Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Proteger la piel del sol y la exposición UV

En esta imagen se muestra un cielo azul con algunas nubes blancas y un sol radiante.

Use un protector solar de amplio espectro con un FPS 30+ los días nublados y soleados, y colóqueselo al menos 30 minutos antes de salir.

Proteger la piel del sol es la mejor forma de prevenir el cáncer de piel. Esto es especialmente importante para los sobrevivientes del cáncer infantil.

La exposición al sol es el principal factor de riesgo ambiental para los tipos de cáncer de piel, ya sean melanoma o no melanoma. La luz del sol, al igual que los equipos de bronceado en interiores, contiene rayos ultravioletas (UV). Cuando se expone a los rayos UV, la piel se vuelve propensa al cáncer de piel. Muchas organizaciones de la salud, incluso la Organización Mundial de la Salud, la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society), la Sociedad Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology) y la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), han emitido pautas para promover las medidas de protección solar.

Consejos de protección solar

  • Use protector solar: aplíquese una cantidad abundante de protector solar de amplio espectro con un FPS 30+ en días nublados y soleados, y al menos 30 minutos antes de salir. De amplio espectro significa que el producto ofrece protección contra dos tipos de daños por rayos UV: UVA y UVB.

El protector solar se debe volver a aplicar cada dos horas o después de trabajar, nadar, jugar o ejercitar al aire libre, porque el agua y la transpiración pueden quitar el protector solar. El óxido de zinc puede proporcionar protección adicional en la nariz, las mejillas, la parte superior de las orejas y los hombros.

  • Use ropa que lo proteja:
    • Un sombrero de ala amplia ofrece una excelente protección solar para los ojos, las orejas, el rostro y la espalda o el cuello.
    • Las gafas de sol que proporcionan entre el 99 % y el 100 % de protección UV reducirán el daño que la exposición solar le causa a los ojos.
    • La ropa suelta y de tejido cerrado brinda protección solar adicional.
  • Limite el tiempo de exposición al sol al mediodía: Entre las 10 a. m. y las 4 p. m los rayos UV del sol son los más fuertes. Intente limitar la exposición al sol durante este horario.
  • Preste atención al índice UV: El índice UV es una medición de la cantidad de radiación UV que se espera que alcance la superficie de la Tierra cuando el sol llega a la altura máxima en el cielo (alrededor del mediodía). El índice UV puede variar de 0 a 12.
    • De 0 a 2: bajo
    • De 3 a 5: moderado
    • De 6 a 7: alto
    • De 8 a 10: muy alto
    • De 11 a 12: extremo
En esta imagen se muestra a un ciclista en una bicisenda usando un casco bajo un cielo azul con un sol radiante.

Cuando el índice UV predice niveles moderados o muy altos de radiación UV, es sumamente importante tomar precauciones.

Aunque las personas deben tomar precauciones en todo momento, esto es especialmente importante cuando el índice UV pronostica niveles moderados o muy altos. La Agencia de Protección del Ambiental (Environment Protection Agency, EPA) brinda pronósticos locales sobre el índice UV en su sitio web. Esto se puede encontrar al ingresar su código postal en epa.gov o al usar la aplicación móvil. El índice UV también se incluye en muchos pronósticos locales del tiempo.

  • Permanezca en la sombra: Busque sombra cuando los rayos UV son más intensos, pero tenga en cuenta que la sombra no ofrece una protección solar completa. Continúe usando protector solar.
  • No use camas ni lámparas solares: El equipo de bronceado en interiores, que incluye las camas, lámparas y cabinas, emiten radiación UV. La cantidad de la radiación UV producida durante el bronceado en interiores es similar a la del sol. El panel de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency of Research on Cancer) de la Organización Mundial de la Salud y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services) declaró que la radiación UV del sol y fuentes artificiales, como las camas y lámparas solares, es un carcinógeno (sustancia que causa el cáncer) reconocido.

Las lociones de autobronceado y los bronceados con aerosol de salón son opciones más saludables para aquellas personas que quieren una apariencia de piel bronceada.

Suplementos de vitamina D

La exposición solar es necesaria para tener vitamina D en la piel. Debido a que la falta de luz solar puede provocar una deficiencia de vitamina D, los sobrevivientes pueden necesitar tomar un suplemento de vitamina D. Los sobrevivientes deben consultar con su proveedor de atención médica sobre los suplementos de vitamina D.


Revisado: Junio de 2018