Saltar al contenido principal

Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Vacunas contra la COVID-19 para Pacientes con Cáncer Infantil y Cuidadores

Las personas de 5 años o más ahora pueden para recibir una vacuna contra la COVID-19.

Las vacunas contra la COVID-19 son seguras y se recomiendan para cualquier persona que cumpla con los requisitos.

Si tiene preguntas, hable con su médico.

Los pacientes que tienen sistemas inmunes débiles o una afección médica de alto riesgo, como cáncer o enfermedad de células falciformes, tienen más probabilidades de presentar complicaciones debido a la COVID-19. La vacunación contra la COVID-19 es especialmente importante para estos pacientes y para aquellos con problemas médicos subyacentes.

Debido a que es posible que algunos pacientes con sistemas inmunes débiles no respondan tan bien a la vacuna, los cuidadores familiares y los miembros del hogar también deben recibir una vacuna contra la COVID-19. Esto proporciona un nivel de protección adicional para los pacientes con mayor riesgo.

Los pacientes y los cuidadores familiares pueden recibir una vacuna contra la COVID-19 en su centro de tratamiento. Las vacunas contra la COVID-19 también están disponibles en la comunidad. Hable con su proveedor de atención médica o visite el sitio web VaccineFinder para buscar los puntos de vacunación en su área.

Una vacuna contra la COVID-19 funciona para activar el sistema inmune, con el fin de proteger al organismo contra el coronavirus, el cual causa la COVID-19.

¿Qué es una vacuna contra la COVID-19?

Una vacuna contra la COVID-19 funciona para activar el sistema inmune, con el fin de proteger al organismo contra el coronavirus, el cual causa la COVID-19. La vacuna se administra en forma de inyección en la parte superior del brazo.

Existen tres vacunas contra la COVID-19 que están disponibles para su uso en Estados Unidos.

  • La vacuna de Pfizer-BioNTech es para personas mayores de 5 años. Inicialmente, esta vacuna requiere 2 dosis administradas con 21 días de diferencia. La vacuna para niños se administra en una dosis más baja (10 microgramos) que la dosis usada para los niños mayores de 12 años (30 microgramos).
  • La vacuna de Moderna es para adultos a partir de los 18 años. Inicialmente, esta vacuna requiere 2 dosis administradas con 28 días de diferencia.
  • La vacuna de Johnson & Johnson es para adultos a partir de los 18 años. Inicialmente, esta vacuna requiere 1 dosis.

Se necesitan, al menos, 2 semanas para desarrollar una protección inmunitaria completa después de recibir la última dosis de la vacuna contra la COVID-19. Se considera que está totalmente vacunado si han pasado, al menos, 2 semanas desde la segunda dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech o Moderna, o 2 semanas después de la dosis única de la vacuna de Johnson & Johnson.

Debido a que la protección después de la vacunación puede disminuir con el tiempo, es posible que también necesite una vacuna de refuerzo contra la COVID-19 después de un tiempo.

Si es inmunodeficiente (tiene un sistema inmune débil), su médico puede recomendar una dosis adicional de la vacuna contra la COVID-19 como parte de su serie de vacunación inicial.

¿Cómo funcionan las vacunas contra la COVID-19?

Una vacuna contra la COVID-19 utiliza el sistema inmune del organismo para combatir el coronavirus. El sistema inmune es una red de células, tejidos y órganos especiales que protegen al cuerpo de los gérmenes.

Una vacuna ayuda al cuerpo a desarrollar respuestas inmunitarias para combatir la infección sin tener que enfermarse primero. Cuando se produce una infección, el sistema inmune “recuerda” ese germen específico y permanece preparado para defenderse de él la próxima vez.

¿Las vacunas contra la COVID-19 son seguras?

Una vacuna debe cumplir con estrictas normas de seguridad antes de que esté disponible para su uso. Después de la autorización de una vacuna, los científicos continuarán estudiando las vacunas contra la COVID-19 con el objetivo de asegurarse de que sean lo más seguras y eficaces posible.

Algunas personas pueden presentar efectos secundarios leves después de vacunarse contra la COVID-19. Estos son síntomas temporales que se producen a medida que el cuerpo comienza a producir anticuerpos. Son parte de una respuesta inmunitaria normal.

Los posibles efectos secundarios incluyen los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento, dolor o hinchazón donde se aplicó la inyección
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Dolor muscular o articular

Algunas personas pueden presentar síntomas más evidentes después de una segunda dosis de la vacuna. Los efectos secundarios de la vacuna deberían desaparecer en un par de días. La mayoría de las personas pueden continuar con sus actividades diarias. El ibuprofeno (Advil®) o el paracetamol (Tylenol®) pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas.

Se han producido efectos secundarios menos comunes, incluidas reacciones alérgicas graves, coágulos sanguíneos y problemas cardíacos. Sin embargo, estos eventos son muy poco frecuentes. El riesgo de padecer problemas médicos debido a la COVID-19 supera con creces los riesgos de recibir una vacuna.

Informe a su proveedor de vacunas si tiene antecedentes de reacciones alérgicas o si tiene alergia a algún componente de la vacuna.

Aspectos Clave de las Vacunas contra la COVID-19

  • Las vacunas contra la COVID-19 están disponibles para todas las personas mayores de 5 años.
  • Según su situación, su médico puede recomendar una dosis adicional o una inyección de refuerzo.
  • Los efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19 son poco frecuentes. La vacuna es mucho más segura que una infección por COVID-19.
  • Incluso después de haberse vacunado, siga tomando medidas, como usar una mascarilla, lavarse las manos y mantener el distanciamiento físico.
Prevención de la COVID-19

Obtenga Más Información sobre las Vacunas contra la COVID-19


Revisión: noviembre del 2021