Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Efectos óseos tardíos

La mayoría de los sobrevivientes del cáncer infantil no experimentan problemas óseos como resultado de la terapia. Sin embargo, determinados tratamientos para el cáncer infantil pueden ocasionar la pérdida de resistencia en los huesos.  

Esta pérdida es preocupante, en particular, porque normalmente los huesos crecen y se vuelven más pesados durante la niñez y la adolescencia.

Un gráfico de dos huesos que muestran la masa ósea. A la izquierda se ve una densidad ósea normal. A la derecha se observa una densidad ósea más porosa, un indicador de osteoporosis.

La pérdida de resistencia ósea puede ocasionar en el futuro una afección llamada osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la reducción de la masa y la calidad óseas. Los huesos se vuelven frágiles y con más probabilidades de fracturas.

Tratamientos contra el cáncer que pueden ocasionar pérdida ósea

  • Corticoesteroides (como la prednisona y la dexametasona)
  • Metotrexato
  • Dosis altas de radiación en los huesos que soportan peso (piernas, caderas y columna vertebral)

Otros tratamientos médicos que pueden ocasionar pérdida ósea

  • Algunos medicamentos anticonvulsivos (fenitoína y barbitúricos)
  • Antiácidos con aluminio (como Maalox® o Amphogel®)
  • Medicamentos para el tratamiento de la pubertad temprana y la endometriosis, como Lupron Depot®
  • Dosis altas de heparina (utilizada para prevenir coágulos sanguíneos), especialmente durante usos prolongados.
  • Colestiramina (utilizada para el colesterol en sangre)

Otros factores de riesgo

Factores de riesgo que la persona no puede cambiar

  • Mujeres de razas caucásicas o asiáticas
  • Edad avanzada. El riesgo aumenta con la edad.
  • Contextura pequeña y delgada
  • Antecedentes familiares de osteoporosis. Tiende a ser hereditaria.

Factores de riesgo que la persona sí puede cambiar

  • Niveles bajos de hormonas sexuales. El estrógeno en las mujeres y la testosterona en los hombres inciden en el mantenimiento de los huesos fuertes incluso después de que se completa el crecimiento.
  • Fumar
  • Una dieta baja en calcio
  • Falta de vitamina D. Se necesita para absorber minerales como el calcio y el fósforo en los huesos. 
  • Falta de ejercicios de levantamiento de peso
  • Demasiada cafeína, alcohol o gaseosas
  • Una dieta rica en sal

Problemas óseos que pueden surgir

Los huesos se vuelven frágiles porque el cuerpo produce muy poco tejido óseo nuevo o tiene una pérdida ósea muy grande. Los huesos pueden volverse más delgados y propensos a romperse fácilmente. La osteoporosis puede ocurrir en cualquier hueso. En la mayoría de los casos, afecta los huesos de la muñeca, las caderas, la columna vertebral y las piernas.

Para la mayoría de las personas, la masa ósea alcanza su punto máximo durante los 20 años. Después de esta edad, las personas comienzan a perder masa ósea. Algunos pacientes de cáncer infantil pueden comenzar a perderla a una edad más temprana debido a ciertos tratamientos.

Signos y síntomas

A veces, la osteoporosis se denomina enfermedad “silenciosa”. Puede existir durante años sin signos ni síntomas obvios. Sin embargo, los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Pérdida de altura con el tiempo
  • Postura encorvada
  • Fracturas como resultado de lesiones leves

¿Qué pueden hacer los sobrevivientes?

Pruebas de detección

Es recomendable que los sobrevivientes de cáncer infantil con riesgo de baja resistencia ósea, debido al tratamiento y a otras afecciones que los predisponen a esto, se hagan al menos un estudio de densidad mineral ósea o densitometría ósea como parte de su evaluación de problemas de salud a largo plazo relacionados con el cáncer y sus tratamientos. La densitometría ósea más utilizada es la absorciometría con rayos X de doble energía (dual energy X-ray absorptiometry, DXA o DEXA). En esta prueba se utilizan técnicas de rayos X especiales para medir el grosor óseo y el riesgo del paciente de fracturarse un hueso.  Según los resultados, el médico puede recomendar maneras de mejorar la resistencia ósea y cuándo realizarse estudios de seguimiento. 

Prevención

Las personas pueden tomar medidas para reducir el riesgo de osteoporosis.

  • Haga ejercicios de levantamiento de peso y de resistencia con frecuencia. Este tipo de actividad pone presión en los huesos y aumenta la densidad ósea. Algunos ejemplos incluyen los siguientes:
    • Levantar peso ligero
    • Caminar
    • Hacer senderismo
    • Trotar
    • Subir escaleras
    • Jugar al tenis
    • Bailar
    • Saltar la soga
  • No fumar.
  • No beber alcohol en exceso.
  • Mantener una dieta rica en calcio.
  • Consuma suficiente vitamina D.


Together
no avala ningún producto de marca mencionado en este artículo.


Revisado: Junio de 2018