Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Síndrome de Li-Fraumeni (SLF)

¿Qué es el síndrome de Li-Fraumeni?

El síndrome de Li-Fraumeni (LFS, por sus siglas en inglés) es una condición rara que hace que una persona afectada tenga más probabilidades de desarrollar uno o más cánceres durante su vida. Por lo general, se hereda de un miembro de la familia.

Los tipos de cáncer más comúnmente asociados con el SLF son:

En casos menos frecuentes, las personas con síndrome de Li-Fraumeni presentan otros tipos de cáncer, entre ellos:

  • Melanoma
  • Cáncer de tiroides
  • Adenocarcinoma pulmonar
  • Cáncer del aparato digestivo (esófago, estómago, páncreas o colon)
  • Cáncer de las vías urinarias (riñón, vejiga)
  • Cáncer del aparato reproductor (útero, ovarios, próstata, gónadas)

Los médicos Frederick Li y Joseph Fraumeni, Jr., reconocieron el SLF por primera vez en 1969 mientras estudiaban los tipos de cáncer pediátrico y familiar (tipos de cáncer hereditarios) en el Instituto Nacional del Cáncer.

¿Cuál es el riesgo de cáncer para personas con el síndrome de Li-Fraumeni?

Es difícil predecir los tipos de cáncer que presentarán los niños con síndrome de Li-Fraumeni debido a la amplia variedad de tipos de cáncer que pueden afectarlos. También es difícil saber cuándo ocurrirán.

  • Se estima que la mitad (50 %) de todas las personas con síndrome de Li-Fraumeni presentarán algún tipo de cáncer antes de los 30 años.
  • A los 60 años, la probabilidad de cáncer en las personas con síndrome de Li-Fraumeni aumenta a cerca de 80 % o 90 %.
  • Las personas con síndrome de Li-Fraumeni tienen más posibilidades de presentar varios tipos de cáncer.

¿Qué causa el síndrome de Li-Fraumeni?

La causa más frecuente del síndrome de Li-Fraumeni son los cambios en un gen conocido como TP53. Cerca del 70 % de las familias con SLF tiene una mutación en el gen TP53. La mutación elimina la capacidad del gen de funcionar correctamente. Una de las funciones principales del gen TP53 es evitar que se forme cáncer.

No todas las personas con una mutación en el gen TP53 presentarán cáncer. Sin embargo, los riesgos son significativamente más altos que en la población general.

Generalmente, las células cuentan con 2 copias funcionales del TP53. Una se hereda de la madre y otra del padre de la persona. Las células de personas con síndrome de Li-Fraumeni cuentan con 1 copia funcional del TP53 y una copia alterada, o mutada.

Cuando la copia funcional del TP53 se daña dentro de una célula, puede provocar un cáncer.

La mayoría de los niños con SLF heredan el síndrome de un padre que también lo tiene. Sin embargo, algunos niños con SLF pueden presentar una mutación en el TP53 nueva (de novo) que no heredaron de un padre. En estos casos, la mutación en el TP53 tuvo lugar en un óvulo o espermatozoide que formó al niño o en una de las células del niño durante el embarazo. Estos niños son los primeros en la familia con SLF.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Li-Fraumeni?

Puede sospecharse el síndrome de Li-Fraumeni después de observar los antecedentes médicos de una persona o de su familia. Para obtener los antecedentes, un médico o asesor genético hará preguntas sobre la salud de una persona y de otros familiares.

El asesor genético o el médico registrará qué familiares han sufrido cáncer, junto con los tipos de cáncer y las edades en que se presentaron. A partir de esta información, el asesor o el médico creará un árbol genealógico y lo examinará para averiguar si:

  • Hay más casos de cáncer de lo normal.
  • El cáncer se presentó a edades menores de las esperadas.
  • Los tipos de cáncer se asocian con el síndrome de Li-Fraumeni.

Si se sospecha SLF, los pacientes pueden elegir que se tome una muestra de sangre y se envíe para análisis. Las pruebas son siempre opcionales. Se aislará ADN de las células. Se controlará el gen TP53 para controlar posibles errores (también llamados mutaciones). Si se encuentra una mutación en el TP53, un asesor genético trabajará con la familia para averiguar si otros familiares debieran considerar realizarse pruebas.

