Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Sarcoma de tejido blando

¿Qué es el sarcoma de tejido blando?

El sarcoma de tejido blando es un tipo de cáncer que crece en el tejido conectivo blando del cuerpo, incluyendo los músculos, los nervios, los tendones, la grasa y las paredes de los vasos sanguíneos y linfáticos. Los sarcomas de tejido blando se dividen en dos tipos principales:

  • Rabdomiosarcoma
  • Sarcoma de tejido blando no rabdomiosarcomatoso (NRSTS, por sus siglas en inglés)

Los sarcomas de tejido blando representan aproximadamente el 7 % de todos los cánceres infantiles. El rabdomiosarcoma es más común en niños pequeños, y el NRSTS es más habitual en adolescentes. El comportamiento clínico de los sarcomas de tejido blando puede variar entre la agresividad a nivel local y un alto grado de metástasis.

Los sarcomas de tejido blando reciben el nombre del tejido al que más se parecen:

  • Músculo esquelético: rabdomiosarcoma
  • Músculo liso: leiomiosarcoma
  • Cartílago: condrosarcoma
  • Membrana sinovial: sarcoma sinovial
  • Grasa: liposarcoma
  • Vasos sanguíneos y linfáticos: angiosarcoma 
  • Nervios periféricos: tumor maligno de la vaina de los nervios periféricos
  • Tejido fibroso: fibrosarcoma

Ciertas afecciones heredadas pueden aumentar el riesgo de presentar sarcomas de tejido blando. Los niños que han estado expuestos a la radiación ionizante también tienen un mayor riesgo. En general, el tratamiento del sarcoma de tejido blando incluye cirugíaquimioterapiaradioterapia.

  1. ¿Qué es el rabdomiosarcoma?

    El rabdomiosarcoma es un tipo de tumor de tejido blando que con frecuencia se desarrolla en los músculos. Sin embargo, puede formarse en cualquier parte del cuerpo y es el sarcoma de tejido blando pediátrico más común. Generalmente afecta a niños menores de 10 años y se puede desarrollar antes del nacimiento. 

    Existen dos tipos de rabdomiosarcoma:

    1. Rabdomiosarcoma embrional: este tumor es más común en niños menores de 5 años y generalmente se forma en la cabeza, el cuello, la vejiga, la vagina, la próstata o los testículos.
    2. Rabdomiosarcoma alveolar: este tumor afecta  a grupos de todas las edades y por lo general se forma en los músculos más grandes de los brazos, las piernas y el tronco del cuerpo.

    Factores de riesgo y causas del rabdomiosarcoma

    Algunos factores pueden aumentar el riesgo de presentar rabdomiosarcoma, como la edad, el sexo y el origen étnico. 

    • Cerca de dos tercios de los tumores rabdomiosarcomatosos se diagnostican en niños menores de 10 años. 
    • El rabdomiosarcoma ocurre con un poco más de frecuencia en hombres que en mujeres.
    • Los niños caucásicos tienen mayor riesgo de presentar rabdomiosarcoma en comparación con los niños afroamericanos.
    • Algunas afecciones heredadas pueden aumentar el riesgo de presentar rabdomiosarcoma, incluyendo el síndrome de Li-Fraumeni (mutaciones en el gen P53), mutaciones en el gen DICER1, neurofibromatosis tipo 1 (NF1), síndrome de Costello, síndrome de Beckwith Weidemann y síndrome de Noonan.

