Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Estudios bioquímicos de la sangre

Un estudio bioquímico de la sangre es un análisis de laboratorio que se hace a fin de medir la cantidad de determinadas sustancias que hay en la sangre. Estas sustancias incluyen los electrolitos, las enzimas, las grasas, las proteínas y la glucosa (azúcar).

Medir estas sustancias brinda información sobre cómo funcionan los órganos de una persona, como el hígado y los riñones. Es importante medir el funcionamiento de los órganos durante el tratamiento contra el cáncer. Una cantidad anormal de una sustancia en la sangre puede ser un signo de enfermedad o efecto secundario de un tratamiento.

Los estudios bioquímicos de la sangre se utilizan para ayudar a diagnosticar y controlar muchas afecciones antes, durante y después del tratamiento.

Existen distintos tipos de estudios bioquímicos de la sangre. Muchos de ellos se agrupan en perfiles analíticos. Otros pueden pedirse de forma individual para evaluar o controlar procesos de enfermedad.

Los perfiles comunes son el perfil electrolítico, renal, hepático, metabólico básico, metabólico commpleto y lipídico.

Algunos de estos análisis exigen hacer ayuno (no ingerir ningún alimento) antes del análisis. El equipo de atención les dirá a los pacientes cómo deben prepararse.

  • Electrolito

Los electrolitos son minerales que ayudan a mantener los niveles de líquido y el equilibrio ácido básico en el cuerpo. Estos incluyen el sodio, el potasio, el cloruro y el bicarbonato. Los niveles anormales de electrolitos pueden ser un indicio de deshidratación, enfermedad renal, enfermedad hepática, insuficiencia cardíaca o presión arterial alta.

  • Riñón

Estos análisis evalúan el funcionamiento de los riñones. Miden los niveles de determinadas sustancias, incluidos distintos minerales, proteínas, glucosa y electrolitos. Las sustancias evaluadas pueden incluir la albúmina, el nitrógeno ureico en sangre (NUS), la creatinina y la tasa de filtración glomerular estimada. Los niveles anormales de estas sustancias pueden ser un indicio de problemas renales.

  • Hígado

Estos análisis evalúan el funcionamiento del hígado. Las sustancias evaluadas pueden incluir la alanina aminotransferasa (ALT), la fosfatasa alcalina (ALP), el aspartato transaminasa (AST), la bilirrubina, la albúmina y las proteínas totales. Los niveles anormales de estas sustancias pueden ser un indicio de problemas hepáticos.

  • Metabólico básico

El perfil metabólico básico es un grupo de análisis que mide distintas sustancias químicas en la sangre. Estos análisis pueden brindar información sobre el funcionamiento de los riñones y el sistema respiratorio, junto con los niveles de glucosa, electrolitos y equilibrio ácido básico.

  • Metabólico completo

El perfil metabólico completo es un perfil metabólico básico al que se le agregan análisis de funcionamiento del hígado y determinadas proteínas de la sangre.

  • Lípido

El perfil lipídico mide el colesterol total, las lipoproteínas de alta densidad (HDL), las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y los triglicéridos. Pueden usarse para evaluar la nutrición o controlar la respuesta a la terapia con medicamentos.

Otros análisis pueden incluir las hormonas tiroideas y reproductivas, los marcadores tumorales, el estado de hierro y vitaminas, y el funcionamiento cardíaco.


Revisado: agosto de 2018