Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Tratamiento del dolor sin medicamentos

Técnicas para tratar el dolor

Los centros oncológicos pediátricos ofrecen muchas terapias para el dolor sin utilizar medicamentos. Estas estrategias se enfocan en ayudar a los niños y adolescentes a controlar las respuestas corporales y mentales al dolor.  

El dolor puede ser una condición complicada de sobrellevar, y es posible que se tengan que probar diferentes métodos o una combinación de métodos hasta encontrar uno que sea el adecuado. Según sea apropiado, puede que se derive a los pacientes a especialistas en vida infantil, fisioterapia, terapia ocupacional, psicología o enfermería para que aprendan técnicas de abordaje del dolor. Se puede consultar con capellanes o trabajadores sociales en caso de necesitar apoyo espiritual o familiar.

Es posible que se ofrezcan algunas técnicas de tratamiento del dolor en otros lugares que no sean centros pediátricos oncológicos Sin embargo, las familias de los pacientes deben consultar con el equipo médico antes de hacerse atender por otros proveedores o antes de tratar de implementar métodos por cuenta propia.

Algunas técnicas usadas con frecuencia son:  

  • Distracción: Esta estrategia estimula a los pacientes a enfocarse en otra cosa para olvidar su malestar. 
    • A veces, eso puede suponer contar, cantar o jugar con algún juguete durante un procedimiento corto, como un pinchazo de aguja. 
    • O bien, cuando el paciente experimenta episodios más largos de dolor, puede suponer participar en una actividad favorita, como mirar una película, hablar con familiares o amigos, o jugar a los videojuegos o juegos de mesa.
  • Relajación: Este enfoque puede incluir respiración profunda, meditación, o música o sonidos relajantes. Puede aliviar la ansiedad y reducir la tensión muscular.
  • Simulación: Una persona simula o demuestra maneras útiles de sobrellevar el dolor. Este enfoque puede suponer que el paciente observe a otro paciente o a un cuidador. El enfoque funciona mejor cuando el “simulador” manifiesta sufrimiento por causa de algún procedimiento y luego demuestra o explica cómo hizo para sobrellevarlo. La idea es que el paciente vea la respuesta y luego pueda usar esa estratega como ayuda.
  • Calor/frío:
    • El frío puede ayudar a aliviar el dolor por inflamación, hinchazón, lesión o el dolor generado por un determinado procedimiento. Algunas maneras comunes de aplicar frío en un área con dolor son por medio de compresas de hielo o con hielo picado en una toalla.
    • El calor puede ayudar a aliviar el dolor, ya que incrementa el flujo sanguíneo. Tomar baños de agua caliente o aplicar toallas calientes puede resultar efectivo. Consulte con un médico antes de usar almohadillas térmicas.
  • Ejercicio: Hacer ejercicio, como caminar, andar en bicicleta o hacer yoga, puede ayudar, ya que fortalece los músculos, relaja las articulaciones rígidas e incrementa el flujo sanguíneo.
    • Regulación de las actividades: Es importante lograr un buen equilibrio entre el tiempo de descanso y de actividad. Un plan de regulación ayuda a las personas a establecer niveles de actividad basados en objetivos predeterminados para que puedan incrementar los niveles de actividad, de manera pausada y segura.
  • Visualización/imágenes guiadas: Este enfoque les enseña a los pacientes a concentrarse en imágenes, sonidos, gustos o aromas agradables, u otras sensaciones, o incluso imaginarlos. Es más eficaz si los pacientes usan los cinco sentidos.
  • Masajes: Los masajes aplican una suave presión para incrementar el flujo de los fluidos corporales, estirar el tejido y relajar el cuerpo.
  • Biorretroalimentación: La biorretroalimentación es una técnica que se usa para entrenar a la mente a controlar la manera en que el cuerpo responde a factores estresantes, como el dolor.
    • En la biorretroalimentación, se colocan sensores en la piel para medir la respuesta del paciente al estrés, monitoreando indicadores, como la frecuencia cardíaca. Mientras los pacientes recurren a estrategias, como la respiración profunda o la visualización, pueden mirar la pantalla de una computadora para ver si la estrategia hace que la frecuencia cardíaca se reduzca. Los pacientes pueden ver cuáles son los enfoques más eficaces y pueden aprender a usarlos para controlar la respuesta del cuerpo al dolor. 
  • Hipnosis médica: La hipnosis es un conjunto de técnicas elaboradas para mejorar la concentración, minimizar las distracciones y aumentar la concientización para influir en los pensamientos, los sentimientos y el comportamiento en lo que respecta al dolor.
  • Terapia cognitivo-conductual (Cognitive Behavioral Therapy, CBT): La terapia cognitivo-conductual puede incluir muchas técnicas, como el replanteamiento o la reestructuración de los pensamientos. Estas estrategias le enseñan al paciente a monitorear y evaluar pensamientos y actitudes negativos e ilógicos, y a reemplazarlos con otros más positivos.

Puede que el equipo de abordaje del dolor también sugiera usar un diario del dolor para ayudar a decidir cuáles son las mejores maneras de abordar el dolor.


Revisado: Junio de 2018