    Signos y síntomas del rabdomiosarcoma

    Los síntomas del rabdomiosarcoma dependen del lugar en donde esté ubicado el tumor. Entre los signos y síntomas del rabdomiosarcoma se incluyen los siguientes: 

    • Hinchazón o bulto que no desaparece y que a veces es doloroso.
    • Dolores de cabeza
    • Ojos saltones
    • Hemorragia de la nariz, la vagina o el recto
    • Estreñimiento o dificultad para orinar

    Diagnóstico de rabdomiosarcoma

    Se utilizan varios tipos de procedimientos y pruebas para diagnosticar el rabdomiosarcoma. Estos incluyen lo siguiente: 

    • Los antecedentes médicos, un examen físico y análisis de sangre para obtener información sobre los síntomas, el estado de salud en general, las enfermedades anteriores y los factores de riesgo.
    • Las pruebas por imágenes, incluyendo la IRM, el escaneo TC o la ecografía para evaluar el tumor primario determinan si se necesitan otros exámenes. 
      • La IRM se utiliza para evaluar el tumor primario.
      • Se realiza un escaneo TC del tórax para ver si el rabdomiosarcoma se ha diseminado a los pulmones. Si el tumor se encuentra en la parte inferior del cuerpo, es posible que se necesite un escaneo TC del abdomen y la pelvis.
      • Las imágenes de cuerpo completo que usan gammagrafías óseas o escaneos TEP se usan para determinar la presencia de cáncer en los huesos y en otras áreas del cuerpo.
    • Aspiración de médula ósea y biopsia para comprobar si el cáncer se ha diseminado. Los médicos obtendrán una muestra de médula ósea insertando una aguja delgada y hueca en el hueso de la cadera. Un patólogo observará la médula ósea con un microscopio para buscar signos de cáncer.
    • Una biopsiadel tumor para hacer un diagnóstico. En una biopsia, el médico extrae una pequeña cantidad de tejido del tumor. Luego, se examinan las células con un microscopio para verificar si hay signos de cáncer. Dependiendo de la ubicación del tumor se puede realizar una biopsia por incisión o una biopsia con aguja gruesa.

    Puede que se necesiten pruebas adicionales según la ubicación del tumor, incluidas las siguientes:

    • Biopsia de ganglio linfático centinela para examinar la diseminación del rabdomiosarcoma hacia los ganglios linfáticos cercanos. En este procedimiento, se inyecta un colorante o sustancia radioactiva especial cerca del tumor. El colorante se desplaza por el sistema linfático hacia los primeros ganglios linfáticos que están cerca del tumor primario. Estos ganglios linfáticos se pueden extirpar y evaluar para verificar si hay signos de cáncer. Esto es importante para determinar el estadio del rabdomiosarcoma y para ayudar a planificar los tratamientos.
    • Una punción lumbar para buscar células cancerosas en el líquido cefalorraquídeo en el caso de los tumores que se desarrollan cerca de las membranas del cerebro y la médula espinal (parameníngeos).

    Puede que se necesiten evaluaciones específicas del sitio dependiendo de la ubicación del tumor. Es importante contar con un equipo multidisciplinario para proporcionar una atención óptima durante el tratamiento.

    IRM del antebrazo de paciente con rabdomiosarcoma pediátrico donde aparece marcado el tumor

    IRM del antebrazo de paciente con rabdomiosarcoma pediátrico

    IRM del abdomen de paciente con rabdomiosarcoma pediátrico donde aparece marcado el tumor

    IRM del abdomen de paciente con rabdomiosarcoma

    Vista transversal o axial de la IRM del abdomen de paciente con rabdomiosarcoma pediátrico

    Vista transversal o axial de la IRM del abdomen de paciente con rabdomiosarcoma pediátrico

    Estadificación del rabdomiosarcoma

    En casos de rabdomiosarcoma, hay distintas maneras de clasificar la enfermedad. Esto puede ayudar a los médicos a comprender mejor la enfermedad y planificar tratamientos adecuados.

    El rabdomiosarcoma se clasifica según la ubicación del tumor, la diseminación de la enfermedad y el resultado de la cirugía.

