Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Acceso a los registros médicos

¿Qué son los registros médicos?

Los registros médicos documentan la información de salud de un paciente. Generalmente incluyen la historia clínica de un paciente, los medicamentos recetados, las alergias y afecciones, el estado de inmunizaciones y los resultados de análisis como rayos X, análisis de laboratorio u otros estudios de diagnóstico. Los registros médicos también incluyen información general del paciente, como la fecha de nacimiento, el género y la etnia, así como también la información que brindó o recibió un médico de la familia, dentista u otro especialista durante un examen.

Si bien muchos médicos todavía mantienen las notas en papel, cada vez más los proveedores utilizan registros médicos electrónicos para mantener esta información en un lugar centralizado que puede compartirse con otros proveedores.

Enfermero ajusta las configuraciones para un paciente de cáncer pediátrico en la unidad de cuidados intensivos

Los registros médicos pueden ser confusos para quienes no están preparados para leerlos. Puede hacerle a su proveedor cualquier pregunta que tenga sobre lo que encuentra si decide revisar los registros por su cuenta.

¿Quién puede ver mis registros médicos?

En los Estados Unidos, la ley que limita quién puede ver los registros médicos se conoce como Ley de Transferencia y Responsabilidad de Seguro Médico de 1996 o HIPAA (Health Insurance Portability and Accountability Act). Específicamente, una vez que un paciente cumple 18 años, necesita otorgar permiso por escrito para que cualquier otra persona vea sus registros médicos, incluso sus padres.

Las siguientes personas o grupos pueden utilizar y compartir la información médica:

  • Padres o tutores legales si el paciente es menor de 18 años.
  • Proveedores de atención médica que deben brindar apoyo en el tratamiento y la atención de un paciente.
  • Aquellos responsables de pagarles a los médicos y hospitales por la atención médica de un paciente, como compañías de seguro o Medicaid.
  • Agencias de salud pública (por ejemplo, que informan un brote de una enfermedad infecciosa para proteger la salud pública).
  • Organismos de orden público (como los que informan una herida de bala a la policía).
  • Familiares, parientes, amigos que han recibido permiso por escrito del paciente o los padres/tutores.

¿Puedo ver mis registros médicos?

Sí. Si bien los padres y tutores generalmente deben solicitar las copias de los registros médicos en nombre de un niño, los pacientes en los Estados Unidos tienen el derecho de ver sus registros médicos y obtener copias de estos.

Los registros médicos pueden ser confusos para quienes no están preparados para leerlos. Si revisa sus registros por su cuenta, considere anotar las cosas que quiera preguntarle a su proveedor más adelante, lo que incluye resaltar o escribir preguntas que pueda revisar con su proveedor en su próxima consulta.

¿Cómo obtengo mis registros médicos?

Los portales para pacientes son cada vez más frecuentes como una forma para que los proveedores de atención médica proporcionen a los pacientes acceso a sus registros médicos. Un portal para pacientes es un sitio web seguro que brinda a los pacientes con conexión a Internet o un teléfono inteligente acceso las 24 horas a la información de salud personal, utilizando un nombre de usuario y una contraseña seguros. Los portales para pacientes les permiten a los pacientes ver todo, desde las consultas recientes al médico y los medicamentos hasta las inmunizaciones, las alergias, los resúmenes de alta hospitalaria y los resultados de laboratorio. Muchos permiten a los pacientes programar citas, enviar correos electrónicos a sus proveedores de atención médica y solicitar la renovación de la información de recetas.

Si necesita acceder a una copia impresa de su propio registro médico, el proceso suele comenzar con una visita al médico que tiene la información que está buscando, por ejemplo, un médico de familia o un especialista. Muchos proveedores de atención médica pedirán a los pacientes, padres o tutores que completen un formulario de autorización que incluya las fechas de tratamiento o servicio, la información que se solicita (es decir, rayos X, resultados de pruebas) y si la persona solicita una copia de los registros o simplemente permiso para verlos. Los proveedores de atención médica tienen hasta 30 días para proporcionar copias de los registros médicos, aunque la mayoría se proporcionan dentro de un plazo de 5 a 10 días hábiles o antes si se necesitan de inmediato. Se puede cobrar una tarifa al paciente para cubrir los gastos de hacer las copias o enviarlas por correo.

