Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Efectos gastrointestinales tardíos

Ciertos tratamientos para el cáncer infantil pueden ocasionar problemas en el sistema gastrointestinal (GI), también llamado sistema digestivo, en el futuro.

El sistema GI incluye órganos que digieren (o descomponen) alimentos para absorber nutrientes y mantener el funcionamiento apropiado del cuerpo.

Gráfico de un cuerpo que muestra la disposición de los órganos. Los órganos del tubo gastrointestinal están resaltados, incluidos el esófago, el hígado, el estómago, la vesícula biliar, el páncreas, el intestino grueso, el intestino delgado, el apéndice y el recto.

El sistema GI incluye órganos que digieren (o descomponen) alimentos para absorber nutrientes y mantener el funcionamiento apropiado del cuerpo.

Tratamientos para el cáncer que ocasionan problemas gastrointestinales

  • Cirugía que afecta el abdomen o la pelvis
  • Radiación que afecta el esófago, el estómago o los intestinos

Otros factores de riesgo:

  • Tabaquismo
  • Antecedentes familiares o personales de lo siguiente:
    • Adherencias intestinales (formación de cicatrices)
    • Obstrucción intestinal (bloqueo)
    • Enfermedad de injerto contra huésped crónica (EICHc) en el tubo intestinal
    • Cáncer colorrectal o de esófago
    • Cálculos biliares
    • Hepatitis crónica

Problemas gastrointestinales que surjan

  • Obstrucción intestinal (bloqueo de los intestinos): El riesgo es mayor para las personas que recibieron una combinación de radiación abdominal y cirugía.
  • Estenosis esofágica (formación de cicatrices y estrechamiento del esófago): Esta afección puede ocasionar problemas al tragar.
  • Cálculos biliares
  • Fibrosis hepática o cirrosis (formación de cicatrices en el hígado)
  • Diarrea crónica y dolor abdominal
  • Cáncer colorrectal

Signos y síntomas

  • Reflujo ácido crónico (pirosis)
  • Dificultad o dolor al tragar
  • Náuseas o vómitos crónicos
  • Dolor abdominal
  • Diarrea o estreñimiento crónicos
  • Materia fecal alquitranada o sangre en las heces
  • Pérdida de peso
  • Cambios en el apetito
  • Distensión abdominal o sensación de hinchazón
  • Ictericia u ojos o piel amarillos

Los sobrevivientes con estos síntomas deben consultar a su proveedor de atención médica. Los síntomas graves o que se presentan de repente (como la aparición repentina de dolor abdominal y vómitos) pueden ser indicadores de un problema urgente (como la obstrucción intestinal) y requieren una evaluación médica inmediata.

¿Qué pueden hacer los sobrevivientes?

Los sobrevivientes deben tomar medidas para prevenir problemas digestivos y para detectar los problemas a tiempo.

Evalúe sus riesgos y monitoree su salud

  • Pregúntele a su oncólogo sobre los riesgos de padecer efectos tardíos.
  • Informe a su proveedor de atención médica primaria sobre sus riesgos. Comparta una copia de su plan de atención del sobreviviente, que contiene un resumen del tratamiento.
  • Hágase un examen físico con antecedentes médicos incluidos todos los años. Este examen puede incluir estudios como radiografías, análisis de sangre y de orina.

Si hay sospecha de problemas, el médico también puede pedir estudios como los siguientes:

  • Una ecografía si el proveedor sospecha que puede haber cálculos biliares o problemas en la vesícula biliar.
  • Colonoscopía para examinar el colon
  • Endoscopia para examinar el esófago

Prevención

Los sobrevivientes pueden evitar los problemas digestivos manteniendo hábitos saludables:

  • Mantenga una dieta saludable.
  • No fume ni consuma productos con tabaco.
  • Evite ser fumador pasivo.
  • Limite el consumo de alcohol. Las personas que beben mucho, especialmente aquellas que también consumen tabaco, presentan un riesgo más alto de cáncer y problemas gastrointestinales.


Revisado: Junio de 2018