Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

La prevención de infecciones

Por lo general, los niños con cáncer tienen un sistema inmunitario débil a causa del cáncer o de los tratamientos del cáncer. Esto significa que son más vulnerables a las enfermedades e infecciones. Los pacientes y las familias pueden ayudar a evitar las enfermedades y disminuir el riesgo de infección al seguir algunos pasos simples:

Lavarse las manos

La mejor manera de prevenir una infección es lavándose las manos frecuentemente con agua y jabón.  También se puede usar un desinfectante para manos a base de alcohol.  Los proveedores de atención médica y cuidadores deben mantener una buena higiene en las manos al brindar atención médica.  

Mantener una buena higiene personal 

Un cuidado personal simple a diario es importante para prevenir una infección.  Esto incluye el cepillado de dientes y un buen cuidado bucal, bañarse a diario, proteger la piel y seguir los consejos del equipo médico para el cuidado de las heridas y de la vía o catéter. 

Mantener limpias las áreas de los pacientes

Para algunos niños con un sistema inmunitario débil, hasta el polvo y la suciedad pueden tener gérmenes nocivos. La limpieza básica de los pisos y superficies puede ayudar a reducir el riesgo de infección. Se le debe prestar especial atención a las áreas donde el niño recibe la atención médica. Los juguetes y otros objetos que los niños usan pueden tener gérmenes. Limpie los juguetes y dispositivos electrónicos regularmente. Lave los juguetes blandos, mantas y ropa blanca en agua caliente. Cambie las sábanas y la ropa blanca con frecuencia. 

Evitar el contacto

Manténgase alejado de las personas enfermas. Hasta los resfriados pueden ser peligrosos para los pacientes con un sistema inmunitario débil. Algunos pacientes pueden necesitar usar máscaras especiales para filtrar los gérmenes del aire. Los familiares que están enfermos pueden usar máscaras para reducir el riesgo de propagación de gérmenes al paciente.

Vacunarse

Los cuidadores y familiares deben seguir las recomendaciones sobre las vacunas, incluyendo las vacunas contra la gripe (influenza) y tos convulsa (tos ferina). Los pacientes deben vacunarse siguiendo los consejos de su médico. Algunos pacientes con un sistema inmunitario débil no pueden recibir determinadas vacunas, en especial las vacunas vivas. Esto hace que sea aún más importante que las personas que los rodean se vacunen.

Prestar atención a la materia fecal blanda

La diarrea en los pacientes con cáncer se puede deber a la quimioterapia, a la radioterapia o a una infección. Lávese las manos y desinfecte las superficies. Use guantes para cambiar los pañales. 

Estar atento

Las cosas que uno no suele considerar pueden ser una fuente de infección para los niños con un sistema inmunitario débil. Hable con su equipo médico sobre estos posibles riesgos:

  • Flores frescas: las flores y plantas pueden tener bacterias y hongos que pueden ser nocivos.
  • Mascotas y animales: evite el contacto con animales que no sean mascotas. Asegúrese de que las mascotas estén vacunadas, tengan buena salud y que las bañen con frecuencia.
  • Suciedad y tierra: algunos pacientes pueden enfermarse de Aspergillus y otros gérmenes del polvo y la suciedad.
  • Multitudes y piletas: algunos niños deben evitar estos lugares para reducir el riesgo de enfermarse.

Pensar sobre la seguridad alimentaria

Lávese las manos antes de preparar y comer alimentos, y mantenga limpias las áreas donde se preparan los alimentos. Almacene y cocine los alimentos adecuadamente. Lave las frutas y verduras antes de comerlas. Hable con su médico sobre los alimentos que se deben evitar y siga las instrucciones alimentarias.  

Riesgo de infección y el cáncer

Los niños con un sistema inmunitario débil no pueden combatir los gérmenes tan bien como las personas con sistemas inmunitarios saludables. Las enfermedades comunes, tales como el virus sincitial respiratorio (VSR) o la gripe, pueden ser muy peligrosos para los niños con cáncer. Algunos pacientes pueden correr riesgo de contraer una infección por Aspergillus, un hongo que se encuentra comúnmente en el aire. Los niños con una inmunidad baja contraen infecciones con mayor facilidad y tienen más problemas para recuperarse.


Revisado: Junio de 2018