¿Me pueden negar el acceso a mis registros?

Si bien los proveedores de atención médica pueden decir que no a los pedidos de registros, esto casi nunca sucede. En tales extrañas ocasiones, al consultorio del médico generalmente le preocupa la privacidad o el bienestar del paciente. Pero, si un proveedor de atención médica niega el acceso a los registros, debe indicar las razones por escrito en un plazo de 30 días; después de ese plazo, los pacientes tienen derecho a pedir que la decisión vuelva a revisarse.

Para obtener más información sobre el proceso y los derechos de apelaciones, puede visitar el sitio web del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

¿Puedo corregir un error que veo en mis registros médicos?

Los pacientes tienen derecho a solicitar una corrección si encuentran un error en los registros médicos o notan que falta algo. En el consultorio de su médico le explicarán cómo abordan los cambios en sus registros y qué debe hacer para solicitar un cambio. Por ley, los proveedores de atención médica tienen 60 días para hacer un cambio o negar la solicitud.

¿Pueden los padres ver los registros médicos?

Sí, los padres tienen acceso a los registros médicos de sus hijos hasta que estos cumplan 18 años. En el caso de los registros de salud mental, como las notas tomadas por un terapeuta durante la terapia, la edad en que los padres ya no tienen acceso a los registros médicos de sus hijos es de 15 o 16 años, según el estado.

Sin embargo, hay algunas excepciones. En primer lugar, muchos estados ahora delegan a los proveedores de atención médica la decisión de hablar con los padres cuando se trata de información relacionada con el sexo o el consumo de drogas. En segundo lugar, los padres no pueden ver los registros médicos de un adolescente si han acordado que el niño puede consultar a un proveedor confidencialmente. Y, en tercer lugar, los proveedores de atención médica también pueden determinar que no es en beneficio propio de un adolescente brindar información a los padres, incluso si el niño es menor de 18 años.

Después de que los pacientes cumplen 18 años, por ley, sus padres no pueden ver los registros médicos sin un consentimiento escrito. Si los pacientes quieren que sus padres tengan acceso a sus registros después de los 18 años, deberán firmar un documento que los autorice a hacerlo, como lo harían con cualquier otra persona.

¿Debería llevar un “registro médico personal” de mi hijo?

Un registro médico personal (personal medical record, PMR), a veces llamado “registro de salud personal”, es simplemente una recopilación de información sobre su salud. Llevar un PMR de un niño con cáncer es una excelente idea, ya que les permite a las familias llevar antecedentes completos de la salud de su hijo a las visitas con especialistas, médicos nuevos o la sala de emergencias. Si bien hay varias aplicaciones que ayudan a los pacientes a mantener un registro de la información más importante, sigue siendo mejor tener consigo una copia en papel de la información más importante, en caso de que haya una emergencia.

Cuando se trata de un niño con cáncer, su PMR debería incluir lo siguiente:

  • Nombre, fecha de nacimiento, grupo sanguíneo y contacto de emergencia
  • Diagnóstico
  • Fecha del último examen físico
  • Fechas y resultados de las pruebas y exámenes más recientes
  • Enfermedades importantes y cirugías, con fechas
  • Heridas que tuvo su hijo o enfermedades por las que ha recibido tratamiento
  • Alergias a alimentos, medicamentos, elementos del hogar, etc.
  • Lista de todos los medicamentos, las dosis y el tiempo que su hijo los ha tomado
  • Enfermedades crónicas, si corresponde
  • Antecedentes familiares de enfermedades


Revisado: Junio de 2018