¿Cuáles son los criterios generales para un diagnóstico de SLF?

El SLF clásico se diagnostica cuando una persona presenta todos los criterios siguientes:

  • Un sarcoma diagnosticado antes de los 45 años
  • Un pariente de primer grado (padre, hermano o hijo) con cualquier cáncer antes de los 45 años
  • Un pariente de primer o segundo grado (abuelo, tío, sobrino o nieto) con cualquier cáncer antes de los 45 años o un sarcoma a cualquier edad

Otro conjunto de criterios que se han propuesto para identificar a familias afectadas más allá de los criterios clásicos se denomina criterios de Chompret para el diagnóstico clínico del síndrome de Li-Fraumeni. Se considera un diagnóstico de SLF y la realización de pruebas de mutación del gen TP53 para cualquier persona con antecedentes personales familiares que cumplan 1 de 3 criterios:

  • Un tumor asociado con SLF antes de los 46 años y al menos un familiar de primer o segundo grado con un tumor relacionado con SLF, excepto el cáncer de mama. Si la persona tiene cáncer de mama, debe haber ocurrido antes de los 56 años o con tumores múltiples.
  • Una persona con tumores múltiples, excepto tumores múltiples de mama, de los cuales dos pertenecen al espectro de tumores de SLF y al menos uno ocurrió antes de los 46 años.
  • Una persona que es diagnosticada con un tumor corticosuprarrenal o un tumor de plexo coroideo, independientemente de los antecedentes familiares.

¿Se puede tratar el síndrome de Li-Fraumeni?

Actualmente, no existe una forma de corregir la mutación en el TP53 asociada con SLF. Los tipos de cáncer que resultan del síndrome por lo general se pueden tratar. Generalmente, se recomienda que se evite la radiación si fuera posible.

¿Pueden las personas con síndrome de Li-Fraumeni hacer algo para prevenir el cáncer?

Se anima a las personas con Li-Fraumeni a adoptar hábitos de estilo de vida saludable y a realizarse exámenes físicos y pruebas regulares.

Los hábitos de estilo de vida saludable incluyen:

Las personas con síndrome de Li-Fraumeni también deberían controlar de cerca los signos y síntomas que podrían indicar cáncer e informarlos rápidamente a su médico. Estos signos y síntomas incluyen:

  • Pérdida de peso sin razón aparente
  • Pérdida del apetito
  • Dolores, bultos o hinchazón sin explicación
  • Dolores de cabeza o cambios en la vista o la función nerviosa que no desaparecen
  • Lunares nuevos o cambios en los lunares existentes

Los padres de niños con síndrome de Li-Fraumeni deberían estar atentos a los signos y síntomas de enfermedad y buscar ayuda médica si aparece algo inusual.

Se anima a quienes sospechen SLF a mencionarlo a su proveedor de atención médica. Dado que el SLF es poco común, es posible que algunos proveedores no estén al tanto.

¿Se deberían realizar pruebas de detección de cáncer a las personas con SLF?

Se recomienda que los niños y adultos con síndrome de Li-Fraumeni sean controlados de cerca para detectar un posible cáncer. El objetivo es detectar el cáncer en el estadio más temprano y tratable posible. Se recomienda discutir los exámenes de detección de cáncer con un médico familiarizado con el síndrome de Li-Fraumeni.

Exámenes de detección de cáncer recomendados:

Niños (de hasta 18 años)

  • Examen físico completo cada 3 a 4 meses
  • Evaluación rápida con el médico de atención primaria por cualquier preocupación médica
  • Exámenes de detección de tumor corticosuprarrenal: ultrasonido de abdomen y pelvis cada 3 a 4 meses
    • En caso de ultrasonido insatisfactorio, análisis de sangre cada 3 a 4 meses
  • Exámenes de detección de cáncer cerebral: IRM cerebral anual (primera IRM con contraste; luego, sin contraste si la IRM anterior fue normal y no hay anormalidades nuevas)
  • Sarcoma de tejido blando y óseo: IRM de cuerpo completo anual

