Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Cuidado de la piel y radioterapia

Como cualquier tratamiento contra el cáncer, la radioterapia puede causar efectos secundarios. Los cambios en la piel, como enrojecimiento, descamación y comezón, son algunos de los más comunes.

Los cambios en la piel durante la radioterapia suelen ocurrir gradualmente. Durante la segunda o tercera semana de tratamiento, puede producirse sequedad, manchas, comezón o enrojecimiento. Se puede producir la pérdida del cabello en el área de tratamiento, y la piel puede estar sensible o dolorida. Estos cambios son normales. La piel debería sanar rápidamente al terminar el tratamiento.

Es importante cuidar bien la piel durante la radioterapia. La piel tratada se puede lesionar fácilmente y necesita protección. Comuníquele al equipo de atención sobre los cambios que se produzcan en la piel.

Mantener la piel limpia durante la radiación

Mantener la piel limpia es particularmente importante durante la radioterapia, pero se necesita cuidado para evitar la irritación de la piel.

  • Siempre que sea posible, es preferible darse una ducha que un baño.
  • Use agua tibia. Evite el agua caliente.
  • Lávese con jabón suave de pH balanceado como Dove® o Basis®. Use un champú suave como uno para bebés. Evite jabones agresivos o jabones que no tengan pH balanceado o no sean neutros. Evite los jabones perfumados.
  • Lave la piel suavemente, enjuáguese bien y séquese con palmaditas. No frote el área.
  • No rasure el área de tratamiento.
  • No use desodorantes ni antitranspirantes si recibe tratamientos de radiación en las axilas.
  • No elimine las marcas especiales en la piel hasta después del último tratamiento.  

Humectación durante la radiación

Si la piel se reseca o tiene comezón, el médico o el enfermero pueden indicar un humectante especial para cuidar la piel.

  • Solo use humectantes indicados por el equipo de atención.
  • No use humectantes hasta una hora después del tratamiento de radiación.
  • No use lociones, cremas o ungüentos grasosos u oleosos en el área de tratamiento.
  • Evite rascarse la piel en el área tratada. Podría aumentar la probabilidad de infección.

Qué vestir durante la radiación

La ropa puede causar irritación de la piel durante la radioterapia.

  • Use ropa suave y suelta. Evite usar ropa ajustada en el área de tratamiento.
  • Intente mantener el área tratada sin cubrir el mayor tiempo posible.
  • No use sombreros si recibe tratamientos de radiación en la cabeza.
  • Lave la ropa con detergente para ropa suave sin perfume.

Protección solar durante y después de la radiación

La piel está más sensible al sol durante y después de la radioterapia.

  • Proteja el área tratada del sol. Mantenga la piel cubierta si está al aire libre durante más de 15 minutos.
  • Evite el sol entre las 10:00 a. m. y las 4:00 p. m.
  • Use un bloqueador solar sin ácido p-aminobenzoico (PABA) con un FPS de 30 o más. Quítese el protector solar con agua antes de los tratamientos de radiación.

Otros recordatorios:

  • Consulte al equipo de atención antes de usar cualquier cosa sobre la piel en el área de tratamiento. Los productos pueden causar irritación y posiblemente afectar la dosis de radiación.
  • Pregunte al equipo de atención si puede nadar en una piscina. Enjuáguese bien después de nadar.
  • No exponga el área de tratamiento al calor o el frío extremos. Evite los tratamientos de calor, jacuzzis, almohadillas térmicas, secadores de cabello de alta temperatura y bolsas de hielo.
  • Evite colocar vendas o cinta sobre la piel tratada.

Cuidar la piel después de la radioterapia

El cuidado de la piel debe continuar incluso después del tratamiento final de radioterapia.

  • No frote las marcas especiales en la piel. Las marcas tatuadas se desvanecerán gradualmente después del tratamiento. Colocarse loción ayudará a eliminarlas más rápidamente.
  • La protección solar permanente es importante para los sobrevivientes tratados con radiación. Siempre proteja la piel del sol. Use un protector solar con un FPS de 30 o más, use ropa protectora y evite el sol lo máximo posible.

Analice las preguntas o las preocupaciones que tenga sobre el cuidado de la piel durante la radioterapia con el equipo de atención oncológica. Busque cambios en la piel, en especial signos de infección. Comunique al equipo de atención si se produce un aumento del dolor o la hinchazón, fiebre, ampollas o nuevas úlceras.


Together
no avala ningún producto de marca mencionado en este artículo.


Revisado: Junio de 2018