Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Exploración por tomografía por emisión de positrones (TEP)

Una exploración por TEP (tomografía por emisión de positrones) es un examen que muestra cómo funcionan los órganos y tejidos dentro del cuerpo. Estos exámenes ayudan a los médicos a diagnosticar y tratar el cáncer porque pueden ver y rastrear la actividad del cáncer y otras células. Los procesos que pueden medirse son el flujo sanguíneo, la tasa de crecimiento del tumor y la acción de los medicamentos de quimioterapia.

¿Qué es una exploración por TEP-TC?

A veces se realiza una TEP al mismo tiempo que una exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por TEP-TC recopila imágenes de la TEP y la TC, y las combina. Esto le brinda a los médicos información sobre la función, el tamaño, la forma y la ubicación del cáncer y las estructuras que lo rodean. La TC se hace primero para crear imágenes anatómicas de los órganos y las estructuras del cuerpo y, luego, se hace la TEP para crear imágenes coloreadas que muestran los cambios metabólicos u otros cambios funcionales en los tejidos.

Exploración por TEP-TC de un paciente pediátrico con linfoma no-Hodgkin
Exploración por TEP-TC del plano lateral de un paciente pediátrico con linfoma no-Hodgkin
Exploración por TEP-TC del plano axial de un paciente pediátrico con linfoma no-Hodgkin

Una exploración por TEP-TC recopila imágenes de la TEP y la TC y las combina.

¿Cómo funciona una TEP?

Las TEP pueden medir el nivel de glucosa, o azúcar, en las células. Antes de la TEP, a los pacientes se les inyecta un trazador radiactivo, una forma de glucosa con una pequeña cantidad de material radiactivo agregado. Debido a que las células cancerosas crecen y se dividen tan rápidamente, absorben mucha más glucosa que las células normales. El material radiactivo agregado a la molécula de glucosa provoca que la glucosa brille en la TEP. 

Joven paciente oncológico masculino recibe un trazador radiactivo mientras se encuentra en posición para una TEP.

A los pacientes se les inyecta un trazador radiactivo, una forma de glucosa con una pequeña cantidad de material radiactivo agregado.

El trazador radiactivo emite energía invisible llamada rayos gamma, que pueden registrarse usando cámaras especiales denominadas cámaras gamma o escáneres de TEP.

Uno de los trazadores que se utiliza con mayor frecuencia es un material llamado FDG (fluorodesoxiglucosa). Se produce en un laboratorio en el centro pediátrico y se traslada directamente a la clínica de TEP para el examen.

¿Qué puede esperar el paciente durante una cita para una TEP?

  • Los pacientes primero se registrarán en admisión y pasarán a la sala de espera. Luego, se llamará al paciente y al padre o la madre al área donde se encuentra el escáner de TEP.
  •  Un enfermero o técnico controlará el nivel de glucosa del paciente. Si el nivel es aceptable, el enfermero o técnico inyectará el trazador radiactivo (llamado FDG) en una vena.
  • El paciente esperará aproximadamente 45 minutos a fin de que el trazador circule hacia los tejidos para que se realice la exploración.
  • La máquina de TEP es grande y redonda, y tiene una abertura en el centro con una camilla que se desliza a través de la abertura. Cuando sea el momento de la exploración, el técnico ayudará al paciente a recostarse sobre la camilla, lo ayudará a colocarse en la posición correcta y, luego, irá a una habitación contigua donde el técnico puede ver, escuchar y hablar con el paciente mientras opera el escáner de TEP.
  • El examen no le dolerá, pero puede ser incómodo para el paciente estar recostado y quieto entre 30 y 45 minutos. Los pacientes pueden recibir medicamentos de sedación para ayudarles a dormir durante el proceso. Un especialista en vida infantil podría trabajar con los pacientes sobre técnicas de relajación para ayudarlos a mantenerse quietos.
Joven paciente oncológico masculino comenzando una TEP, con luces rojas visibles en el rostro.

Cuando se encienda la máquina, el paciente verá las luces láser rojas de la exploración, pero no las sentirá.

  • Cuando se encienda la máquina, el paciente verá las luces láser rojas de la exploración, pero no las sentirá. El escáner de TEP no produce ruidos fuertes y no tocará al paciente. Por lo general, los pacientes pueden escuchar música o ver una película.
  • La camilla se deslizará lentamente a través de la gran abertura en el centro de la máquina un par de veces durante el examen.
  • Si no se utiliza sedación, generalmente los pacientes pueden retomar la actividad normal de inmediato. Si se requiere sedación, los pacientes deberán recuperarse primero y esperar hasta que pasen los efectos de la anestesia.

¿Qué deben hacer los pacientes antes del examen?

  • Para prepararse para el examen, los pacientes no deben consumir ciertos alimentos y bebidas ni ejercitarse enérgicamente durante varias horas antes del examen porque esto puede afectar las lecturas de la exploración. El equipo de atención brindará información específica sobre cómo prepararse.  
  • Los pacientes deben usar ropa holgada y cómoda. Los escáneres de TEP deben mantenerse refrigerados, por lo que la habitación puede estar fría.
  • Llegue unos minutos antes de la cita para poder registrarse. 

¿Es seguro el material radiactivo?

El nivel de radiación es muy bajo y el médico analizará los riesgos y beneficios que implica. Los pacientes y las familias deberán hablar con su equipo de atención si tienen alguna inquietud. Las células absorben el material radiactivo y no permanece en el cuerpo durante mucho tiempo. A través del proceso natural de radiactividad, se perderá la radiactividad con el tiempo. También puede expulsarse del cuerpo a través de la orina o la materia fecal durante las primeras horas después del examen. Posiblemente el equipo médico les dirá a los pacientes que beban abundante agua para ayudar a eliminar el material radiactivo.

Si bien la cantidad de radiactividad es muy poca, se recomienda que los padres sigan estas precauciones cuando cuiden a su hijo después de una exploración:

  • Lavarse siempre las manos después de cambiar los pañales del paciente o de manipular fluidos corporales.
  • Mantener los pañales sucios en un basurero separado durante 2 días antes de colocarlos con la basura normal.
  • Las mujeres embarazadas no deben abrazar al paciente durante al menos 24 horas después de la exploración. Además, el paciente debe evitar el contacto directo con bebés y niños pequeños hasta el día siguiente.

¿Cómo se enterarán los pacientes de los resultados del examen?

Un radiólogo que cuenta con capacitación especializada en medicina nuclear analizará las imágenes y enviará un informe al médico que remitió al paciente. El médico revisará la información durante la próxima cita con el paciente.


Revisado: Junio de 2018