Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Cómo criar a los hermanos

El cáncer también revoluciona la vida de los hermanos.

Los hermanos de los niños con cáncer necesitan atención y apoyo. Deben saber que sus padres los aman incondicionalmente y entienden sus miedos y emociones. Los padres deben animar a sus hijos a que compartan sus sentimientos y brindarles maneras de manejar sus emociones.

Los familiares y los amigos pueden brindar ayuda. El personal del hospital, como los especialistas en vida infantil, trabajadores sociales, capellanes y psicólogos también pueden dar su apoyo.

Cada niño reacciona al estrés de una forma distinta:

  • Temor
  • Tristeza
  • Aislamiento
  • Celos
  • Culpa
  • Vergüenza
  • Confusión
  • Incertidumbre
  • Pérdida de control
 
Paciente con cáncer pediátrico juega con arcilla para modelar en una cama de hospital con su hermana.

Durante la etapa en que su hermano o hermana recibe tratamiento oncológico, los hermanos deben tratar de llevar una vida lo más “normal” posible.

Explique lo desconocido

  • A menudo, los hermanos tienen miedo porque no entienden esta nueva experiencia. Sea sincero y abierto con sus hijos. Si les explica lo que está pasando, es probable que sientan menos miedo y confusión. El equipo de atención de su centro pediátrico puede brindarle asistencia para hablar con sus hijos.
  • Brinde una descripción del cáncer apropiada para la edad.
  • Aclare los conceptos erróneos habituales. Por ejemplo, muchos niños creen que el cáncer es contagioso. Es posible que algunos hayan escuchado que las personas que tienen cáncer siempre mueren, pero, de hecho, la mayoría de los niños (el 80 por ciento) sobreviven.

Mantenga una vida lo más “normal” posible

Los hermanos deben tratar de continuar con sus rutinas diarias de modo que la vida sea lo más previsible y estable posible. Deberían hacer lo siguiente:

  • Seguir yendo a la escuela
  • Seguir participando de las actividades extracurriculares
  • Permanecer en el hogar familiar, si hay un cuidador que pueda quedarse con el hermano o la hermana

Destine tiempo a los hermanos

  • Hágase el tiempo para conectar de manera individual. Lean un libro, salgan a caminar o hagan una actividad divertida juntos. Este tiempo especial puede brindarles a las familias el alivio del estrés que resulta tan necesario. Incluso una conversación de 10 minutos hace la diferencia.
  • Respalde las actividades favoritas de los hermanos. Si no puede encontrar el momento, pídale ayuda con el transporte a sus amigos y familiares.
  • A menudo, los hermanos escuchan cuán “fuerte” o “valiente” es el niño con cáncer. Asegúrese de reconocer verbalmente las cualidades admirables que ellos también tienen.

Libérelos de la culpa

Algunos hermanos pueden creer que ellos provocaron el cáncer de su hermano o hermana por algo que pensaron, dijeron o hicieron.

Pueden sentirse culpables por estar sanos mientras su hermano o hermana no lo está.

Algunas ideas útiles incluyen las siguientes:

  • Dígales a los hermanos que nadie puede pensar, decir o hacer algo para que otra persona tenga cáncer.
  • Permítales ayudar a su hermano o hermana en distintas maneras. Se sentirán menos impotentes.
  • Demuéstreles que está bien divertirse, aunque su hermano o hermana tenga una enfermedad.

Reconozca las emociones difíciles

Es normal enojarse cuando un ser querido está gravemente enfermo. Los niños pueden enojarse con el cáncer en sí mismo o con Dios por permitir que suceda. Puede que se enojen con sus padres por el cambio en el foco de atención o incluso con su hermano o hermana por enfermarse. A continuación, presentamos algunas sugerencias útiles:

  • Brinde a los niños y adolescentes una manera de expresar su enojo. Anímelos a hacer un dibujo o escribir lo que sienten en una carta o un diario.
  • Brinde al hermano un canal seguro y físico para las emociones.
  • Enséñele formas de relajarse, como la respiración profunda.
  • Explíquele que alejarse es mejor que atacar.

Es posible que algunos hermanos se imaginen que estar en el hospital es divertido porque el paciente recibe regalos, no va a la escuela todos los días y pasa tiempo adicional con sus padres. Puede que solo vean fotos del niño enfermo sonriendo y divirtiéndose. Si este es el caso, está bien compartir información apropiada para la edad acerca de cómo es un día más habitual: esperar las citas, tomar medicamentos y someterse a procedimientos.

Prepárese para situaciones incómodas

Es natural que los niños se sientan incómodos cuando los demás ven que su hermano o hermana tiene una enfermedad. Es posible que las personas les hagan preguntas sobre el cáncer que ellos no sepan cómo responder.

  • Anime a los hermanos a que compartan qué sienten cuando alguien mira a su hermano o hermana en público.
  • Preste atención a las señales de acoso o provocación en la escuela. Hable regularmente con los maestros de los hermanos. Ayude al niño a identificar a una persona de apoyo y de confianza, tanto en la escuela como en casa.
  • Algunos hermanos pueden sentirse abrumados en la escuela cuando los adultos les preguntan por su hermano o hermana. Piense si le parece bien que la escuela del hermano hable sobre el diagnóstico en un entorno grupal con el hermano presente.

Fomente la relación entre los hermanos

La relación entre los hermanos es importante para el bienestar de toda la familia. Estas son algunas ideas para promover la relación:

  • Encuentre oportunidades para que se diviertan juntos: juegos de mesa, películas, chistes, lectura, artesanías o videojuegos.
  • Si el paciente perderá el cabello por el tratamiento, los hermanos pueden comprar y usar sombreros y bandanas juntos, si así lo deciden. En general, los proveedores de atención no recomiendan que los hermanos se rasuren la cabeza. A menudo, esto puede crear malentendidos respecto del motivo de la pérdida del cabello, como por ejemplo: “¿Tengo yo también la enfermedad?”
  • Un niño que se está sometiendo a un tratamiento suele recibir regalos de los amigos y la familia extendida; después de un período largo, esto puede provocar celos. Los niños que están enfermos a menudo disfrutan tanto el dar como el recibir. Los hermanos pueden pensar en formas de ayudar a los demás.

Crear estas oportunidades para fomentar la comunicación entre los hermanos puede ayudar a que se sientan conectados.

Paciente con cáncer pediátrico da un espectáculo de marionetas con su hermana

Crear oportunidades para fomentar la conexión con los hermanos puede ayudarlos a sentirse conectados.

Recursos

  • SuperSibs, un programa de Alex’s Lemonade Stand Foundation, ofrece servicios, información, campamentos y kits de herramientas para padres


Revisado: Junio de 2018