Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Colocación de una vía IV

¿Qué es una vía IV?

IV significa intravenoso (dentro de la vena).

Una vía IV es un pequeño tubo que se denomina catéter. Se inserta en la vena. La vía IV tiene el tamaño de un sorbete pequeño o un mezclador de café.

Los pacientes con cáncer infantil pueden necesitar una vía IV por distintos motivos. Puede utilizarse para administrar líquidos, medicamentos o nutrientes al cuerpo a través de una vena. La vía IV también puede utilizarse para tomar las muestras de sangre necesarias para los análisis de laboratorio.

Cuando un paciente tiene una, esto significa que no tendrá que recibir un pinchazo cada vez que necesite un tratamiento intravenoso o que deban tomarle una muestra de sangre. Las vías IV se pueden mantener entre 3 y 4 días.

En el caso de los pacientes que necesitan quimioterapia u otros procedimientos que requieran el acceso a las venas durante un periodo prolongado, a menudo se les colocan dispositivos de acceso venoso central. Estos dispositivos están diseñados para estar en el cuerpo durante más días. Sin embargo, incluso los pacientes que tienen estos dispositivos pueden necesitar una vía IV para recibir algunos líquidos. Por ejemplo, puede que se necesite una vía IV para administrar agentes de contraste para pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografía, tomografía computarizada (TC) o imágenes por resonancia magnética (IRM).

Preparación para una vía IV

A veces, antes del procedimiento, los pacientes deben ponerse una bata hospitalaria.

La vía IV se inserta con una pequeña aguja. Cuando el tubo de la vía IV está en su lugar, se retira la aguja.

Debido a que la colocación de la vía IV incluye el uso de una aguja, el paciente sentirá algo de dolor. Algunos niños les temen a las agujas.

A veces, el proveedor de atención médica que la coloca puede aplicar un medicamento, como la lidocaína, para anestesiar el área donde la colocará. El paciente seguirá sintiendo la presión de la aguja cuando entra en la piel. Pero el medicamento debería eliminar el dolor.

El analgésico tópico puede ser una crema. Debe aplicarse entre 30 y 60 minutos antes del procedimiento para que el medicamento actúe y anestesie la piel. Se coloca un plástico sobre la crema para mantenerla en su lugar. La crema se limpiará cuando sea el momento de colocar la vía IV.

Otra opción es usar un dispositivo sin aguja, como un J-TIP®. Este dispositivo utiliza gas presurizado para rociar lidocaína rápidamente sobre la piel. Hace un sonido de silbido o estallido similar al de abrir una lata de gaseosa. Anestesia el área en un minuto.

También pueden usarse otras técnicas para ayudar a los pacientes a manejar el dolor del pinchazo de la aguja. Los padres pueden pedir que un especialista en vida infantil esté presente durante el procedimiento de colocación de la vía IV. Los especialistas en vida infantil están capacitados para ayudar a explicarles los procedimientos médicos a los niños y adolescentes, y a sobrellevarlos.

Un método de manejo del dolor es la distracción. Esto desvía la atención del paciente de la aguja. Los pacientes pueden hablar con alguien o escuchar mientras una persona les lee. Pueden mirar un video en una tableta o escuchar música. Puede que los pacientes más chicos quieran que sus padres los abracen durante el procedimiento.

La relajación es otra técnica. Algunas actividades pueden incluir la respiración profunda, mirar burbujas de jabón o escuchar música relajante o sonidos de la naturaleza. Los especialistas en vida infantil o los padres pueden usar alguna forma de imágenes guiadas con el paciente. Mediante las imágenes guiadas, el paciente se concentra en los detalles (colores, sonidos, aromas, gustos, sensaciones) de una experiencia placentera imaginada.

Algunos centros pediátricos usan dispositivos de alivio del color como Buzzy®. El dispositivo Buzzy® usa la vibración para bloquear las sensaciones de dolor.

Colocación de la vía IV

Un enfermero coloca un torniquete y presiona para encontrar la mejor vena para la vía IV. El enfermero limpia el área donde la colocará.

Un enfermero coloca un torniquete y presiona para encontrar la mejor vena para la vía IV. El enfermero limpia el área donde la colocará.

Mientras un miembro del personal estabiliza el brazo del paciente, otro enfermero inserta la aguja en la mano del paciente.

Mientras un miembro del personal estabiliza el brazo del paciente, otro enfermero inserta la aguja en la mano del paciente.

La aguja está unida al tubo de la vía IV. Cuando el tubo está en su lugar, el enfermero retira la aguja.

La aguja está unida al tubo de la vía IV. Cuando el tubo está en su lugar, el enfermero retira la aguja.

Se coloca una cinta sobre la vía IV. Puede que también se use un apósito o una lámina de plástico para proteger la vía IV.

Se coloca una cinta sobre la vía IV. Puede que también se use un apósito o una lámina de plástico para proteger la vía IV.

El enfermero realiza pruebas a la vía IV para asegurarse de que funcione de forma adecuada.

El enfermero realiza pruebas a la vía IV para asegurarse de que funcione de forma adecuada.

La vía IV está lista para usarse.

La vía IV está lista para usarse.

  • Cuando el paciente está listo para el procedimiento, el primer paso es que el proveedor de atención médica encuentre una vena donde pueda colocar la vía IV.
  • Habitualmente, será una vena que está debajo de la piel en la cara posterior de la mano o la parte interna del brazo, entre la muñeca y el codo.
  • El proveedor puede atar un torniquete (una tira ancha de plástico, similar a una bandita elástica) alrededor del brazo para aumentar la presión. El torniquete facilita la visualización de la vena. A veces, los proveedores usan una almohadilla caliente para encontrar las venas más fácilmente.
  • Es probable que el proveedor presione ligeramente en distintos lugares para encontrar la mejor vena para la vía IV.
  • Habitualmente, este proceso no demora mucho tiempo. Sin embargo, los pacientes con cáncer infantil que no han comido debido a distintos procedimientos o efectos secundarios del tratamiento pueden estar deshidratados. Este estado hace que las venas se "achaten". Las venas achatadas no son adecuadas para colocar el tubo de una vía IV.
  • El enfermero puede tardar entre 2 y 10 minutos en encontrar una buena vena. Puede que examine ambos brazos.
  • En algunos centros pediátricos, el proveedor usa equipos de imágenes como un ecógrafo para encontrar una vena para la vía IV.
  • El proveedor limpiará el área (en general, con una clorhexidina o alcohol) y dejará que se seque.
  • El proveedor estabilizará el brazo. Es posible que otro miembro del personal ayude. Es muy importante que el brazo del paciente esté quieto.
  • El proveedor insertará la aguja, que está unida al tubo de la IV. A veces, se necesita más de un intento para insertar la aguja en la vena.
  • Cuando el tubo está en la vena, el proveedor retirará la aguja.
  • Se coloca una cinta sobre la vía IV. Puede colocarse un apósito o una lámina de plástico encima a modo de protección.
  • Se unirá el conector.
  • La vía IV de la piel está conectada con otro tubo largo que se conecta con una bolsa de plástico o un tubo de medicamento líquido u otros fluidos. Es posible que se use una bomba para regular el flujo de líquido. Puede que los pacientes sientan una sensación de frío cuando el líquido ingresa al cuerpo.

De este modo, el paciente está listo para los procedimientos que requieran una vía IV. La vía IV estará en la vena hasta que se retire el tubo más tarde.


Together
no avala ningún producto de marca mencionado en este artículo.


Revisado: Junio de 2018