    Grupo Diseminación de la enfermedad
    Grupo I
    Sin enfermedad después de la cirugía
    El tumor está limitado a una sola área y se ha extirpado completamente mediante cirugía.
    Grupo II
    Enfermedad microscópica después de la cirugía
    El tumor está limitado a una sola área y se ha extirpado mediante cirugía, pero se encuentran células cancerosas en los tejidos cercanos que rodeaban el tumor (márgenes) o en los ganglios linfáticos.
    Grupo III
    Enfermedad significativa después de la cirugía
    El tumor está limitado a una sola área, pero no se puede extirpar completamente mediante cirugía.
    Grupo IV
    Enfermedad metastásica
    El tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo al momento del diagnóstico (metastásico).

    El rabdomiosarcoma también puede estadificarse mediante el sistema TNM. Este sistema tiene en cuenta los siguientes 3 factores:

    1. Tumor (T): tamaño y ubicación del tumor primario.
    2. Nódulo (N): diseminación de la enfermedad a los ganglios linfáticos.
    3. Metástasis (M): diseminación de la enfermedad a otras partes del cuerpo.

    Con el sistema TNM, el rabdomiosarcoma puede clasificarse en 4 estadios.

    Estadio Ubicación Tamaño del tumor Ganglios linfáticos Metástasis
      ¿En dónde se encuentra el tumor primario? ¿Qué tamaño tiene el tumor?            
    ¿Hay células cancerosas en los ganglios linfáticos cercanos? ¿Se ha diseminado el cáncer a otras partes del cuerpo?
    1 Favorable: El tumor se encuentra en el área del ojo, la cabeza o el cuello, o en el tracto urogenital
    Excepciones: El tumor se encuentra cerca del cerebro o la médula espinal, o en la vejiga o la próstata
    Cualquier tamaño
    Sí o no No
    2 Desfavorable: El resto del cuerpo
    Menos de 5 cm
    No No
    3 Desfavorable: El resto del cuerpo

    Menos de 5 cm

    Más de 5 cm

    Sí o no

    No
    4 Cualquier lugar
    Cualquier tamaño Sí o no

    Pronóstico del rabdomiosarcoma

    La probabilidad de recuperación de un rabdomiosarcoma depende de varios factores:

    • El tamaño y la ubicación del tumor
      • Es más difícil tratar los tumores más grandes (de más de 5 centímetros). 
      • Algunos tumores tienen un mejor pronóstico dependiendo de la ubicación. Se considera que los tumores son favorables (existen mayores probabilidades de cura) cuando se ubican en las siguientes partes del cuerpo:
        • Área del ojo (órbita).
        • Cabeza y cuello (excepto si están cerca de las membranas del cerebro o la médula espinal).
        • En el tracto urogenital (excepto en la vejiga o la próstata).
        • Conductos biliares.
    • Edad del paciente (en general, los pacientes más jóvenes y los de mayor edad tienen menos oportunidades de recuperación). 
    • Tipo de rabdomiosarcoma: Por lo general, los tumores embrionales tienen un mejor resultado en comparación con los tumores alveolares.
    • Si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo (enfermedad metastásica
    • La capacidad de la cirugía en extirpar el tumor completamente

    Grupos de riesgo

    Los médicos clasifican a los pacientes con rabdomiosarcoma en grupos de riesgo para ayudar a planificar los tratamientos. Los grupos se basan en el estadio de la enfermedad y el éxito de la cirugía en extirpar el tumor.

    • Riesgo bajo: los pacientes reciben una clasificación de riesgo bajo si tienen un tumor embrional que puede extirparse completamente mediante cirugía.
    • Riesgo intermedio: los pacientes reciben una clasificación de riesgo intermedio o medio si presentan las siguientes características:
      • Tienen un tumor embrional que no se elimina completamente con cirugía.
      • Tienen un tumor alveolar que no se ha diseminado a lugares distantes del cuerpo.
    • Riesgo alto: los pacientes reciben esta clasificación si tienen una enfermedad en Estadio 4 o metastásica.

    Esta información ayuda a que los médicos decidan qué tratamientos utilizar, la dosis de los medicamentos y la cantidad de tratamientos necesarios.

