar este medicamento. El rasburicase también es un tratamiento más costoso comparado con el alopurinol y no está disponible en todos lados.

Medicamentos para disminuir el fosfato

Se pueden administrar medicamentos para disminuir los niveles de fosfato en la sangre. Estos medicamentos, llamados aglutinantes de fosfato, se adhieren al fosfato para evitar que se absorba en el sistema digestivo. Los ejemplos de estos medicamentos incluyen el lantano y el hidróxido de aluminio (Amphojel®).

Tratar los desequilibrios de electrolitos

Los desequilibrios metabólicos (potasio alto, fosfatos altos y calcio bajo), por lo general, pueden tratarse apoyando la función de los riñones. Sin embargo, estos desequilibrios pueden ser un riesgo inmediato para los pacientes y es posible que se necesiten tratamientos específicos. Es muy importante mantener una hidratación adecuada. Determinados suplementos de electrolitos deben eliminarse de los líquidos por vía IV durante el abordaje del síndrome de lisis tumoral.

Diálisis de los riñones

El daño a los riñones es una complicación común del síndrome de lisis tumoral. El ácido úrico alto puede provocar la formación de cristales en los túbulos renales, áreas pequeñas del riñón que ayudan a filtrar la sangre. Se toman todas las medidas para proteger el riñón, incluidas la hidratación, el uso de diuréticos y la terapia preventiva con alopurinol o rasburicase. Sin embargo, aún con la atención médica adecuada, los riñones pueden dejar de funcionar correctamente. Los pacientes pueden necesitar diálisis para filtrar la sangre hasta que los riñones se curen. Para la mayoría de los pacientes, la función de los riñones mejorará lentamente con el tiempo. Sin embargo, algunos pacientes pueden sufrir un daño duradero a los riñones después del síndrome de lisis tumoral, aún con las medidas preventivas.

El síndrome de lisis tumoral es poco común. Sin embargo, puede causar problemas graves de salud. Se monitorea atentamente a los pacientes en riesgo para poder tratar los desequilibrios metabólicos. Es importante seguir las instrucciones sobre la ingesta de líquidos, la dieta y los medicamentos. Su médico puede ayudarlo a entender el síndrome de lisis tumoral y saber si su hijo está en riesgo. Siempre consulte a su equipo de atención cuando tenga inquietudes sobre la salud e informe los cambios en los síntomas que ocurren durante o después del tratamiento.


Together
no avala ningún producto de marca mencionado en este artículo.


Revisado: Diciembre de 2018