Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Problemas pulmonares y respiratorios

La mayoría de los sobrevivientes del cáncer infantil no suelen experimentar problemas pulmonares ni respiratorios como resultado de la terapia recibida.

Sin embargo, algunos tratamientos para los cánceres infantiles pueden ocasionar problemas pulmonares y respiratorios. Pueden dañar los pequeños sacos de aire y vasos sanguíneos en el pulmón. Las terapias también pueden ocasionar hinchazón de las vías aéreas y un aumento de la cantidad de mucosidad como resultado de una irritación o infección.

Un gráfico del sistema respiratorio con indicadores para la nariz, los senos etmoidales, la lengua, la faringe, la tráquea, los pulmones, el bronquio y los bronquiolos. Un gráfico, con aumento, muestra un primer plano de los alvéolos y los bronquiolos, con indicadores.

Tratamientos que pueden ocasionar problemas pulmonares y respiratorios

Los tratamientos que pueden ocasionar daños a los pulmones incluyen algunos medicamentos de quimioterapia, la radioterapia, la cirugía y las complicaciones de un trasplante de células hematopoyéticas (también denominado trasplante de médula ósea o trasplante de células madre).

Quimioterapia

Radioterapia

  • Radiación en el tórax
  • Radiación de cuerpo entero

Cirugía

Procedimientos quirúrgicos en el tórax. Estos procedimientos no incluyen la colocación de una vía central.

Trasplante

Los pacientes de trasplante con enfermedad de injerto contra huésped presentan riesgo.

Los medicamentos como las antraciclinas, que pueden ocasionar problemas de corazón, también pueden afectar la salud de los pulmones. El riesgo de efectos tardíos aumenta si los pacientes recibieron estos medicamentos junto con tratamientos que aumentan el riesgo de daño a los pulmones.  

Otros factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Menor edad al momento del tratamiento
  • Antecedentes de enfermedades pulmonares
  • Tabaquismo
  • Exposición como fumador pasivo
  • Drogas inhaladas, como fumar marihuana

Problemas pulmonares como resultado del tratamiento

Estos problemas pueden incluir los siguientes:

  • Formación de cicatrices en los pulmones (fibrosis pulmonar)
  • Infecciones pulmonares recurrentes (bronquitis crónica, bronquiectasia o neumonía recurrente)
  • Inflamación del tejido pulmonar y las vías respiratorias (bronquiolitis obliterante)
  • Ruptura de los pequeños sacos de aire en los pulmones o engrosamiento y bloqueo de las vías respiratorias (enfermedad pulmonar obstructiva o restrictiva)

Signos y síntomas

  • Dificultad para respirar
  • Tos y sibilancias frecuentes
  • Dolor en el pecho
  • Bronquitis o neumonía frecuentes

Otro síntoma posible es cansarse fácilmente o tener dificultades para respirar durante el ejercicio moderado

Las pruebas de función pulmonar pueden revelar problemas en los pulmones que no son evidentes mediante un examen regular.

Las pruebas de función pulmonar pueden revelar problemas en los pulmones que no son evidentes mediante un examen regular.

Informe a su proveedor de atención médica primaria sobre su riesgo. Comparta su plan de atención del sobreviviente, que incluirá un resumen del tratamiento.

Informe a su proveedor de atención médica primaria sobre su riesgo. Comparta su plan de atención del sobreviviente, que incluirá un resumen del tratamiento.

¿Qué pueden hacer los sobrevivientes?

Conozca sus riesgos y monitoree su salud

  • Pregúntele a su oncólogo sobre los riesgos de efectos tardíos.
  • Informe a su proveedor de atención médica primaria sobre su riesgo. Comparta una copia de su plan de atención del sobreviviente, que incluye un resumen del tratamiento.
  • Hágase un examen físico anual. Debería incluir un control de la presión arterial y exámenes de orina.
  • Hágase un examen físico todos los años.
  • Las pruebas funcionales respiratorias, incluidas las mediciones de la capacidad de difusión del monóxido de carbono (diffusing capacity of the lung for carbon monoxide, DLCO) y la espirometría, pueden revelar problemas pulmonares que no son evidentes durante un examen regular.

Prevención

  • Colóquese la vacuna antineumocócica.
  • Colóquese las vacunas antigripales todos los años.
  • Evite el buceo a menos que un neumólogo (especialista en pulmones) haya dado su autorización luego de realizar un control completo.
  • No fume cigarrillos.
  • Las personas que fumen actualmente deben dejar de hacerlo.
  • Haga ejercicio regularmente.
  • No fume marihuana ni inhale drogas.
  • No aspire sustancias químicas.
  • Cumpla con todas las reglas de seguridad en el trabajo. Use ventilación de protección cuando sea necesario.


Revisado: Junio de 2018