    Si el rabdomiosarcoma recurre, el pronóstico puede estar influenciado por el lugar del cuerpo donde volvió a aparecer el cáncer, el tiempo transcurrido entre el cáncer original y la recurrencia y qué terapias se utilizaron originalmente para tratar el cáncer.

    Los niños que tienen rabdomiosarcoma localizado tienen más del 70 % de probabilidades de curarse a largo plazo. Aproximadamente, el 20 % de los pacientes tienen una enfermedad metastásica al momento del diagnóstico. Si el cáncer ya se ha diseminado al momento del diagnóstico (rabdomiosarcoma metastásico), las probabilidades de supervivencia son menores del 30 %.

    El cáncer volverá a aparecer en aproximadamente el 30 % de los pacientes con rabdomiosarcoma. El rabdomiosarcoma puede reincidir en el lugar del tumor inicial o en otros lugares. El rabdomiosarcoma recurrente es difícil de tratar y la probabilidad de cura es baja.

    Tratamiento del rabdomiosarcoma

    El rabdomiosarcoma exige una combinación de tratamientos que incluyen la quimioterapia, la cirugía o la radioterapia. Todos los niños reciben quimioterapia sistémica como parte del tratamiento del rabdomiosarcoma. Esto es importante para tratar la diseminación microscópica de la enfermedad que quizás no pueda detectarse. Los tumores visibles en las pruebas por imágenes también se tratan con cirugía o radioterapia. 

    • Cuando es posible, se utiliza la cirugía para extirpar el cáncer. También se extirpa una pequeña cantidad del tejido que está alrededor del tumor y los ganglios linfáticos cercanos. Debido a que el rabdomiosarcoma puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, cada cirugía es distinta. Los pacientes se tratan con quimioterapia después de la cirugía para eliminar el cáncer restante. 
    • La quimioterapia (“quimio”) utiliza medicamentos potentes para matar las células cancerosas o evitar que crezcan y produzcan nuevas células cancerosas. A menudo, se usa más de un tipo de medicamento para tratar el cáncer. La mayoría de las quimioterapias se administran mediante inyecciones, pero en algunos casos pueden administrarse por vía oral. Puede administrarse quimioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. La quimioterapia también se administra luego de la cirugía para eliminar todas las células cancerosas restantes y ayudar a prevenir que el tumor regrese.

    El régimen de quimioterapia para el rabdomiosarcoma incluye vincristina, actinomicina D y ciclofosfamida e irinotecán. Un curso de tratamiento estándar consta de 14 a 16 ciclos (un periodo de tratamiento seguido de un periodo de descanso).

    • La radioterapia combinada con quimioterapia y cirugía se puede usar para tratar el rabdomiosarcoma. La radiación utiliza partículas con mucha energía para eliminar las células cancerosas o detener su crecimiento. La radioterapia es el tratamiento principal para la enfermedad metastásica en el rabdomiosarcoma.

    Otros tratamientos incluyen medicamentos de quimioterapia, como la doxorrubicina, y agentes experimentales, como las terapias dirigidas, medicamentos que inhiben el ciclo celular e inmunoterapia.

    A muchos niños se les ofrece el tratamiento para rabdomiosarcoma como parte de un ensayo clínico.

    Las terapias dirigidas son medicamentos más nuevos que actúan sobre objetivos específicos de las células cancerosas para evitar que crezcan. Se están estudiando los inhibidores de la cinasa y los anticuerpos monoclonales para el tratamiento del rabdomiosarcoma. Los inhibidores de la cinasa actúan bloqueando una proteína que induce el crecimiento de las células cancerosas. La terapia con anticuerpos monoclonales utiliza proteínas especiales que se unen a las células cancerosas para matarlas o desacelerar su crecimiento.

