Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Opioides para el dolor provocado por el cáncer infantil: Lo que debe saber

Los opioides tienen un papel importante en el tratamiento de los dolores relacionados con el cáncer infantil.

El dolor es común durante y después del tratamiento del cáncer. El abordaje del dolor es parte de la atención al paciente. Pero a los padres de pacientes con cáncer pediátrico les puede preocupar que su hijo tome opioides. Su uso generalizado e indebido ha provocado una crisis nacional de opioides.

Sin embargo, los opioides pueden ser un tratamiento eficaz para algunos dolores causados por el cáncer y determinados tratamientos del cáncer.

¿Cómo se usan los opioides en los pacientes con cáncer infantil?

Los opioides son un tipo de analgésicos disponibles de forma legal con receta. Estos medicamentos incluyen hidrocodona, oxicodona, morfina, fentanilo y metadona.

Los opioides se unen a los receptores de opioides y los activan en las células ubicadas en muchas áreas del cerebro, la médula espinal y otros órganos del cuerpo, especialmente los relacionados con las sensaciones de dolor y placer. Cuando los opioides se unen a estos receptores, bloquean las señales de dolor que se envían desde el cuerpo hacia el cerebro y liberan dopamina en el cerebro. El bloqueo de las señales de dolor puede aliviar el dolor y la liberación de dopamina puede hacer que las personas se “sientan bien” y producir un efecto de “euforia”. Es posible que el usuario quiera repetir la experiencia. Este deseo puede hacer que las personas tomen opioides por motivos no médicos.

Los opioides recetados se usan para disminuir el dolor agudo o el dolor crónico de moderado a severo. Pueden recetarse para el dolor visceral. Este tipo de dolor es provocado por una respuesta a un estímulo físico, como un procedimiento quirúrgico o un tumor que presiona un órgano. Los opioides también pueden usarse para controlar el dolor durante la atención en la etapa final de la vida.

Leer más sobre los tipos de dolor y el abordaje del dolor.

Si bien son herramientas importantes en el tratamiento del dolor relacionado con el cáncer, los opioides no son las únicas herramientas disponibles. Un enfoque multidisciplinario es muy recomendable. Puede incluir otros medicamentos y otros tipos de terapias que no involucran medicamentos.

¿Mi hijo se volverá adicto a los opioides?

Los opioides pueden ser sumamente adictivos. Sin embargo, el equipo de atención tomará precauciones para prevenir la adicción. Por ejemplo, el equipo de atención puede recetar opioides durante un período breve para reducir la exposición del paciente a ellos.

El equipo de atención también puede evaluar los factores de riesgo de adicción y decidir si el paciente presenta un riesgo bajo, moderado o alto. El equipo de atención puede usar esta información para desarrollar un plan de tratamiento del dolor.

Factores de riesgo del uso indebido de los opioides y la adicción

  • Adolescentes y adultos jóvenes: el riesgo de abuso generalmente aumenta durante la adolescencia y alcanza su punto máximo durante la adultez temprana.
  • Exposición a los opioides: el uso a largo plazo de los opioides o el consumo de múltiples tipos de opioides pueden aumentar el riesgo.
  • Antecedentes personales, familiares o de pares de consumo de sustancias.
  • Problemas académicos y del comportamiento.
  • Abuso sexual infantil.
  • Depresión y ansiedad.

Si se recetan opioides, muchos centros pediátricos requieren que los pacientes y los padres firmen un contrato o acuerdo de uso de sustancias antes de comenzar con la administración de opioides. Este documento contiene declaraciones sobre las funciones y las responsabilidades del paciente y su familia, las condiciones bajo las cuales se puede terminar el tratamiento con opioides y las responsabilidades del proveedor de atención médica.

Los contratos pueden ayudar a los proveedores de atención médica y a las familias del paciente a analizar el tratamiento con opioides y solucionar preguntas y preocupaciones.

para monitorear el uso de opioides

El equipo de atención puede usar diferentes métodos para monitorear a los pacientes y asegurarse de que los opioides se usen correctamente.

  • El equipo de atención puede realizar un conteo de píldoras. Un miembro del equipo puede contar las píldoras de forma periódica para asegurarse de que los pacientes no estén tomando más píldoras de las recetadas o que no estén siendo robadas del suministro del paciente.
  • A los pacientes también se les pueden hacer análisis de drogas en la orina, para que el equipo de atención pueda monitorear la ingesta de medicamentos y otras sustancias.
  • El equipo de atención les puede solicitar a los pacientes y las familias que lleven un diario del dolor para registrar cuántas píldoras toma el paciente por día y cuándo las toma.

Signos del uso indebido de opioides

El equipo de atención observará atentamente a los pacientes para detectar signos del uso indebido de opioides. Los padres deben hablar con el equipo de atención si observan estos signos:

  • Disminución en la habilidad de funcionar con normalidad debido al uso de opioides
  • Uso de medicamentos para el dolor para tratar síntomas no relacionados con el dolor
  • Un tercero muestra preocupación por el problema de opioides del paciente
  • Acumulación de medicamentos
  • Uso de drogas ilegales
  • Robo o venta de medicamentos recetados
  • Falsificación o alteración de una receta médica
  • Obtención de opioides de procedencia no médica
  • Discrepancia en el recuento de píldoras
  • El paciente no acude a las citas con el proveedor de atención del dolor
  • El paciente busca tratamiento contra el dolor de muchos médicos
  • Intentos frecuentes de recargar los medicamentos sin una cita.
  • Robo o extravío de medicamentos.
  • Solicitud de medicamentos por su marca o denominación popular.
  • Resistencia a cambios en el plan de tratamiento del dolor.
  • Cambios o combinaciones de sustancias no autorizados.
  • Uso de otras sustancias para el alivio del dolor.
  • Tomar medicamentos para lograr un efecto de “euforia”.

Si se produce un uso indebido, el equipo de atención puede trabajar con la familia del paciente para encontrar soluciones.

Si tiene preocupaciones sobre los opioides, hable con franqueza con los miembros del equipo de atención médica.


Revisado: Enero de 2019