Adultos

  • Examen físico completo cada 6 meses
  • Evaluación rápida con el médico de atención primaria por cualquier preocupación médica
  • Cáncer de mama
    • Conocimiento de las mamas (a partir de los 18 años): informar cambios a un proveedor de atención médica
    • Examen de mama clínico (por un proveedor de atención médica) dos veces al año (a partir de los 20 años)
    • Prueba con IRM de mama anual (entre los 20 y 75 años): idealmente, alternando con la IRM de cuerpo completo anual (una exploración cada 6 meses). Las IRM no involucran radiación.
  • Tumor cerebral: a partir de los 18 años, IRM de cerebro anual
  • Sarcoma de tejido blando y óseo: a partir de los 18 años, IRM de cuerpo completo anual y ultrasonido de abdomen y pelvis
  • Cáncer gastrointestinal: a partir de los 25 años, endoscopia superior o colonoscopia cada 2 a 5 años
  • Melanoma: a partir de los 18 años, examen anual de la piel

¿Cuán frecuente es el síndrome de Li-Fraumeni?

Es difícil estimar la frecuencia de SLF.

En los Estados Unidos, un registro de pacientes con síndrome Li-Fraumeni sugiere que cerca de 400 personas de 64 familias tienen este trastorno, de acuerdo con la Referencia de Genética (Genetics Home Reference) de la Biblioteca Nacional de Medicina.

Es posible que haya más de 1000 familias multigeneracionales con SLF en todo el mundo, de acuerdo con la Asociación del Síndrome de Li-Fraumeni (Li-Fraumeni Syndrome Association).

Si tengo síndrome de Li-Fraumeni, ¿lo tendrá mi hijo?

Las personas con síndrome de Li-Fraumeni tienen una probabilidad de 1 en 2 o 50 % de transmitirlo a sus hijos.

¿Debería considerar realizar pruebas a mi hijo?

La decisión de realizar pruebas es personal. Se anima encarecidamente a quienes están pensando hacer las pruebas genéticas de TP53 a recibir asesoramiento genético profesional antes de tomar una decisión.

Realizar pruebas a un niño de una familia con SLF es una situación compleja porque la decisión deben tomarla los padres del niño con la ayuda del personal de atención. El asesoramiento también puede ayudar con los efectos emocionales que pueden ocurrir cuando una persona descubre que es portadora.

Si el costo de las pruebas es una preocupación, muchas compañías de pruebas genéticas pueden proporcionar asistencia financiera para los costos de las pruebas genéticas. Los asesores genéticos pueden ayudar a los pacientes a encontrar información sobre estos servicios.

¿Cómo pago por la atención relacionada con Li-Fraumeni?

Debido a que SLF es tan poco frecuente, es posible que muchos en el sector de la atención médica, incluso algunos médicos, no estén familiarizados con las recomendaciones de atención médica para los pacientes. Esto puede significar que algunos costos asociados con SLF no estén cubiertos por las compañías de seguros.

La Asociación del Síndrome de Li-Fraumeni (Li-Fraumeni Syndrome Association) tiene una lista de recursos que pueden ser útiles para las familias.

Preguntas para hacerle al equipo de atención

Considere hacer las preguntas siguientes:

  • ¿Qué riesgo tengo de presentar cáncer?
  • ¿Debería considerar realizar pruebas genéticas?
  • ¿Cómo puedo encontrar a un asesor genético?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir mi riesgo de cáncer?
  • ¿Cuáles son las opciones para la detección y prevención de cáncer?
  • ¿Aumentan mis antecedentes familiares el riesgo de cáncer?
  • ¿Podrían mis familiares tener SLF?
  • ¿Me derivará a una clínica de cáncer hereditario para consultar a un asesor genético y otros especialistas en genética?
  • ¿Debería cambiar el tratamiento del cáncer de mi hijo o hija si se le diagnostica SLF?

Otros recursos

Ensayos y estudios académicos que respaldan las pruebas recomendadas:

NCI Li-Fraumeni Syndrome Study


Revisado: noviembre de 2018