  2. Los sarcomas de tejido blando no rabdomiosarcomatosos (NRSTS, por sus siglas en inglés) son un grupo de tumores que se desarrollan en tejidos blandos del cuerpo. Si bien existen muchos tipos de NRSTS, por lo general se tratan de forma similar.

    Los NRSTS representan cerca del 4 % de todos los cánceres infantiles. Son más habituales en adolescentes. Cada año, se realizan entre 500 y 600 diagnósticos de NRSTS en los Estados Unidos.

    El NRSTS puede formarse en cualquier parte del cuerpo, pero se encuentra con más frecuencia en los brazos y las piernas. El NRSTS también puede presentarse en la cabeza y el cuello, el tórax, el abdomen y la pelvis.

    Los tipos más habituales de NRSTS en los niños incluyen los siguientes:

    • Fibrosarcoma
    • Sarcoma sinovial 
    • Tumores malignos de la vaina de los nervios periféricos

    Otros tipos de NRSTS son el sarcoma de células claras, sarcoma epitelioide, hemangiopericitoma, leiomiosarcoma, liposarcoma, histiocitoma fibroso maligno, sarcoma de células no sinoviales y sarcoma indiferenciado.

    Factores de riesgo y causas del NRSTS

    El NRSTS en niños se ve más habitualmente en dos grupos de edades: niños y adolescentes. Se presenta con mayor frecuencia en los hombres. El tratamiento previo con radioterapia también puede aumentar el riesgo de NRSTS. 

    Ciertas afecciones heredadas pueden aumentar el riesgo de presentar rabdomiosarcoma. Estas incluyen el síndrome de Li-Fraumeni (mutaciones en el gen P53), la neurofibromatosis tipo 1 (NF1), la poliposis adenomatosa familiar (PAF), el síndrome de Werner, el retinoblastoma 1 (cambios genéticos en el gen RB1) y los cambios genéticos en el gen SMARCB1 (INI1).

    Signos y síntomas del NRSTS

    Los síntomas del NRSTS dependen del lugar en donde esté ubicado el tumor. A menudo, en los primeros estadios no se presentan síntomas fuera de un bulto sin dolor. A medida que el tumor crece y presiona otras estructuras pueden producirse problemas como dolor o debilidad. A veces, la enfermedad más avanzada puede producir síntomas como fiebre, sudoración o pérdida de peso.

    Diagnóstico del NRSTS

    Se utilizan varios tipos de procedimientos y pruebas para diagnosticar el rabdomiosarcoma. Estos incluyen lo siguiente:

    • La antecedentes médicos, un examen físico y análisis de sangre para obtener información sobre los síntomas, el estado de salud en general, las enfermedades anteriores y los factores de riesgo.
    • Pruebas por imágenes, que incluyen la IRM o el escaneo TC para evaluar el tumor primario.
    • Una biopsia del tumor para hacer un diagnóstico. En una biopsia, el médico extrae una pequeña cantidad de tejido del tumor. Luego, se examinan las células con un microscopio para verificar si hay signos de cáncer. Dependiendo de la ubicación del tumor se puede realizar una biopsia por incisión o una biopsia con aguja gruesa.
    • Si hay inquietudes respecto de una enfermedad metastásica, se usa un escaneo TC del tórax para ver si el sarcoma se ha diseminado a los pulmones. Las imágenes de cuerpo completo que usan gammagrafías óseas o escaneos TEP se usan para buscar cáncer metastásico en los huesos y en otras áreas del cuerpo. También se pueden realizar pruebas por imágenes y biopsias de los ganglios linfáticos.

    Estadificación del NRSTS

    Los sarcomas de tejido blando se clasifican según su estadio. La estadificación se realiza sobre la base de características del tumor como el tamaño, si se ha diseminado y el grado del tumor.

    El grado se refiere a cómo se ven las células cancerosas en el microscopio. El grado ayuda a predecir qué probabilidades hay de que el cáncer se disemine. En general, los tumores de alto grado tienden a crecer y a diseminarse más rápidamente en comparación con los tumores de grado más bajo.

