Le damos la bienvenida a

Together es un nuevo recurso para personas afectadas por cáncer pediátrico, ya sean pacientes, padres, familiares y amigos.

Obtenga más información

Padres como apoyo

Estar al día con la escuela durante el tratamiento

Para asegurarse de que su hijo esté al día con la escuela tanto como posible durante el tratamiento, es importante ser el apoyo de su hijo.

Ser un apoyo significa promover las necesidades de su hijo y asegurarse de que se satisfagan. Los padres son excepcionales en este papel ya que conocen a su hijo mejor que nadie.

Padre e hija se abrazan suavemente mirándose el uno al otro.

Incluso mientras en o después del tratamiento para el cáncer, promover las necesidades de su hijo y mantener una comunicación periódica de manera positiva ayudarán a asegurar el progreso en la escuela.

Sin embargo, la crianza de un hijo con cáncer genera muchas preocupaciones y demandas de tiempo. Sus días están colmados de decisiones de tratamiento, preocupaciones relacionadas con la crianza y cuestiones familiares. De modo que es posible que quiera pedirle a un familiar o amigo de confianza que lo ayude a mantener el control de la educación de su hijo. Además, su centro de culto o comunitario puede tener recursos y personas que puedan ayudar. También puede consultarle al personal escolar del hospital acerca de recursos de defensoría. Muchas veces pueden ayudar a brindar esos servicios de defensoría.

Una vez que se haya establecido un plan de escolarización para su hijo, el defensor deberá trabajar con la escuela y el hospital para volver a evaluar el plan con frecuencia y así poder cambiarlo cuando sea necesario:

Claves para ser un apoyo eficaz:

  • Asegúrese de que los educadores estén al tanto del efecto que la enfermedad del niño tendrá en el aprendizaje y la capacidad de completar las tareas. Explique que, a veces, las apariencias engañan. Los pacientes con cáncer pueden parecer sanos por fuera, pero están demasiado enfermos para ir a la escuela. Por ejemplo, que un paciente acuda a un partido de fútbol escolar un viernes a la noche no significa que esté listo para ir a la escuela a tiempo completo.
  • Infórmele a la escuela de cambios en el horario de tratamiento o los efectos secundarios del estudiante.
  • Defina lo que funciona correctamente y lo que no. Si se presenta un problema, defina su causa y encuentre una solución.
  • Sea flexible y razonable. Recuerde que los educadores tienen otros estudiantes y responsabilidades. Concédales un tiempo para responder a sus solicitudes.
  • Si el representante de la escuela no responde a sus necesidades, comuníquese con un supervisor.

Mantener una comunicación periódica y positiva ayudará a asegurar el progreso de su hijo en la escuela.


Revisado: Junio de 2018