Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Apoyar a una familia en duelo

Ayudar a una familia que perdió un hijo a causa del cáncer es uno de los papeles más importantes que un amigo puede tener. Pero, en general, es difícil saber qué decir o hacer. Todos viven el duelo de forma diferente y cada familiar tiene necesidades diferentes.

Póngase a su disposición.

El duelo es un proceso personal. Solo aquellas personas que han experimentado la pérdida de un hijo por cáncer pueden comprender realmente. Pero la simple presencia de otra persona puede ser una fuente de consuelo. Estar a su disposición puede significar muchas cosas, pero lo más importante es comunicar que usted se preocupa. Muchas veces, los familiares quieren pasar tiempo haciendo algo “normal” como salir a caminar, salir a cenar o ir al cine. No se preocupe si no sabe qué es lo “correcto” que tiene decir o hacer; solo esté a su disposición.

Cómo puede ayudar a una familia en duelo
  • Póngase a su disposición.
  • Hable menos y escuche más.
  • Recuerde al niño.
  • Acepte que todas las emociones y las respuestas son normales.
  • Ofrezca ayuda específica y práctica.
  • Mantenga un registro de fechas significativas.
  • Ayude a los hermanos.
  • Piense a largo plazo.

Hablar menos y escuchar más

Es natural hablar cuando uno está nervioso y llenar las pausas en las conversaciones con palabras para reducir los silencios incómodos. Las personas en duelo por la pérdida de un hijo a veces necesitan que alguien las escuche, que esté completamente presente sin juzgarlas. Reconocer a un familiar en duelo puede ser tan simple como decirle “lo siento”.

Recordar al niño

Lo que una familia en duelo quiere escuchar es que su hijo no es olvidado. La gente suele evitar decir el nombre del niño o hablar sobre el niño por temor a hacer que la tristeza sea mayor. Sin embargo, a las familias les trae consuelo saber que su hijo es recordado. Mencione al niño en la conversación normal. Hable sobre recuerdos específicos, características especiales o historias divertidas. Es importante reconocer la vida del niño aunque no lo haya conocido.

Aceptar que todas las emociones y las respuestas son normales

La gran variedad de emociones que experimentan los familiares en duelo es normal. La cultura muchas veces nos enseña que las personas deben ser fuertes en el duelo y que exteriorizar las emociones es una señal de debilidad. Al mismo tiempo, no todos se ven tristes y algunos hasta pueden parecer desapasionados. Aceptar todas las expresiones de duelo es una de las maneras más importantes de apoyar a quienes sobrellevan una pérdida.

  • Comprenda que el duelo es personal.
  • Permita a los familiares demostrar tristeza, ira, indiferencia, frustración y cualquier otra emoción sin juzgarlos.
  • No cuestione la validez de los sentimientos o las respuestas.
  • Brinde espacio para un cambio de emociones día a día, momento a momento.
  • No espere cierta respuesta o que el duelo mejore “por ahora”.

Ofrecer ayuda específica y práctica

Si ofrece ayuda, es mejor que sea específico. Muchas personas ofrecen ayuda general. “Hazme saber si necesitas algo” es una frase que se escucha repetidamente. La oferta puede ser sincera, pero la familia tal vez no responda, ya sea porque está muy abrumada para pensar en algo específico o porque no quiere abusar de la amabilidad de los demás.

Una oferta específica muestra un interés genuino en ayudar. Algunas sugerencias incluyen:

  • Hacer algunas tareas del hogar, como lavar la ropa, limpiar la casa o cuidar el jardín de la familia.
  • Llevar a un hermano a hacer algo divertido.
  • Llevar la cena en una fecha específica.
  • Proporcionar ayuda continua o regular, como recoger a los niños en la escuela.

Cuando haga una oferta de ayuda, asegúrese de cumplirla.

Mantener un registro de fechas importantes

Perder un hijo por cáncer no es algo que las familias olviden. El proceso de duelo es permanente, y la mayor parte del apoyo se produce en las primeras semanas o meses. En los meses y años que siguen a la muerte del niño, ciertos días serán más difíciles para las familias: las fiestas, los cumpleaños, los aniversarios u otras fechas especiales. Mantener un registro de esas fechas y ofrecer apoyo puede ser una buena manera de ayudar a largo plazo a una familia en duelo. Simplemente comunicarse en esa fecha puede ser un consuelo. Ofrecer llevar comida o ayudar con una tarea específica en la fecha significativa o antes también puede ser una fuente de consuelo. Al ofrecer apoyo, comprenda que esas invitaciones pueden no ser aceptadas, ya que algunas familias prefieren pasar esos días solas.

Ayudar a los hermanos

Al igual que los adultos, los niños que perdieron un hermano o una hermana por cáncer experimentan una variedad de emociones que incluyen ira, culpa y aislamiento. Los amigos solo pueden ayudar con algunos sentimientos, y algunos hermanos pueden necesitar asesoramiento profesional que los ayude a procesar sus emociones. Sin embargo, los amigos sí pueden servir de ayuda de diferentes maneras, que incluyen:

  • Estar disponibles para escuchar y mostrar que se preocupan.
  • Ayudarlos a mantener sus rutinas regulares. Muchos hermanos simplemente quieren poder mantener su rutina normal con la escuela, las actividades y los amigos. Organizadores en línea como Lotsa Helping Hands pueden ayudar a los amigos a apuntarse para llevar a los niños al colegio, recogerlos de una práctica deportiva o llevarlos a su casa a jugar. Esto puede brindar apoyo significativo emocional y organizativo a los hermanos, además de a los padres.
  • Invítelos a salidas especiales, como al cine, a la playa o a un partido de béisbol. Sugiera actividades que les gusten, pero que no han podido hacer con frecuencia porque la familia ha estado concentrada en cuidar del hermano y porque ahora están en duelo.
  • Comprenda que, como para los adultos, el proceso de duelo de los hermanos es probable que sea largo. Continúe enviando invitaciones y mostrando su apoyo.

Pensar a largo plazo

Las familias en duelo necesitan apoyo continuo de sus amigos y comunidades de apoyo. Para las familias que perdieron un hijo, el duelo no termina. El dolor y la pérdida están siempre ahí, a pesar de que las familias aprenden a sobrellevarlos y se adaptan a una nueva manera de vivir como padres, hermanos o abuelos en duelo. Como miembro de su comunidad de apoyo, comprométase a estar siempre disponible, a su lado durante el proceso.  


Revisado: Junio de 2018