    En el caso del sarcoma de tejido blando, el grado tumoral se basa en 3 factores: la diferenciación, el índice mitótico y la necrosis.

    1. Diferenciación (1 a 3): hace referencia al grado de diferenciación entre las células cancerosas y las normales. La puntuación más alta significa que las células se ven muy anormales al observarlas con un microscopio.
    2. Índice mitótico (1 a 3): es una medición del número de células tumorales que se están dividiendo al observarlas con un microscopio. Una puntuación más alta significa que se están dividiendo más células.
    3. Necrosis tumoral (0 a 2): es una medición de la cantidad de tumor formada por células muertas o que están muriendo. Una puntuación más alta significa que hay más tejido que está muriendo.

    Cada factor recibe una puntuación. Cuanto más alta sea la puntuación total, mayor será el grado tumoral.

    Los sarcomas de tejido blando se clasifican en cuatro estadios. El Comité Conjunto Americano del Cáncer ( AJCC, por sus siglas en inglés) utiliza los siguientes criterios:

    Estadio Descripción
    Grado tumoral
    Estadio IA El tumor no tiene más de 5 centímetros de diámetro. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo. 1
    Estadio IB
    El tumor tiene más de 5 centímetros de diámetro. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.
    1
    Estadio IIA
    El tumor no tiene más de 5 centímetros de diámetro. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.
    2 o 3
    Estadio IIIA
    El tumor tiene entre 5 y 10 centímetros de diámetro. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.
    2 o 3
    Estadio IIIB
    El tumor tiene más de 10 centímetros de diámetro. No se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otras partes del cuerpo.
    2 o 3
    Estadio IV
    El tumor es de cualquier tamaño y grado. Se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos y a otras partes del cuerpo.
    Cualquiera

    Pronóstico del NRSTS

    El pronóstico, o la probabilidad de recuperación, del NRSTS depende de varios factores:

    • El tipo de tumor
    • En qué parte del cuerpo se formó el tumor
    • Grado tumoral y cómo se ven las células con el microscopio (histología); los tumores de grado bajo tienen un mejor pronóstico
    • El tamaño del tumor: los tumores más grandes (de más de 5 centímetros) son más difíciles de tratar
    • A qué profundidad debajo de la piel se encuentra el tumor
    • Si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otras partes del cuerpo (enfermedad metastásica
    • Si se puede extirpar el tumor por completo mediante cirugía
    • Si el tumor es nuevo o ha vuelto (recurrente) 
    • Si se ha utilizado radiación para tratar el cáncer

    Los pacientes con un tumor favorable que reúne determinadas condiciones tienen un mejor pronóstico:

      Favorable Desfavorable
    Grado tumoral (histología)
    Grado bajo Grado alto
    Tamaño del tumor
    Menos de 5 cm Más de 5 cm
    Diseminación de la enfermedad (metastásico)
    No
    Extirpación completa con cirugía
    No

    Aproximadamente, el 15 % de los pacientes tienen una enfermedad metastásica al momento del diagnóstico. El pulmón es el lugar más común de metástasis para el NRSTS. En casos poco comunes, el NRSTS puede diseminarse a los huesos o ganglios linfáticos.

    Si el cáncer ya se ha diseminado al momento del diagnóstico (enfermedad metastásica), la probabilidad de supervivencia a largo plazo es inferior al 20 %.

    El NRSTS recurrente es difícil de tratar y la probabilidad de cura es baja.

    Tratamiento del NRSTS

    Se utiliza la cirugía para extirpar la mayor cantidad de cáncer como sea posible. También se extirpan los ganglios linfáticos cercanos y una pequeña cantidad del tejido que está alrededor del tumor para asegurarse de que no quede nada de cáncer. Los pacientes de bajo riesgo pueden recibir tratamiento solo con cirugía si el tumor puede extirparse por completo sin que queden células cancerosas. 

    Se puede utilizar la radioterapia para tratar el NRSTS que no se puede extirpar completamente con cirugía. En algunos casos, la radiación puede utilizarse antes de la cirugía para facilitar la extirpación del tumor. 

    La quimioterapia (“quimio”) utiliza medicamentos potentes para matar las células cancerosas o evitar que crezcan y produzcan nuevas células cancerosas. La quimioterapia no es tan efectiva para el NRSTS. Se utiliza con más frecuencia para tratar a pacientes de alto riesgo como los que tienen una enfermedad metastásica o que no se pueden tratar con cirugía.

    Terapias dirigidas

    Se están estudiando terapias dirigidas para el tratamiento del NRSTS. Estos medicamentos actúan sobre objetivos específicos de las células cancerosas para evitar que crezcan. Determinadas terapias son específicas para los subtipos de NRSTS. Muchos de estos tratamientos se están estudiando en ensayos clínicos.

    Subtipo de tumor Medicamento Acción
    Liposarcoma adipocítico
    Palbociclib
    Inhibidor de la cinasa
    Sarcoma alveolar de partes blandas
    Sunitinib
    Inhibidor de la cinasa
    Tumores de células epitelioides perivasculares (PEComa)
    Sirolimús
    Inhibidor de mTOR
    Tumor miofibroblástico inflamatorio
    Crizotinib
    Ceritinib
    Inhibidor de la cinasa
Un paciente joven con rabdomiosarcoma se arrodilla y habla con un golfista en un torneo

"Transcurridos dos años desde la terapia, el cáncer no ha vuelto, pero todavía no llegamos a la meta de 5 años. A medida que pasa el tiempo, descubro que mis preocupaciones cambian. El estrés del cáncer todavía sigue. La “ansiedad por el escaneo” llega cuando se acerca la fecha del control semestral. Pero ahora, me concentro en los efectos posteriores a la terapia, en especial aquellos relacionados con la terpaia con haz de protones porque no ha estado disponible suficiente tiempo como para saber que esperar de este tratamiento".

– Michelle, mamá de Reid

Reid recibió tratamiento para dos cánceres raros detrás del ojo: rabdomiosarcoma y ectomesenquimoma. Sus tratamientos incluyeron cirugía, quimioterapia y terapia con haz de protones.

La vida después del sarcoma de tejido blando

Monitoreo de recurrencia

Los sarcomas de tejido blando pueden recurrir años después de la supervivencia. El tumor puede regresar en el mismo lugar (recurrencia local) o en otra parte del cuerpo (recurrencia distante).

Los pacientes recibirán atención de seguimiento para observar si hay recurrencia luego de finalizado el tratamiento. El equipo médico hará recomendaciones específicas con respecto a los tipos de prueba necesarios y la frecuencia con que los pacientes deben realizarse los controles.

La salud después del cáncer

Los niños tratados para eliminar el sarcoma de tejido blando corren el riesgo de tener efectos tardíos relacionados con la terapia. Los problemas específicos dependen de la ubicación del tumor y del tipo de terapia recibida.

Los efectos a largo plazo de la cirugía pueden incluir pérdida de la función y cambios de apariencia.

Los sobrevivientes tratados con radioterapia pueden tener deterioro del crecimiento, enfermedad ósea y otros problemas debidos al tratamiento, así como un riesgo mayor de presentar un segundo cáncer.

Los sobrevivientes tratados con quimioterapia sistémica deben ser monitoreados para evaluar los efectos tardíos específicos de los medicamentos, que pueden incluir problemas cardíacos, daño renal, esterilidad, disfunción endocrina y riesgo de presentar un segundo cáncer. 

Todos los sobrevivientes deben continuar realizándose los controles y exámenes físicos regulares con un médico general Por su salud en general y para prevenir enfermedades, los sobrevivientes deben adoptar estilos de vida y hábitos alimenticios saludables.


Revisado: Junio de 2018